El voto de los “viejitos”

Viejo

Los “adultos mayores”, “personas de la tercera edad”, “adultos en plenitud”, “viejitos” o personas con 65 años de edad o más, constituyen un importante segmento de los mexicanos, olvidado en otros tiempos, pero que hoy cobra especial relevancia porque constituye un 10 por ciento efectivo de los votos potenciales.
La problemática que refleja este segmento de la población es muy compleja, pues tiene que ver de manera directa con las expectativas de las pensiones y jubilaciones -consideradas como una bomba de tiempo-, además de que en la mayoría de los casos son personas sin expectativas de empleo y donde las deficiencias de atención a la salud son altas.
Empero, el Registro Federal de Electores (RFE) detectó en el último corte del padrón electoral una población de seis millones 871 mil 78 personas con 65 años cumplidos o más, de las que más de la mitad son mujeres.
Una clasificación distinta es la que tiene que ver con la población de 60 a 64 años, a la que nos referiremos en otra ocasión, pero que está en el lindero de este somero análisis.
Una de las ofertas recurrentes de los candidatos presidenciales y del actual gobierno, es la promesa de elevar a rango constitucional apoyos económicos y de salud a los más necesitados, esquema que se aplica en la ciudad de México en la administración del exjefe del gobierno capitalino Andrés Manuel López Obrador. Populista o no, el modelo ha generado altas expectativas, sobre todo en esta etapa electoral por tratarse de un voto pragmático, es decir, que puede responder a ofertas concretas o también puede castigar.
La información del RFE ofrece datos interesantes.
Por ejemplo, la entidad que ocupa el primer lugar con personas con 65 años cumplidos o más es el Distrito Federal, cuya población está integrada por 332 mil 931 hombres y 487 mil 232 mujeres.
La segunda posición en esta clasificación por edad la tiene el Estado de México, con una población masculina de 304 mil 936 personas y una femenina de 373 mil 274.
Es Veracruz la tercera entidad con mayor población adulta, ya que cuenta con un total de 521 mil 398 personas.
Le sigue Jalisco con un total de 451 mil 871 “adultos mayores” -según la clasificación que se prefiera.
La quinta entidad que concentra el mayor número de empadronados en este rango de edad es Puebla con 339 mil 283 personas.
Michoacán, que en su acervo cultural tradicional cuenta con la popular “Danza de los viejitos”, ocupa el sexto lugar con 358 mil 395 hombres y mujeres de la clasificación referida.
La séptima posición de este análisis la tiene Guanajuato, donde están empadronadas 321 mil 845 personas “de la tercera edad”.
Oaxaca entra en otro rango, ya que si bien tiene la octava posición, su población de 65 años o más es de menos de 300 mil. Al 30 de enero, el RFE registró 277 mil 983 hombres y mujeres en esa entidad.
En este análisis destaca Nuevo León, en el lugar noveno, con un total de 254 mil 863 habitantes en el perfil señalado, mientras que el décimo sitio lo tiene Guerrero con 248 mil 797 personas mayores.
El undécimo lugar lo tiene Chiapas con 223 mil 381 personas y el duodécimo Chihuahua con 221 mil 741 personas en esta clasificación.
Como puede observarse el mosaico es diverso y los niveles en la calidad de vida -según la entidad de que se trate- van de la alta marginación a otra donde podría considerarse como media o aceptable.
El resto de las entidades tiene un promedio de “adultos mayores” que van de los 150 mil a los 22 mil.
Pero en conjunto, el voto de los “viejitos” aparece por primera vez en unas elecciones federales como un segmento de alto interés para candidatos y partidos.
Jesús Sánchez / EL FINANCIERO

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *