Votar por todos

voto.1118675653.gif

Hay quienes critican a quienes anularon su voto tachando todas las opciones en la boleta presidencial del pasado 2 de julio…. Suponen que si hubieran dado su voto a alguno de los dos candidatos punteros, la incertidumbre política que se vive en la actualidad no existiría. Pero este argumento no resiste el más mínimo análisis, porque nadie podría asegurar hacia dónde irían esos sufragios y lo más seguro es que no hubieran cambiado sustancialmente los resultados.
La anulación activa del voto, creo, es en realidad un lindo gesto.
Es votar por todos, excluido el doctor Simi que no aparecía en la boleta (porque tampoco se trataba de que, aparte de tachar a todos los aspirantes a la presidencia, pusiéramos el nombre del doctor botarga).
Además, ahora resulta que si hubiera votado por López Obrador, tendría que estar asistiendo a las asambleas informativas (con camisa amarilla y moñito tricolor) y pelearme con todos los vecinos y compañeros de trabajo que no creen que se haya dado la “madre de todos los fraudes”.
Si hubiera votado por Felipe Calderón, tendría que dedicarme (con moñito blanco) a convencer a los demás de que todas las acusaciones de los perredistas contra las autoridades electorales son falsas y tolerar insultos por ser de la derecha recalcitrante y antidemocrática que se quiere perpetuar en el poder.
Si el voto fuera para el PRI, no sólo las burlas de todos por el descalabro electoral, sino los insultos de los otros dos grupos por no entender que ellos son los portadores de la verdad, los líderes del cambio, las madres teresas que cuidarán de los pobres, los agentes de la recuperación económica del país, los bienhechores de la patria, los designados por el espíritu santo o por el espíritu de Juárez –según sea el caso—y los apóstoles de la democracia que desinteresados se rinden a los pies del futuro de la nación.
El voto para Patricia Mercado no sólo era inútil para marcar una diferencia, sino que además era una garantía para que esta mujer se apropie de una muy productiva franquicia política con la que lucrará durante los próximos años.
Y Campa, ¿quién es?, por lo menos en los votos nulos alguien tachó su imagen.

Perla Oropeza

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *