Sospechosismo en BC

voto1118675653.gif Como se veía venir, las perspectivas de la reforma fiscal están atadas a la negociación política de los partidos. Y todo puede empeorar.

Tras varias noches de desvelo, los expertos en arqueología política del Chamanic Center concluyeron que los tiempos electorales están arrinconando la capacidad de negociación del jefe del Ejecutivo.

En Baja California las cosas están en su peor momento, por la extraña actuación del Tribunal Electoral estatal, cuyos magistrados han emitido resoluciones que desdibujaron la competencia entre candidatos y partidos y cuyas dimensiones aún no se cuantifican.

A la resolución que anuló la candidatura de Jorge Hank Rhon por la gubernatura, el miércoles se sumaron otras cuatro que tiran las candidaturas priistas a las alcaldías de Tijuana y Ensenada y de un aspirante a regidor tijuanense. Y para agarrar parejo, también le sonaron a la candidata a la gubernatura de la alianza Convergencia-PT, Mercedes Maciel.

Aunque se evoca la aplicación del artículo 42 de la Constitución local, o ley antichapulín, la actuación de los magistrados del tribunal bajacaliforniano pareciera más cercana a una operación política desesperada para que el PAN retenga los espacios de poder que hoy están yéndosele de las manos.

A escasas seis semanas de las elecciones, la actuación del Tribunal Electoral de Baja California sólo alimenta el sospechosismo. ¿Por qué no actuaron antes?

El “no candidato”, como suele referirse Hank Rhon a él mismo, ha llamado a sus simpatizantes a la no violencia y a ser respetuosos de la ley. El peor escenario no es el de la derrota de Hank Rhon en las urnas, sino que los procesos electorales se trastoquen y la voluntad de los ciudadanos en las urnas sea anulada.

La retirada

Hay quien sostiene que de mantenerse las presiones a los niveles que hoy se conocen, el PRI podría decidir retirar a todos sus candidatos de la contienda electoral del 5 de agosto.

Una decisión de esta magnitud no debería considerarse como un triunfo político para el PAN. Tampoco justificación para que hagan fiesta.

Aunque los panistas retuvieran por default la gubernatura y recuperaran Tijuana, sería el peor escenario para el presidente Felipe Calderón y la expectativa tanto en sus reformas como en la relación con los partidos de oposición.

En las última semanas el discurso de los dirigentes nacionales del PRI ha cambiado sustancialmente. Incluso Estefan Chidiac, quien mantenía un discurso “obsequioso” para el Ejecutivo frente a la reforma fiscal -el mismo que cuestionaron duramente sus correligionarios encabezados por Beatriz Pagés-, hoy es distinto.

Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón, líderes del PRI en el Congreso, no sólo han reclamado al Ejecutivo que saque las manos de las elecciones, sino que han advertido que por ahora no es urgente aprobar la reforma que propone modificar el calendario y el formato del informe presidencial. De ahí que para el 1 de septiembre, Calderón tendrá que formar parte de otro show como el de su toma de posesión y hacer lo mismo que Vicente Fox en su último informe, entregarlo por escrito, entre gritos y sombrerazos.

Los priistas ya comenzaron a descartar lo que antes se veía como la urgencia de un periodo extra de sesiones en el Congreso para empujar la reforma fiscal, paquete de iniciativas que ha comenzado a acumular el rechazo incluso del sector empresarial.

La encerrona de gobernadores y líderes priistas en el Congreso, mandó una señal clara: el PRI ya no dará la cara por Calderón.

> Lavaderus est

** Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.

1) Las únicas sorpresas que se esperan en los comicios del domingo en Zacatecas, Durango y Chihuahua, son un decoloramiento del PRD en la tierra de Amalia García, que permitirá el avance del PAN y del monrealismo. En las otras dos entidades, a lo más que apuestan los panistas es a retener lo que tienen, hasta ahí.

Tan confiados están los panistas en hacerse de la capital zacatecana, de Jalpa, Chipila y otros importantes municipios, que el centro de operaciones de la dirigencia nacional fue instalado precisamente en Zacatecas.

El candidato panista a la capital zacatecana es Cuauhtémoc Calderón, quien por cierto no tiene nada que ver con uno ni con otro.

Por lo que toca a Ricardo Monreal, éste no sólo se convirtió en el primer petista zacatecano, sino que tiene un juego abierto respaldando a candidatos de otros partidos menos el suyo, que se supone es el PRD.

Los expertos en la fabricación tanto de queso de tuna como de escenarios políticos para elecciones, fiestas infantiles y XV años, aseguran que Monreal apoya a varios candidatos del PT, entre ellos su hermano y a Rafael Candelas; pero también a uno del PVEM, Guillermo Huízar y, por si fuera poco, a uno del PAN, Arnoldo Rodríguez. En mucho, los propios perredistas serán los causantes de la debacle que se anticipa en Zacatecas.

2) También en Baja California Sur se ve venir un choque de trenes. Como siempre, Leonel Cota se aferra al control del estado y no le ha dado oportunidad al gobernador Narciso Agúndez de empujar a sus candidatos. Cota hará todo para que su hermana mayor sea candidata, y así mantenerse en el poder. Víctor Guluarte, quien renunció a la Secretaría de Gobierno hace unos días, busca por orgullo propio hacerse de la candidatura, pero tendría que vencer primero a Cota. Por si fuera poco, el municipio de Los Cabos podría quedar en manos no del PRD ni del PT sino del empresario Ángel Salvador Ceseña.

** Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.

-Para 2008 no habrá taxis irregulares (piratas) en la ciudad de México. Eso dice Armando Quintero. ¿Usted le cree a Armando?

Jesús Sánchez Martínez (Recuento Político / El Financiero)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *