Las primeras estampillas postales en México, con la imagen de Hidalgo

Se cumplen 159 años de la emisión de estampillas postales en el país.

El 1 de agosto de 1856 se puso en circulación el timbre con la imagen de Miguel Hidalgo y Costilla, con lo que inició formalmente la comunicación escrita a través del envío de cartas.

ESTAMPILLA

 

 

La histórica emisión constó de cinco estampillas diferentes, impresas en color azul, naranja, verde, rojo y lila, con el fin de diferenciar su precio; medio real, un real, dos reales, cuatro y ocho reales, respectivamente. Los timbres postales se imprimieron en hojas de sesenta ejemplares para ser recortados con tijera.

El diseño y grabado fueron realizados en una placa de cobre, en una técnica conocida como huecograbado. Se imprimieron en papel blanco de diverso grosor. Fueron obra de José Villegas, dibujante de la Oficina del Sello de Estampas e Impresos del Gobierno.

En las estampillas el busto de Miguel Hidalgo se enmarca en un óvalo orlado. En la parte superior tiene la leyenda “Correos Méjico” y al calce su valor facial en reales.

Estos primeros timbres tuvieron valides hasta el 18 de abril de 1861, cuando se puso en circulación una nueva emisión con siete valores y  para su impresión se usó el mismo diseño con la efigie de Miguel Hidalgo. Previamente en 1856 el Reglamento de la Oficina de Estampas normó la emisión de los timbres postales que debían de adherirse a la correspondencia.

Un año después al promulgarse la Constitución Política de la República Mexicana, se refrendó que el servicio de correos es una atribución del Estado. Dos hechos transformaron el concepto de la carta: la invención del sobre en 1830 y la aparición de la estampilla postal.

Correos de México está vigente, se moderniza y maneja un promedio diario de tres millones de piezas postales actualmente.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *