Prensa, sigue la crisis

centro.jpg

A partir del año 2000, los medios impresos iniciaron una etapa de penosas dificultades para mantenerse a flote. Por un lado, tuvieron que lidiar con el desdén gubernamental hacia diarios y revistas como vehículo para colocar su propaganda, pues es de todos sabidos que el expresidente Fox no era precisamente un lector asiduo. Por otro lado, el mediocre crecimiento de la economía redujo las inversiones de la iniciativa privada en publicidad o las llevó primordialmente a los medios electrónicos. Pero también surgieron más competidores, dispuestos a apropiarse de una parte del mercado. Uno de ellos fue El Centro, que con un estilo estridente se hizo un lugar entre lectores de clases populares.

El pasado sábado 11 pudimos ver su último número, en el que conservó su humor característico. En la portada, el titular fue la frase: “¡Nos cargó el payaso”, que tuvo un doble sentido: el del embate especulativo contra el peso –que obligó al Banco de México a inyectar seis mil 400 millones de dólares al mercado en unas cuantas horas– y el de su propia despedida, la cual explican de la siguiente manera: “Triste pero cierto, la de hoy es nuestra última edición. La crisis económica nos obliga a cerrar este changarro. Por más que nos defendimos…”

Mala noticia para todos, principalmente para los colegas que ahora se suman a la fila de desempleados en momentos tan difíciles.

Perla Oropeza

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *