Deslistados de 2012

22759_3Sin decirles agua va, en el PAN comenzó la depuración de los aspirantes a la interna por la candidatura presidencial.

La pasarela dominical panista que presentó a siete de los suspirantes, borró en automático las perspectivas de los gobernadores de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, y de Morelos, Marco Antonio Adame. No los invitaron al baile. Hasta ahora, ambos no han dicho ni pío.

En el ánimo de quienes están atentos al desarrollo de la sucesión, llamó poderosamente la atención que en ese prospectivo encuentro albiazul no estaban todos los que son.

Hay que decir que José Ángel Córdova Villalobos se manejó en los primeros listados de prospectos y de pronto ninguno de los panistas se tomó la molestia de preguntar por él. Al secretario de Salud lo dejaron a su suerte y al garete de lo que ocurra en la interna albiazul en el cambio de poderes de Guanajuato.

Parece que por cualquier vía los panistas quieren desguanajuatizar la sucesión presidencial en 2012.

Tampoco se le vio por los rumbos del búnker del Eje 8 al secretario de Gobernación, Francisco Blake. Para el primer círculo albiazul, Blake no es el plan B del calderonismo. Al menos ya lo sacó de la exposición mediática. Se le ve poco en actos públicos y mucho menos en bodas y quinceaños. Eso sí, dicen que lo que quiere en el futuro es amarrar la candidatura para la gubernatura de Baja California.

Lecturas piadosas

De la pasarela del domingo en el PAN quedaron varias lecturas.

1) Humberto Moreira le puso el cascabel al gato. Y eso se notó porque invariablemente los tiradores panistas identificaron al PRI y a Enrique Peña Nieto como los enemigos políticos a vencer. Son los enemigos favoritos.

2) Hay que decirlo, en la prospectiva se nota que el PAN seguirá el método Peña para elegir a su candidato presidencial, es decir que recurrirá a la fórmula más redituable en votos y no en la cuna, casta o cepa albiazul. Al tiempo se confirmará y desde ahora es posible hacer pronósticos.

3) El más calderonista de todos los aspirantes fue nada más y nada menos que Javier Lozano Alarcón. Así lo reflejó en su discurso y los llamados a defender los resultados del sexenio y a su jefe del alma, Calderón.

4) A Josefina Vázquez Mota se le notaron las tablas y el manejo de los escenarios, pero cuando pidió a los panistas actuar sin miedo, reflejó la sensación de desconcierto que tienen muchos panistas ante las expectativas de la contienda electoral en puerta. Creel sigue arriba en las encuestas.

5) Y sí, Santiago Creel se confirma como un panista que no está en el círculo calderonista porque fue quien pidió cancha pareja, ¿a poco no la hay?, y árbitro imparcial. Puro sospechosismo de que el proceso está cargado. Quién asegure que Calderón tendrá la última palabra en la selección del candidato presidencial del PAN, pues… mmmmhhh… pue que tenga la razón.

6) Heriberto Félix Guerra, como secretario de Estado no afiliado oficialmente al panismo, en realidad es el coordinador de las fuerzas vivas en el PAN. La apuesta es que la efectividad de los programas sociales se convierta no en pan sino en votos, contantes y sonantes. Los mexicanos viven mejor que hace diez años, declaró Félix Guerra, al marcar las eras políticas del “antes del PAN y después del PAN”. Si pierden el 2012, se les pondrá feo el panorama.

7) Alonso Lujambio ya se subió a la nube. Y se le ve raro blandiendo las espadas políticas cuando antes se manejaba como un ciudadano químicamente puro.

Ayer en la escuela primaria Eduardo Novoa, en Portales, junto con el delegado en Benito Juárez, Mario Palacios, se dejó querer en un acto de la SEP. No resistió la tentación y se dejó querer por el llamado de la sociedad, se dejó tomar fotos con niños, con maestros, con padres de familia, dejó que todos se le acercaran y hasta se hizo acompañar de su esposa.

8 ) El gober piadoso, Emilio González Márquez, tiene la mano pesada. Si bien fue el único de los gobernadores en enrolarse en la aventura sexenal, tiene muy mala imagen. Etilio, le dicen y le da risa.

9) A Ernesto Cordero lo dejamos al final, no por mala onda sino porque a pesar de la porra que llevó, como que le faltó contundencia, a pesar de manejarse como el delfín de you know who. Con que no le alcance el síndrome “Del Mazo”, ¿o no?

> Lavaderus est

** Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.

a) Seguro que Alonso Lujambio está atento a evitar que el nebuloso caso de Enciclomedia se convierta en un problema mayor para el jefe del Ejecutivo.

Pues ya trascendió que hay quien asegura que ya tiene amarrada la extensión del negocio en Enciclomedia por otros tres años, mínimo.

Claro, no importa que Josefina Vázquez Mota en su momento decretara la eliminación de Enciclomedia de las secundarias, y tampoco que esté en funcionamiento un programa de mayor cobertura ni las evaluaciones de la Auditoría Superior de la Federación que hablan de que no hay indicadores efectivos que indiquen el beneficio real de Enciclomedia que, además de caro, hoy es obsoleto. Nadie sabe, nadie supo, puro sospechosismo, pero se dice que son colaboradores de Lujambio los creativos. Y hay nombres.

Extender la vida de Enciclomedia otros tres años requeriría de al menos 17 mil millones de pesos adicionales. Esos recursos no se han aprobado en el Congreso. Y como dicen los clásicos, se convertirá en un pesado yunque, sin comillas.

b) Pan en rebanadas. Por cierto que el tema de la expulsión de Manuel Espino no debe considerarse como un tema menor. El exdirigente nacional del PAN estuvo a cargo de la elección en la que ganó Calderón. Aunque ya se verá el tamaño de las presiones para que muchos de quienes se decían amigos de Espino, ahora le den la espalda.

** Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.

Tiene razón el ministro Juan Silva Meza, todos tenemos que asumir lo que nos toca del ¡Ya basta! para resolver el añejo problema de la justicia en México.

Jesús Sánchez Martínez / Recuento Político (EL FINANCIERO)

Twitter: @Chucho_Sanchez

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *