El juego de tronos, región cuatro

 

A escasos cuatro días del banderazo oficial para las elecciones de 2018, las traiciones, desencuentros, cambio de cachucha, rituales de purificación y encontronazos entre jerarcas en la clase política, pueden equipararse al drama de juego de tronos, pero región cuatro.

Como si se tratara de aliento de dragón, se siente como los jugadores se van agrupando para la competencia electoral, cuyo eje es hacerse del poder, a costa de lo que sea, aunque el jefe de Morena diga que las posiciones políticas no son lo más importante.

En el PAN el horno no está para bollos. Literal. Margarita Zavala que se había guardado mientras Ricardo Anaya se batía entre gritos y sombrerazos con el PRI-gobierno (por las notas de El Universal), ayer publicó en redes un video mensaje en el que hizo notar que en el PAN falta liderazgo, no tienen método ni candidato para el 2018.

Y lo más rudo, que los panistas no tienen presidente de partido –que no tienen rey de chocolate, pues-, y ya entrada en gastos agregó que Ricardo Anaya ha utilizado la presidencia albiazul para esconder su indefinición y defender sus asuntos personales. “Hoy Ricardo es factor de división, por tal motivo Ricardo Anaya debe renunciar a la presidencia del partido”. Más directo, imposible.

Las cosas no quedaron ahí. En un chat, Ernesto Cordero, el líder del Senado al que algunos panistas consideran como bastardo porque no lo eligieron, explicó que su llegada al trono del Senado no significa que aprobarán el pase automático de Raúl Cervantes como el “Fiscal-carnal” General de la República.

Pero antes hizo un duro reclamo por el trato recibido por sus correligionarios y que consideró indigno porque refleja una “política de exterminio” de los militantes que ponen el alma y el corazón en el PAN. El mensaje tiene destinatario, pues quién más que Anaya.

¿Qué va a pasar en los siguientes capítulos? Si los panistas expulsan a Ernesto Cordero, a Roberto Gil Zuarth y a Javier Lozano, por traición, lo más seguro es que difícilmente Anaya podrá mantener la corona albiazul y su reinado terminará entre las sombras.

El conflicto interno podría incluso derivar en la renuncia al PAN de Felipe Calderón y Margarita Zavala. Eso dicen los que anticipan una tragedia épica, pues todas las noches son de cuchillos largos.

AMLO, el caminante

Andrés Manuel López Obrador se presume a sí mismo como un caminante, no piensen mal no nos referimos a los caminantes del hielo, sino a lo que ha dicho el político que lleva casi 18 años caminando por el país buscando simpatías y votos.

Ayer AMLO dijo en el Monumento a la Revolución que gracias a su afán por transformar al país, ha recorrido 10 desiertos, ha caminado por 500 valles y 10 mil pueblos.

Acaba de terminar una gira de 11 días y mañana estará volando para visitar Washington, Nueva York, Londres y España. Y luego Guanajuato y Jalisco, para que no digan.

López Obrador ha tenido mucho trabajo purificando a sus nuevos súbditos, entre ellos el famosísimo señor de las ligas, quien ya fue perdonado, y a otras fuerzas vivas como Dolores Pedierna e Ifigenia Martínez, que se sumarán al ejército de los caminantes

Y en su estilo indirecto, sin mencionar a Ricardo Monreal, ayer dio un sermón sobre el poder y los cargos. Reprochó que los que no piensan en el bien superior de transformar al país, son susceptibles a caer en la ambición y la calentura, sobre todo si se va a ser candidato.

El mensaje no parecía, era para Monreal. “No es el quítate tú para que quede yo”. Y así lo dijo para confirmar lo que se veía venir, la negativa a bajar a Claudia Sheinbaum de la candidatura.

¿Veremos a Monreal cabalgar con otros escudos para buscar alianzas con los que eran sus enemigos? Pué que sí.

PRD, entre tinieblas

La familia del sol azteca, cada vez más disminuida por efecto de las guerras intestinas y tiene en Morena su peor pesadilla. Los que abandonan el barco siguen una costumbre que evoca: cuando sabes está muriendo el rey, pues viva el rey.

Por lo pronto los clanes del PRD quieren ver fuera a los que considera los traidores y que son aquellos con doble cachucha.

“Si se van que sea rapidito”, apuró ayer Alejandra Barrales. Hay confusión en las filas perredistas porque todavía no se explican por qué un grupo de  espontáneos le pidió a Miguel Ángel Mancera que se fuera de la reunión, ya se sabe que no es perredista pero es jefe de gobierno por esas siglas ¿o no?

Y para confirmar que la bruma es muy densa, también ayer Héctor Serrano anunció que ya presentó su renuncia para irse a la campaña de Mancera. Y aunque usted no lo crea aseguró que Ricardo Monreal podría ir como candidato a la CDMX pero por el PRD. ¿No que no?

Por lo pronto el PRD aprobó construir un frente amplio democrático para 2018, donde esperan incluir al PAN, PVEM y Panal –partidos grandes, medianos y satélites-. Claro que siempre y cuando esos partidos lo aprueben, pero por ahora solamente son buenas intenciones, no hay nada definido.

Aquí el gran misterio es si el PRD logrará ir en alianza con el PAN, con quién como candidato. ¿Con melón o con sandía? ¿Con Mancera o con Anaya? ¿O será el sobreviviente de las pugnas palaciegas?

Lavaderus est

1.- El PAN aclaró anoche que la reforma que en 2013 transformaría la Procuraduría General de la República en Fiscalía General fue aprobada con los votos de todos los panistas en el Senado y 110 de 114 diputados en San Lázaro. Y obvio también Ricardo Anaya. Pero cuando se votó la Ley orgánica, dice el PAN que Anaya andaba de licencia y que no la votó.

Para el caso la pregunta es, ¿qué tanto es tantito?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *