LA AVALANCHA DE LOS CÍNICOS

Cínicos2 Dice Ryszard Kapuscinski (ver Los cínicos no sirven para este oficio) que el verdadero periodismo es intencional, esto es, que se fija un objetivo y que busca provocar algún tipo de cambio. Sin embargo, añade, para ser buenos periodistas es absolutamente necesario ser escépticos, realistas y prudentes, pero ante todo ser éticamente correctos.

“Creo que para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, en parte de su destino.” (AQUÍ VUELVE A APARECER LA PALABRA, ESA PALABRA QUE ES LEIT MOTIV DE ESTE BLOG).
Por eso el periodismo, el buen periodismo, no es para los cínicos. Porque cinismo es, según la Real Academia Española, “desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o doctrinas vituperables”.
Muchos dirán, y con razón, que eso precisamente es lo que vemos en muchos medios, sobre todo en los electrónicos, donde se miente o se da información a medias o sesgada con el más absoluto descaro. Pero precisamente eso es lo que podemos considerar como lo más alejado del verdadero periodismo. Es como cuando, con desfachatez, los programas de chismes del espectáculo se definen a sí mismos como periodísticos.
En esta época electoral, muchos directores de medios, conductores de programas noticiosos y editores ya buscan su acomodo con vistas a treparse en el tren del candidato que llegará a la Presidencia. Quieren obtener o prolongar sus privilegios. Y no dudan en favorecer a alguno de los presidenciables. Al hacerlo, no piensan en el periodismo, sino en sus muy particulares intereses. No importa que se digan a sí mismos y a quienes quieran oírlos que lo hacen por el bien de la nación. Lo cierto es que pertenecen a ese gran ejército de cínicos que buscan ganancia de pescadores en el río revuelto.
Perla Oropeza

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *