Mentadas y una de Cachirulo

Para la memoria histórica, Melita Peláez registró estos momentos cruciales en la vida política del país.

La ex alcaldesa de Cancún, Magaly Achach mostró de qué está hecha y hace unos dias en el auditorio que lleva el nombre del secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, allá en tierras caribeñas, demostró que en teoría política las improvizaciones echan por tierra cualquier algoritmo matemático.

Y vean si no.

En el encuentro tricolor para apoyar al candidato Mauricio Góngora, Magaly Achah, por cierto madre de la candidata Candelaria Ayuso, llamó a votar por sus correligionarios, pero también dejó claro lo que ocurriría si no lo hacen.

“Este es el muñeco de alambre, de alambre… y el que no vote por Mauricio y por todos los candidatos del partido, que chinguen a su madre.”

Las crónicas reseñaron la estridencia. Obvio, nunca hubo rima. Ya era mucho pedir, dice Melita sonrojada.

Balta congelado y PAN en la pepena

En Tamaulipas también se están dado con todo lo que pueden.

Aunque los panistas andan ocupados pepenando disidentes priistas y de otros partidos –que ya son muchos-, el problema del panista Francisco García Cabeza de Vaca es que no ha logrado disipar las sospechas que lo ligan a oscuros personajes del crimen organizado.

En el PRI andan preocupados pero porque su candidato Baltazar Hinojosa sigue congelado. No reacciona.

Y cómo estarán las cosas que gente muy cercana a la dirigencia nacional del PRI reconoce que Balta –como le dicen- no ve ni oye. Los grupos locales han comenzado a alejarse y a curarse en salud.

Expertos en puntos de vista tamaulipecos están extrañados porque Balta no llena las plazas donde se supone tiene músculo como en Matamoros.

En los hechos las encuestas a nivel partido señalan un empate técnico y eso preocupa a los que daban por hecho que las elecciones en Tamaulipas serían como un día de campo.

Falta un mes y las cosas no se ven bien para Balta, a la estructura priista le siguen quitando ladrillos.

Muchos han sido los que han abandonado el barco priista. En la lista destacan Mario Leal Rodríguez, expresidente del Congreso y ex subsecretario de Gobierno; Miguel Manzur, ex presidente de Coparmex; Eduardo Muñoz Rocha –hermano del desaparecido Manuel Muñoz Rocha, desaparecido porque nunca se supo de él-; antes se fue un grupo de priistas de Altamira y hace unos días candidatos y dirigentes del PRI, PRD, Panal y PES de los municipios de Hidalgo, Villagrán y Mainero.

Pero algo que no puede dejarse al tiempo son los señalamientos que se hacen sobre García Cabeza de Vaca y los malosos. Eso debe aclararse porque si no al rato van a estarse lamentando.

Ya se verá de qué “cuera” salen más correas.

Los Yunes y el efecto Peje

Hay que reconocer que la campaña que le organizó Andrés Manuel López Obrador a Miguel Ángel Yunes Linares en Veracruz fue muy efectiva.

La encuesta que publicó el jueves Reforma así lo demuestra: Miguel Ángel Yunes Linares, 33 por ciento; Héctor Yunes Landa 32 puntos y Cuitláhuac García, 24 por ciento.

El efecto fue demoledor. Para el Gabinete de Comunicación Estratégica, la campaña del López Obrador le costó a Yunes Linares 30 por ciento de los que ya habían decidido votar por él.

En contraste, el candidato de Morena, Cuitláhuac García Jiménez, aprovechó muy bien el impulso de López Obrador y escaló hasta asegurar prácticamente otro tercio de la votación en juego.

Todo indica que Yunes Linares tendrá que irse a Catemaco para que le hagan una limpia doble, porque no se ve que la libre el 5 de junio.

Y cierto, los perdedores son Ricardo Anaya y de paso Agustín Basave.

Así las cosas la final será sin duda entre Héctor Yunes Landa y Cuitláhuac García. ¿Qué no?

Lavaderus est

1.- Una de Cachirulo.

La justificación que dio el dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, sobre el descuidado manejo de la lista nominal electoral que terminó en los anaqueles de Amazon, cae en lo absurdo.

Amazon no se quedó cruzada de brazos. La empresa respondió que no hubo hackeo.

La historia parece propia del Teatro Fantástico de Cachirulo.

Seguramente esta falta es un delito y deberá sancionarse.

Lorenzo Córdova asegura que habrá castigo. Hay que creer en algo ¿no?

2.- En Guerrero hay una bien orquestada campaña de terror. Con muchos días de anticipación, en redes sociales se difundieron alertas de que el fin de semana atacarían bares y cantinas donde se reúnen “las lacras” y pedían a la población no salir a la calle a partir de las 10 de la noche.

El domingo se supo de enfrentamientos. En redes sociales se difundieron imágenes de personas atrincheradas en restaurantes de centros comerciales. Pero también fotos falsas.

El miércoles se llevó a cabo la enésima reunión de Héctor Astudillo con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. El tema fue el mismo, la inseguridad.

Pero la realidad es que los acapulqueños tienen miedo y lo que más añoran es recuperar la tranquilidad a la que estaban acostumbrados.

Los partidos siguen jalando agua para su molino. El PRD, cuestiona a Héctor Astudillo y pide que renuncie. Olvida que hace unos meses Carlos Navarrete pidió perdón para el PRD por haberse equivocado con el alcalde de Iguala.

¿Se sabrá quién está detrás de la campaña de miedo?

3.- En los bueyes del compadre.

Sin excepción, los políticos de todos los colores partidistas se han rasgado las vestiduras con los discursos anticorrupción y se han cubierto con los mantos de la pureza para anunciar que ahora sí, va en serio la cruzada contra esa peste.

Pero a la ahora de la verdad, como dirían los filósofos de banqueta, se fruncen.

4.- En Oaxaca las tendencias apuntan una final en la que figura como puntero el candidato del PRI, Alejandro Murat. Y si se descuida el equipo de Antonio Estefan Garfias, el lugar podrían estarlo peleando Salomón Jara Cruz, por Morena, y Benjamín Robles, abanderado del PT.

En esta plaza los perdedores también serían Agustín Basave y Ricardo Anaya.

5.- El gobierno federal analiza inyectarle más recursos a Pemex. Además de los 73 mil 500 millones de pesos que se comprometieron a darle, ahora se estima otra partida de 136 mil millones. En total 209 mil millones de pesos. ¿Para qué echarle dinero bueno al malo? ¿No?

Foto de portada: Cortesía de Quadratín

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *