Café para todos: la dictadura de Maduro en Venezuela

Por Alberto Carbot, periodista

* Nicolás Maduro, pese a la oposición de los venezolanos y la comunidad internacional, hizo votar la Constituyente que «ganó» sin legitimidad

Los resultados obtenidos durante el proceso de votación para elegir a los diputados de la Asamblea Constituyente en Venezuela -que vive una crisis política sin precedentes-, no sorprendieron a nadie. Contra viento y marea, se hará la voluntad de Nicolás Maduro Moros, quien el 23 de noviembre de este año cumplirá 55 años de edad y desde hace 4 años y 4 meses encabeza la presidencia de ese país, luego de la muerte de Hugo Chávez, ocurrida el 5 de marzo de 2013.

“Está en uno de esos momentos en los que su propio pueblo, que él dice defender, lo pueda tumbar. O peor aún, simplemente se cae por fuerza de su propia estupidez y sus decisiones reiteradamente equivocadas”, se ha dicho sobre la gestión de un mandatario cuestionado no sólo por los dirigentes de la oposición, sino incluso por la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien señaló que la Constituyente no tendrá legitimidad alguna y es una burla al pueblo y su soberanía, porque se trató de una convocatoria inconstitucional.

Los resultados de los enfrentamientos en las calles del país en los últimos 4 meses, provocaron la muerte de 121 personas y heridas graves a otras 2 mil. Fuentes del gobierno venezolano estimaron que el proceso para elegir  a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) contó con la participación de 8 millones 89 mil 320 ciudadanos, el 41.53 por ciento de los más de 19 millones de votantes registrados en el padrón.

Luego de las votaciones del pasado domingo, el diputado de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, aseguró en conferencia de prensa que menos de 3 millones de personas votaron en la elección para la Asamblea Nacional Constituyente y que “de acuerdo con nuestros cortes participaron sólo 2 millones 483 mil personas, lo que representa un abstencionismo del 88 por ciento”.

El abogado y dirigente del partido Primero Justicia​, ex candidato a la presidencia de la República en 2 ocasiones y actual gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles Radonski, calificó la elección  como “un absoluto fracaso”.

Luego de los primero resultados oficiales, la socióloga Tibisay Lucena Ramírez -afín a Nicolás Maduro y presidente del Consejo Nacional Electoral-,  felicitó a los venezolanos por haber votado “masivamente”, pese a las amenazas de violencia”, manifestó, aunque los grupos opositores indicaron que en realidad el abstencionismo alcanzó casi el 90 por ciento, descalificando las cifras alegres del gobierno de Nicolás Maduro, quien eufórico encabezó una verbena con miles de seguidores que se dieron cita en la Plaza Bolívar de la capital del país.

Pocos conocen que su hijo Nicolás “Nicolasito” Ernesto Maduro, de 27 años -amante de las camionetas Hummer y la ropa de marca extranjera-, formará parte de la larga lista de 545 asambleístas que integrarán la Asamblea Nacional Constituyente. Por  igual lo hará su esposa Cilia Adela Flores, de 65 años, 10 más que el presidente Maduro, exprocuradora General de la República con Hugo Chávez –del 2 de febrero de 2012 al 11 de marzo de 2013– y diputada a la Asamblea Nacional, del 5 de enero de 2016-2 de junio de 2017.

La figura de Cilia Adela Flores ha sido muy cuestionada, no sólo por su nepotismo -pues se asegura que casi medio centenar de familiares fueron integrados a la Asamblea Nacional durante su permanencia-, sino por haber utilizado los recursos gubernamentales para proteger infructuosamente a su sobrino Francisco Flores de Freitas y a su ahijado Efraín Antonio Campo Flores, quienes fueron arrestados en noviembre de 2015 por la DEA en Haití. Algunos integrantes del Congreso de EU han recibido informes que avalan la complicidad de altos personajes del gobierno venezolano en el tráfico de drogas a través de Caribe.

Los detenidos fueron acusados de transportar por vía aérea casi una tonelada de cocaína y condenados luego en una Corte de Nueva York, por el juez Paul Crotty, bajo los cargos de conspiración para importar cocaína a EU y manufacturar y distribuir esta droga en su territorio.

“Se creían muy poderosos por su cercanía al presidente Nicolás Maduro, que podían trasladar casi una tonelada de cocaína de un aeropuerto a otro sin ser detenidos”, argumentó la fiscalía durante el juicio.

Por igual, la locuaz ex canciller Delcy Rodríguez -quien recientemente cedió  su cargo al viceministro para América del Norte, Samuel Moncada-, formará parte de la Asamblea Nacional Constituyente.

Se le recuerda por su actitud agresiva contra México, esgrimida durante la más reciente Asamblea General de la OEA realizada en Cancún, y que en palabras de Maduro fue “una de las mayores victorias de la Historia, por haber defendido como una tigresa nuestra soberanía y la independencia”, dijo.

Luego del proceso electoral del domingo Nicolás Maduro enfrenta la presión de países que no reconocen los resultados, como Estados Unidos, Argentina, Brasil, Panamá, Paraguay, Costa Rica, Suiza, Colombia, Perú, Chile, México, España y el Reino Unido, lo que se ha interpretado como el más duro golpe de la comunidad internacional hacia su gobierno, incluida la Organización de Estados Americanos y el Parlamento Europeo.

La gestión de Maduro sigue contando con el apoyo de Ecuador, Nicaragua y los gobiernos de países del Caribe, como Surinam, Santa Lucía, Haití, Antigua y Barbuda, Nieves, San Vicente y las Granadinas, y San Cristóbal, que desde la gestión de Hugo Chávez fueron beneficiadas con petróleo venezolano subsidiado a largo plazo. De allí que estas naciones no respaldaran la condena de la OEA, durante su Asamblea General en Cancún.

Nos hallamos frente a una ambición dictatorial ilegítima, asegura la fiscal general venezolana, Luisa Ortega Díaz

Al par de desconocer los resultados del proceso de votación “porque no es el proyecto de país que proponía el presidente Hugo Chávez ya que el gobierno busca ejercer el poder sin límite alguno y nos hallamos frente a una ambición dictatorial ilegítima”, la Fiscal General venezolana, Luisa Ortega Díaz externó que previamente al proceso “se violó el derecho a la soberanía y todo lo que ha ocasionado, tales como muertes, homicidios y extorsión de los funcionarios públicos para obligarlos a ir a votar, amenazados de perder sus beneficios.

La funcionaria dijo que ordenó el inicio de una investigación penal y evaluaba acudir a instancias internacionales “porque los delitos de lesa humanidad los pueden conocer los organismos internacionales, con todo el cúmulo de pruebas que tenemos para garantizar que se sancioné a los responsables”

Lo cierto es que al paso del tiempo, Maduro ha perdido el apoyo de los venezolanos y para los observadores, a pesar de su intento de legitimación vía la Asamblea Asamblea Nacional Constituyente, su caída sólo es cuestión de tiempo.

La mentira y la manipulación han sido parte de sus argumentos para mantener el soporte “popular” a su gobierno, que a duras penas rebasa el 17 por ciento de aprobación.

El hecho más reciente es el engaño en la distribución de despensas con productos básicos, que empresarios vinculados con su administración venden a casi el doble del precio de como las adquieren en México, Brasil o Colombia, y que Maduro reparte luego a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAPs) -supuestamente encargados de combatir la escasez y la especulación-, con despensas a precios subsidiados, que generalmente también circulan en el mercado negro.

 

Si no fuese una realidad lacerante el hecho de que con Nicolás Maduro Venezuela se hunde día a día y que el panorama desolador que enfrentan ha orillado al exilio a millones de venezolanos, hartos de la situación imperante,  el sarcasmo de sus críticos podría servir para elaborar múltiples sketches que harían las delicias del respetable.

Sin embargo, lejos está su presidencia al de aquellas legendarias figuras políticas venezolanas contemporáneas como Carlos Andrés Pérez, Luis Herrera Campins, Jaime Lusinchi, Rafael Caldera Rodríguez y aún el propio Hugo Chávez.

Algunos analistas venezolanos han subrayado que “el poder enferma pero también deslumbra, especialmente a los incautos, y el caso de Venezuela no es una excepción”, bajo el mando de una figura cuyo pasado como conductor de autobús en el Metro de Caracas es lo que resalta en este hombre que manifiesta haber cursado apenas la secundaria y algunos estudios en Cuba, en la Escuela Superior Antonio “Nico” López.

Y ante su pobre formación y graves limitaciones estructurales, no habría entonces por qué sorprenderse de que obnubilado con la figura de su antecesor, supuestamente haya tenido revelaciones místicas, como  aquella que reveló ante las cámaras y algunos familiares de su ex jefe, durante su primer discurso como candidato a la presidencia, luego de la muerte de Chávez:

“A mí me pasó una cosa esta mañana -dijo-.Yo entré solo a una capilla chiquitita de madera como a las 8 de la mañana, ocho y media. Y estaba orando y recordándolo, porque hay una foto grande de él ahí, una estatuilla de José Gregorio Hernández y un Cristo.

“Y de repente entró un pajarillo chiquitito y me dio tres vueltas aquí arriba (imitando el sonido del aleteo de un pájaro). Paró en una viga de madera aquí y empezó a silbar: un sonido bonito. Y yo me le quedé viendo y también le silbé, pues. ‘Si tú silbas, yo silbo’, y silbé’.

“El pajarito me vio raro, ¿no? Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de él”, de Hugo Chávez Frías, comentó Nicolás Maduro.

Lo cierto es que como asegura el analista Felipe Zuleta Lleras de “El espectador de Colombia”: La crisis de Venezuela no tiene antecedentes y Maduro no lo quiere ver. Está en uno de esos momentos en los que su propio pueblo, que él dice defender, lo pueda tumbar. O peor aún, simplemente se cae por fuerza de su propia estupidez y sus decisiones reiteradamente equivocadas.

El texto original de este artículo fue publicado por la Agencia Quadratín en la siguiente dirección: https://www.quadratin.com.mx/opinion/cafe-todosalberto-carbot-73/
Publicado con autorización del autor.

Fotos: Internet

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *