Sigue el análisis en @Chucho_Sanchez

Partidos: prometen equidad pero no cumplen

Dejan fuera a mujeres de las candidaturas en 8 gubernaturas

Ya no hay lugar a dudas. Con las listas prácticamente definitivas de los partidos está más que confirmado que la participación de las mujeres como candidatas a las gubernaturas quedó reducida a su mínima expresión y que las votaciones de junio no serán otra cosa que un mano a mano entre priistas y ex priistas.

Los partidos políticos no tienen remedio, reflexionó la politóloga María del Carmen Peláez (Melita para sus amigos, Mela para sus detractores) y siguen sumergidos en una severa crisis de cuadros y por eso no les alcanza para postular candidatos propios.

Pero lo más grave es que nada más para guardar las apariencias las dirigencias registraron a unas cuantas mujeres como candidatas. Y si ahorita es así, ¿se imaginan en las elecciones de 2018?

En los hechos, la equidad de género no pasa de ser un discurso figurativo de los políticos. ¿O no?

Melita Peláez hizo sus cuentas.

Los únicos que más o menos están en sintonía con la equidad son el PRI que lleva como candidatas a la gubernatura a Lorena Martínez Rodríguez en Aguascalientes y a Blanca Alcalá Ruiz en Puebla. El PRD también se esforzó algo y registró a Lorena Cuéllar Cisneros en Tlaxcala y a Roxana Luna Porquillo como su abanderada en Puebla.

El PAN es de los partidos grandes en el país, pero apenas logró incluir la solitaria candidatura de una de sus militantes. Una, ni una más ni una menos. Se trata de Adriana Dávila Fernández, para Tlaxcala. Y ya, sanseacabó.

Hay que decir que hay otras candidaturas solitarias. Morena apuntó en Aguascalientes a Nora Ruvalcaba, el PT a Magdalena Núñez en Zacatecas y como independiente se formó en la fila la ex candidata panista Ana Teresa Aranda, sí, la de la anécdota del peine.

A pesar de todos los discursos, los clubes de Tobi están en Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz.

Las únicas elecciones que tendrán participación de mujeres son Puebla, donde compiten tres (PRI, PRD e independiente); Aguascalientes dos (PRI y Morena) y Tlaxcala dos (PRD y PAN).

Los partidos no tiene remedio.

casilla

PAN y PRD reciclan ex priistas

Otro punto que hoy llama la atención es encontrar en los partidos candidatos químicamente puros. Casi no los hay.

Y por eso lo que vemos es el reciclaje de políticos, la mayoría ex priistas, que como diría Aquiles Baeza, no son panistas ni perredistas sino todo lo contrario.

En el caso del PAN, seis de sus candidatos a las gubernaturas, cuatro de éstos en alianza con el PRD, tienen ADN priista. Nos referimos a los abanderados de Durango, Quintana Roo, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo y Sinaloa.

En el PRD tampoco tienen mucho que presumir porque cinco de sus candidatos en algún momento salieron de las filas priista y uno era militante del PAN, hoy abanderado en Chihuahua. Para seguirles la pista son los de Durango, Quintana Roo, Oaxaca, Veracruz e Hidalgo.

Por el PAN los únicos albiazules que están en la competencia son Martín Orozco Sandoval de Aguascalientes; Adriana Dávila Fernández por Tlaxcala; Javier Corral Jurado, Chihuahua; Francisco García Cabeza de Vaca en Tamaulipas y Antonio Gali en Puebla.

Y por el PRD están Alejandro Sánchez por Aguascalientes; Roxana Luna en Puebla; Rafael Flores en Zacatecas y Jorge Valdez en Tamaulipas.

Lo que llama poderosamente la atención es que el reciclaje de los ex priistas ocurra en plazas de gran importancia como Durango, Quintana Roo, Oaxaca, Veracruz e Hidalgo. Hace seis años dos ex priistas dieron a la alianza PAN y PRD dos gubernaturas, la de Oaxaca y Sinaloa. Ya se verá si tienen el mismo resultado o todo queda en puras ilusiones.

Lavaderus est  

1.- Las campañas de las votaciones de junio arrancan formalmente el 3 de abril, pero los equipos de estrategas llevan semanas concentrados en identificar los puntos flacos y cola que pisar de los competidores. Espérese que pronto comenzarán a salir trapos sucios y la basura debajo de la alfombra.

2.- Sin prisas. El proceso legislativo del juicio político para quitarle el fuero a la chapodiputada, Lucero Guadalupe Sánchez, durará por los menos abril y mayo, ya que la comisión especial tiene 60 días -después de la declaración que ya hizo por escrito la legisladora sinaloense-, para integrar su dictamen y someterlo al pleno legislativo federal. Eso implica que el resultado se conocerá unos días antes de las elecciones de junio. El líder del PAN, Ricardo Anaya, tiene mucho de qué preocuparse porque no habrá poder de los espots que le sacudan el estigma.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *