Creel, relanzamiento

piden_explicacion_a_televisa_por_imagenes_alteradas_titular.jpgQue se sepa, ni hubo mano pachona y menos línea detrás del sospechoso episodio en el que se difuminó la imagen de Santiago Creel transmitida el 2 de julio en un noticiario de Televisa.
Ya se sabe que hasta en la casa del jabonero, el que no cae resbala. Por eso, hay que decir que lo más interesante de este capítulo de la vida real fue el inédito reconocimiento de la empresa televisiva más importante de América Latina de que cometió un error, no lo negó ni se hizo pato.
Por medio de su vicepresidente de Noticieros, Leopoldo Gómez, Televisa reconoció la falta ante las autoridades de la Dirección de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) de Gobernación -que comanda Norberto Tapia- e hizo patente su compromiso con la libertad de expresión.
La decisión de dar la cara al escándalo se tomó desde el escritorio del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, quien antes ordenó una investigación a fondo del bochornoso incidente.
A los directivos del canal de las estrellas no los calentaba ni el sol -no era para amenos-, pues se supo que las imágenes transmitidas el miércoles 2 de julio fueron alteradas por un editor a quien se le ocurrió borrar deliberadamente a Creel de una nota, sin el consentimiento previo de los responsables del noticiario Primero Noticias. (No está por demás decir que en este escándalo se cumple lo que enseñaban los abuelos, de que hay que cuidarse de quienes tienen iniciativa propia.)
Luego se supo que el detalle del borrón a Creel duró diez segundos, pero el inesperado rebote fue peor, porque le pegó a la institución.

El hubiera no existe

Un alto funcionario de Televisa comentó que en el hipotético e inviable caso de que se hubiese dado línea para distorsionar la imagen del susodicho, simplemente se hubiera hecho una edición profesional y no como la amateur. Se hubiera hecho bien y ya.
Ése es el eslabón que faltaba. El editor se fue por la libre y eso indignó más a los ejecutivos de Televisa, que quedaron como a los que les hacen una broma de mal gusto en cámara escondida.
Los ejecutivos de Televisa no lo creen todavía, pues con el equipo más moderno del mundo en la edición de imágenes, la alteración de la transmitida en Primero Noticias se hizo de manera burda, hasta pedestre, coincidieron los técnicos de la televisora.
Televisa transmite 50 mil horas de televisión al año y diez segundos bastaron para echar por la borda un esfuerzo editorial.
Pero más allá de las críticas externas -que les llovieron-, dentro de Televisa se abrieron a la autocrítica y en sentido literal y amplio del término, se lamentaron de lo ocurrido. Tanto que por eso la decisión fue dar la cara y asumir el costo institucional de una acción aislada.
El editor que tomó venganza por propia mano contra Creel ya fue despedido. Por si alguien preguntaba.
En realidad, ni Carlos Loret ni el Teacher Joaquín López Dóriga, es más, ni Ciro Gómez -¿y yo por qué?- se merecen que los metan en el sospechosismo del compló. El caso es que un descuido los puso a modo. ¿O no?

Lo que viene

Se sabe que el debate sobre la Ley de Medios, que aún discute el Senado, distanció a Creel de las televisoras comerciales, incluida TV Azteca, pero el nuevo episodio que incluyó la sustitución de Santiago por Gustavo Enrique Madero al frente de la bancada en Xicoténcatl, tiene que ver con otra historia.
El escándalo fue en realidad una carambola de tres bandas. Porque sirvió de pauta para que además el político panista defeño le pasara la factura a Germán Martínez por aquello de haberlo eliminado como jefe de la bancada albiazul en el Senado, no precisamente por la presión de las televisoras sino porque no dio color en la aprobación de la reforma energética.
Con Carmen Aristegui, en CNN, Creel sugirió que la decisión de anularlo como jefe de la bancada panista en el Senado no fue precisamente de Germán, sino del presidente Felipe Calderón.
El borrón de Creel coincide con la reedición del propio Creel. Coincide con la estrategia del grupo de Manuel Espino para reposicionarse en la escena política, de cara a los comicios federales de 2009.
Un dato a tomar en cuenta es que el senador Ricardo García Cervantes es uno de los principales defensores de las reformas al Cofipe, reglas que recortaron en más de la mitad los recursos que serían destinados a la contratación de espots. Y las televisoras no le ponen distancia.

> Lavaderus est

** Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.

1) El rector de la UNAM, José Narro Robles, visitó ayer el Senado de la República para formalizar la aportación de la máxima casa de estudios a la reforma energética. “A nadie conviene que en materia energética y manejo de hidrocarburos, la situación continúe como hasta ahora. Por ello, reforma sí, pero no a cualquier precio, ni a costa de la división de los mexicanos o a cuenta de una batalla en la que resulten ganadores efímeros y derrotados persistentes”, dijo.
2) El gobernador de Morelos, Marco Adame, debe prestar atención al trabajo de su equipo. Funcionarios como el director del Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Morelos, y el responsable de la Fiscalía para servidores públicos se la pasa en cursos o en maratónicas diligencias que lo obligan a ausentarse de su oficina permanentemente. Sería bueno saber el número exacto de expedientes rezagados.
3) Se confirmó el nombramiento de Ulises Ramírez como nuevo coordinador de asesores del secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño. También se conoció el nombramiento de Félix Vélez Fernández como director del Consejo Nacional de Población (Conapo).

** Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.
– En comidas y cenas se zopilotean a Guillermo Valdés, director del Cisen. Dicen que no dura en el cargo. ¿Lo sabrán en el Cisen?

Jesús Sánchez Martínez / Recuento Político 

 

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *