Sigue el análisis en @Chucho_Sanchez

Sobrepeso y obesidad, mitos geniales

BoteroAhí estaba. En nuestros genes. En la información que por años se ha transmitido de padres a hijos. Pero no ha sido sino en la última década que se deja ver en toda su dimensión. Ahora somos uno de los países con mayor problema de obesidad y enfermedades relacionadas como la diabetes.

Para muchos ya es destino. Tarde o temprano tendrán problemas de sobrepeso, ellos y sus hijos.  Y los hijos de sus hijos. Y padecerán todos los pesares asociados con esta condición. Uno de los más comunes: la discriminación. El mundo de los delgados ve con desprecio y si acaso con compasión a esa otra parte del mundo que “no se esfuerza” por bajar de peso.

Pero no es así de sencillo. Sobre todo cuando alrededor no hay ningún tipo de ayuda efectiva. Salvo los comerciales de la televisión donde se observa el contraste entre la vida miserable del gordo y la divertidísima del delgado, no hay en realidad un programa gubernamental efectivo que ayude a las personas a recuperar su peso adecuado.

Ninguna institución de salud pública se toma en serio ayudar a la gente a bajar de peso. Y éste es un tema no sólo de voluntad personal, sino de reales apoyos sociales.

Como en muchos de los problemas sociales, en éste se hace necesario que el individuo vea por sí mismo, porque la ayuda nunca va a llegar. No es una verdadera solución realizar cirugías bariátricas, como lo hace el gobierno del Distrito Federal, pues además de que es sólo para personas con obesidad mórbida, no hay suficiente personal para atender a quienes las necesitan.

Según información de la Secretaría de Salud del DF, de 2009 a junio pasado se había operado a  206 personas, y tenían en lista de espera a 600.

Alrededor del sobrepeso y la obesidad hay un sinnúmero de mitos que poco ayudan a quienes los padecen. Y muchas veces esos mitos son aceptados por los propios afectados. Por ejemplo, que se puede bajar de peso con tés, pastillas, acupuntura, tenis, aparatos mágicos, anillos providenciales y demás basura. O que no es necesario hacer ejercicio para bajar de peso. O que se puede bajar de peso con licuados de nopal. O que debemos tomar cinco litros de agua.

A eso hay que añadir lo que parecen ser técnicas de sabotaje de todo lo que nos rodea. Desde la exasperante disponibilidad de comida “chatarra” y la falta de disposición de alimentación sana, hasta los hábitos de nutrición que involucran verdaderos venenos para una dieta adecuada, como las tortas de tamal.

Quien intenta y logra bajar de peso realiza en el camino muchos descubrimientos. Una de esas personas se ha decidido a contar su propia experiencia, con el objetivo de facilitar el camino a otros y lograr al mismo tiempo aprender de otros.

Los invito a visitar la página de Facebook

http://www.facebook.com/?ref=home#!/pages/Obesidad-y-sobrepeso-mitos-geniales/205014392874275

Espero les guste.

Perla Oropeza

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *