Castro, termina una era

fidel.gif
Icono viviente de una revolución que creó un sentimiento de poderío frente a un amenazante imperio, Fidel Castro hizo pública su renuncia, por motivos de salud.

“Les comunico que no aspiraré ni aceptaré- repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de presidente del Consejo de Estado y comandante en Jefe”, dijo Castro en un mensaje que publica hoy el diario oficial Granma.

Indicó también que “traicionaría mi conciencia ocupar una responsabilidad que requiere movilidad y entrega total que no estoy en condiciones físicas de ofrecer”.

Lo que viene ahora es una incógnita. La fragilidad económica del país, evidente con sólo pasear por las calles de La Habana; la inconformidad de importantes sectores de la población; la opresión política que se vive en un sistema monolítico acosado por fuerzas internas y externas, hacen difícil saber cómo se acomodarán las piezas y si esto se hará con cierto orden y en beneficio de todos los cubanos.

Hace poco publicamos aquí el video en que jóvenes cubanos cuestionaban a sus dirigentes sobre las restricciones que existen para salir del país. Que preguntaban por qué no podían obtener sin mayor problema un pasaporte e ir a cualquier sitio del extranjero en donde les extiendan una visa. O tener el derecho de instalarse en cualquier hotel de su país que pudieran pagar con sus ahorros.

Sin embargo, la publicidad que recibió el video en todo el mundo colocó a los jóvenes en el ojo del huracán y se volvieron de alguna forma en voceros de la inconformidad.

Por eso, casi de inmediato, Granma colocó otro video en donde por horas los muchachos hicieron acto de contrición y criticaron al imperialismo yanqui que los utilizaba para golpear a Cuba. Dijeron que ellos estaban convencidos de la revolución y de su fuerza moral.

Aquí insertamos el video (sólo la primera parte), no sin observar que el primer joven que toma la palabra luce especialmente nervioso, quizás porque no imaginó que sus críticas al sistema iban a saltar por el ciberespacio y hacerlo famoso. Quizá porque fue presionado para deslindarse del uso que podría darse al video.

No podemos dejar de señalar la increíble fuerza del Internet, la verdadera aldea global que visualizó Marshall McLuhan.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *