Una buena y una mala

obama44.jpgAyer todo estaba listo en México para seguir el desenlace de un tema que concentró la atención del mundo en los últimos meses: la elección presidencial en Estados Unidos y la esperada victoria de Barack Obama.

Sin embargo, alrededor de las siete de la noche, llegó la noticia: había caído una avioneta en calles de la colonia Lomas de Chapultepec y, apenas unos minutos después se sabría, en ella viajaban el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño y Santiago Vasconcelos, asesor en materia de seguridad del gobierno federal y quien en su historial tenía una larga carrera en la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, además de otras cuatro personas.

Éste es sin duda un golpe severo para el gobierno mexicano, que ahora deberá reorganizarse, pero también, como lo demostró ayer, un hecho que causa profundo pesar al presidente Felipe Calderón.

El triunfo de Obama abre la esperanza no sólo de millones de estadounidenses, sino del mundo entero. Con su personalidad arrolladora, el próximo presidente de Estados Unidos ha logrado ubicarse en el imaginario colectivo como el líder del cambio, que anuncia tiempos mejores.

“México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”, es una frase atribuida a Porfirio Díaz, que define muy bien los sentimientos que tenemos respecto a nuestro vecino del norte. La pérdida de más de la mitad del territorio en el siglo XIX –incluidos Texas y California– se ha convertido en símbolo de una relación que siempre ha sido compleja y dispar.

Obama logró romper la barrera de la discriminación racial, que también han resentido nuestros compatriotas en territorio estadounidense. Obama derrotó no sólo a John McCain, sino a George Bush, uno de los jefes de la Casa Blanca más impopulares de los que se tenga memoria. El nuevo presidente ha mostrado una gran inteligencia y sensibilidad, que todos esperamos le permita ver que el llamado “país más poderoso del mundo” tiene una gran responsabilidad con el resto del planeta.

Perla Oropeza

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *