Sobre el peso, Banxico y otras monedas; en un año la devaluación del peso frente al dólar ha sido de 26.31 %

Antonio Sandoval, especialista financiero, para El Rincón del Chamán.

Durante el año la depreciación nominal del peso es de 9.20 por ciento.

Sí, hoy por hoy es la moneda más golpeada del mundo, superando al rublo ruso que guarda una depreciación de 7.60 por ciento y al real brasileño que incluso se aprecia moderadamente contra el dólar en su balance de 2016, después de un año previo de pánico.

En la medición no incluimos al peso argentino que se deprecia 10.28 por ciento nominal contra el dólar durante el año en curso, pero luego de que prácticamente se adoptara un nuevo esquema cambiario con la llegada al poder del presidente Macri, por lo que en estos momentos no es comparable.

Más cifras negativas

El balance de mediano y largo plazo tampoco le es favorable al peso mexicano, en los 12 meses recientes su caída contra la divisa estadounidense llega a 26.31 por ciento; asimismo, en un horizonte de 16 meses el desplome de la moneda mexicana ya alcanza niveles de 40.01 por ciento.

La medición de 16 meses resulta relevante porque es justo cuando inicia la debacle de los precios internacionales del petróleo, uno de los argumentos más utilizados para explicar la caída del peso.

Que bueno que tocamos este tema, el de las explicaciones del desplome de nuestra moneda. Efectivamente, existe una fuerte relación entre el contexto global y el tropezón del peso, pero también hay factores internos que por alguna causa no han sido plenamente explorados, y mucho menos explicados.

Factores externos que explican la caída del peso

El complejo escenario internacional no abona a la estabilidad del peso y prácticamente de ninguna moneda del mundo, incluyendo al dólar que no por fortalecerse necesariamente significa una buena noticia para Yellen y sus huestes.

La desaceleración económica de China que impacta a todos los mercados de commodities, no solo al petróleo (oro, plata, cobre, zinc, paladio, acero, café, arroz, maíz, etcétera), es un factor determinante.

También, la debilidad en la recuperación económica europea, los conflictos geopolíticos, el creciente encono bélico entre las dos Coreas, la no tan disfrazada guerra petrolera de Arabia contra Rusia, Iraq y varios países, la consecuente guerra de divisas que ha llevado al mundo a un caos cambiario, más otros eventos, son suficientes para que ninguna divisa en el planeta se encuentre a salvo de los movimientos especulativos.

Factores internos

Sin embargo, en lo interno también hay elementos para preocupar a los tomadores de decisiones, así sucede y los niveles del tipo de cambio que hoy vemos son el claro reflejo.

Un crecimiento insuficiente y prácticamente condicionado a lo que suceda en el mundo; es decir, los mercados perciben que la economía mexicana se encuentra imposibilitada de romper por sí misma el círculo vicioso de bajo crecimiento que se observa a lo largo y ancho del planeta. Si no confía en lo que le digo revise el PIB de México en el presente siglo, las cifras son rotundas.

La reducción de ingresos petroleros; efectivamente México ha disminuido la dependencia de los ingresos petroleros en sus finanzas, pero todavía son muy altos, alrededor de 20 por ciento según palabras recientes del secretario de Hacienda. Una quinta parte aún es de alto impacto.

También perjudica la percepción de que la economía mexicana tendrá que seguir bajo esquemas de ajuste, luego entonces, de menor crecimiento y por lo tanto se mantendrá como una economía débil.

En estos días el titular de las finanzas públicas lo confirmó: Ajuste al gasto público para 2017 y en Pemex este mismo año. En México padecemos los efectos del escenario pernicioso global, pero tropicalizado.

Banxico contra especuladores (mercado)

Hace bien el Banco de México en mantener la calma y aguantar al máximo su actual esquema de subasta de dólares (400 millones de dólares diarios).

carstens

O mejor dicho, el banco central mexicano sabe que no puede entrar a una pelea que tiene perdida desde antes de iniciarla.

Lo que Banxico no nos dice es que el mercado es el que está moviendo los precios y los lleva a donde desea, en ese sentido los 400 millones de dólares solamente sirven para fijar presencia, ya ni siquiera para “darle orden al ajuste del mercado”, lo que suena ridículo con los movimientos diarios del tipo de cambio y los más de 50 mil millones de dólares que todos los días se negocian en el mercado cambiario mexicano.

En otras palabras, el mercado es el mercado y llevará el tipo de cambio a donde lo quiera colocar.

La encrucijada de Banxico es:

1) Modificar su esquema inyectando más dólares

2) Mantener su presencia y estar atento, tratar de sobrellevar la caída del peso hasta donde haya evidencias de que empieza a alterar la trayectoria de la inflación, lo que hasta el momento no ha ocurrido.

Por las señales que manda, es claro que Banxico ya no hará más durante un buen rato; es decir, tomará la segunda opción.

¿Hasta dónde llegará el dólar?

Es un hecho que la economía mexicana destaca por su orden en las finanzas públicas, desde hace ya varios sexenios; aún así existe un severo castigo a su moneda en los meses recientes.

La divisa nacional ya no debería depreciarse más, pero existe margen adicional para que suceda, repetimos que mientras no haya evidencias de impacto en indicadores como la inflación el banco central no actuará con otras medidas.

Es posible que veamos precios cercanos a 19.50 en el mediano plazo (primer semestre del año), lo que supondría una depreciación de prácticamente 13.30% en 2016, más de 4 veces la inflación esperada y con riesgos de que sí pueda reflejarse en los precios; en esos niveles o muy cerca, sería de esperarse alguna reacción del banco central mexicano, ya enseñó su primera ficha: un eventual incremento en la tasa de interés.

Dicen que dijeron

Muy curiosos algunos analistas: primero despotricaron contra quienes osaron decir que el peso no se devaluaba sino se depreciaba; ahora en la misma línea de quienes les pagan ajustician a quienes se atrevan a decir que el peso se deprecia, la palabra de moda es devaluación. Sus tecnicismos son rebasados por sus carteras.

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *