Concertacesión posmoderna

madrazo.jpg

Felipe Calderón ganó por el trabajo y la estructura del PAN, pero también por el respaldo que le dieron gobernadores del PRI.

Esta afirmación no es atribuible a algún chamán trasnochado y si bien está implícita en el libro de Roberto Madrazo La traición, sorpréndase, esto se ha escuchado en el primer círculo de la dirigencia nacional panista. ¡Échese ese trompo a la uña!

La pregunta obligada es si ésa fue la primera concertacesión de este sexenio. ¿O no?

En los fragmentos conocidos hasta ahora del libro de Madrazo, el tabasqueño sostiene: “Felipe Calderón `negoció´, y muy bien, con algunos gobernadores del PRI, eso sí.”

Esto sólo confirmaría la posición que asumieron los gobernadores priistas del grupo conocido como el Tucom (Todos unidos contra Madrazo), quienes fracasaron en la interna priista para quedarse con la candidatura presidencial y por ello hicieron todo para ponerle piedras en el camino al tabasqueño. Las caras del sospechosismo se enfocan principalmente en Natividad González Parás, Eduardo Bours, Enrique Martínez, y por supuesto Humberto Moreira.

Apoyo condicionado

En el arranque del gobierno calderonista el lugar común fue que había presidente pero sin partido. El distanciamiento entre Calderón y la dirigencia del PAN fue evidente; Felipe no era precisamente el candidato del PAN. Tras el destape de Calderón que hizo el entonces gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, siguió la renuncia de aquél a la Secretaría de Energía luego del furibundo regaño del entonces presidente Fox.

En corto, se escuchó decir a Manuel Espino que su desempeño fue institucional, que no apoyó a Creel y que bajó literalmente del caballo a Martha Sahagún.

Pero eso sí, la versión del primer círculo panista advierte que los gobernadores -ligados a la maestra Elba Esther- fueron muy puntuales en plantear que darían su apoyo para que los votos priistas respaldaran al michoacano y no a Madrazo, siempre y cuando Calderón no se olvidará de cumplir con los compromisos derivados de ese respaldo.

Avicultor en 2012

En La traición, Madrazo comenta que hubo una especie de conspiración de partidos como Convergencia y el de la propia Elba Esther Gordillo para lanzar a Eduardo Bours como candidato, quien en declaraciones ofrecidas el lunes no negó la versión, es más, dijo que la única opción que en ese momento hubiera evaluado era la de ser candidato, pero del PRI. Bours insistió en que no hubo conjura.

Hoy la principal preocupación para Bours es lo que vendrá en 2012, y aunque no niega ni afirma su interés en participar en la contienda como presidenciable -ni sí ni no-, su futuro es harto complicado porque después de 2009, cuando entregue la estafeta del gobierno sonorense, lo más seguro es que se dedicará a la avicultura, a menos que Calderón lo premie con alguna chamba en el gabinete alterno.

En prospectiva, Bours no va solo para 2012, pues en Sonora, por ejemplo, tiene a otro gallo difícil de desplumar, el actual líder en el Senado, Manlio Fabio Beltrones.

Y en el contexto general también entrarán el mexiquense Enrique Peña Nieto y un político muy apreciado y cuidado por Elba Esther Gordillo, el coahuilense Humberto Moreira.

Cambio de canal

El debate de las reformas a la Ley de Radio y Televisión será un gran escaparate para los ministros de la Corte, porque será transmitido por el Canal Judicial de televisión. Guillermo Ortiz Mayagoitia, presidente de la Corte, ha sido reconocido por las partes en conflicto por el mecanismo planteado para darle transparencia al proceso. Se espera un mínimo de tres semanas para que se desahogue el tema. En cada intermedio, Javier Corral y Manuel Bartlett dirán si están de acuerdo o no en los términos del debate, sólo falta que también lo haga la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT).

El cambio de actitud asumido por el PAN, sobre todo de Santiago Creel, y las inéditas coincidencias que tienen los albiazules con priistas y perredistas, anticipan que al final la Corte podría inclinarse por darles la razón a quienes interpusieron la controversia.

Lo que quedará pendiente es el ajuste de cuentas dentro del PAN, porque de que hubo presiones, no hay duda. Y Fox bailará con la más fea, pues este proceso sólo confirmará el interés foxista por inaugurar el régimen mediocrático.

> Lavaderus est

** Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.

a) Irma Pía González Luna asumió la Dirección de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) de la Secretaría de Gobernación, quien además del compromiso de sacar del letargo a esa oficina, entra en una etapa particularmente compleja por la discusión en la Corte de la controversia contra la Ley Federal de Radio y Televisión.

b) En el proceso electoral yucateco, Calderón quedará como el cohetero. Si gana van a acusarlo de haber armado la elección de Estado, el PRI se endurecerá y quién sabe si habrá reforma fiscal.

Y si el PAN pierde, le echarán la culpa no sólo a Manuel Espino sino también a Patricio Patrón de la concertacesión.

c) Los consulados chilangos de Marcelo Ebrard en EU generaron un nuevo desencuentro entre bejaranistas y los “chuchos” de Nueva Izquierda en la ALDF. Agustín Guerrero se retiró furioso cuando los diputados locales de PRI, PAN, Panal y los de Nueva Izquierda aprobaron el punto de acuerdo de la panista Kenia López Rabadán para exigirle a Ebrard que informe sobre las casas para migrantes anunciadas en su gira “globalizadora” por Nueva York.

** Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.

-Reapareció Diego Fernández de Cevallos en Mérida. Mala señal.

Jesús Sánchez / RECUENTO POLÍTICO (EL FINANCIERO)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *