Café para Todos: Osorio, Núñez y Meade, los prospectos reales

Por Alberto Carbot, director de la revista Gente Sur.

Los analistas que han hecho del oráculo político su profesión, vaticinan que si Enrique Peña Nieto –finalmente el gran elector de Los Pinos- no elige a la mejor de sus cartas, que desde ahora vaya preparándose para enfrentar al final de su mandato, al igual que sus más cercanos colaboradores, la más descarnada persecución de la que se tenga memoria de llegar al poder Andrés Manuel López Obrador o quien resulte candidato del denominado “Frente Amplio Democrático” PAN-PRD-MC.

Por ello, intuyen que al momento de elegir al aspirante del PRI, de entre 3 finalistas con verdadera capacidad de relevo, no deberá existir margen para la equivocación.

El primero de ellos –y que todavía sigue encabezando la lista, es el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong-, de 53 años, quien sin embargo ante el escrutinio de los politólogos se presenta como un candidato sin punch mediático –sus atributos físicos no son los más convincentes antes las cámaras-, pero ante el auditorio, en directo, tiene la capacidad para manejarse con toda la experiencia, firmeza y templanza necesaria, que un serio aspirante a la presidencia requiere. Además, cumple a cabalidad todos los requisitos que su partido exige.

Licenciado en Derecho, egresado de la Universidad Autónoma de Hidalgo, el currículum de Osorio Chong menciona su paso como diputado federal en la LIX Legislatura (2003 a 2005). Antes de resultar electo gobernador de la entidad (2005-2011), ocupó las secretarías de Desarrollo Regional, Desarrollo Social y de Gobierno.

El segundo, en ese orden, es el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, de 39 años, licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Iberoamericana y con maestría  en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Oxford (St. Antony’s College), en el Reino Unido. Apadrinado inicialmente por Enrique Jackson -de quien fue su asesor en la Cámara de Diputados-, emergió del círculo más cercano a Peña Nieto. Luego de haber fungido como su asesor en el Estado de México, fue incorporado como coordinador de Educación en el Equipo de Transición Gubernamental.

En diciembre de 2012, Nuño fue nombrado Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, pero sus atributos y experiencia le valieron el  27 de agosto de 2015 ser designado Secretario de Educación Pública (SEP), en sustitución de Emilio Chuayffet Chemor, con el objetivo primordial de implementar la Reforma Educativa y desactivar con mano firme las barricadas de los grupos más intransigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en todo el país. Ha cumplido bastante bien su tarea.

Uno de sus principales hombres de confianza para administrar los destinos de una de las dependencias más sensibles y volátiles del país, es el experto  político y comunicólogo, exgobernador de Aguascalientes, Otto Granados Roldán, exsecretario particular del secretario de Educación Pública, Jesús Reyes Heroles (1982-1985). Desde el 1 de octubre de 2015 lo acompaña como subsecretario de Planeación, Evaluación y Coordinación de la SEP.

Nuño Mayer transmite muy bien ante las cámaras su perfil de funcionario joven, recio, atractivo y transfiere una imagen física más proclive al electorado que habitualmente es seducido por este tipo de atributos y del cual Peña Nieto obtuvo inicialmente excelentes dividendos. Desde su posición como secretario de Educación Pública, pudiera encabezar la candidatura priista a la presidencia de la República.

El tercero y último de la lista -y sinceramente pueden irse olvidando del canciller Luis Videgaray, del secretario de Turismo, Enrique De la Madrid Cordero y del inefable José Narro Robles, titular de Salud-, es el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, de 48 años y con larguísima experiencia en la administración pública.

Con dos licenciaturas –Economía por el ITAM y Derecho por la UNAM-, obtuvo su doctorado en Economía por la Universidad de Yale, donde se  especializó en Finanzas Públicas y Economía Internacional. Con bandera apartidista, Meade Kuribreña formó parte del gobierno del panista Vicente Fox, primero como director general de Banca y Ahorro de la SHyCP y en mayo de 2002 como director general de Banrural,  que luego se convirtió en Financiera Rural, donde permaneció hasta diciembre de 2006.

Al arribo de Felipe Calderón, Meade Kuribreña fue nombrado Coordinador de Asesores en la SHyCP cuya titularidad ocupó Agustín Carstens. En enero de 2008, fue nombrado Subsecretario de Ingresos de la SHCP y en septiembre de 2010, el presidente de extracción panista lo designó subsecretario de la dependencia, cargo que desempeñó sólo 4 meses, hasta el 7 de enero de 2011, cuando fue nombrado secretario de Energía, en sustitución de Georgina Kessel.

Ocho meses más tarde -el 9 de septiembre de 2011-, fue nombrado secretario de Hacienda y Crédito Público, cargo en el cual laboró, hasta su investidura como Canciller en la Secretaria de Relaciones Exteriores en el gobierno de Enrique Peña Nieto, a partir del primero de diciembre de 2012 y hasta el 27 de agosto de 2015. Se lee en su currículum que  a partir de esa fecha fue nombrado secretario de Desarrollo Social, cargo que desempeñó hasta el 7 de septiembre de 2016 cuando fue designado secretario de Hacienda y Crédito Público, cargo que ocupa hasta hoy.

También se destaca que en su edición mayo-junio de 2013, la revista “Foreign Policy” lo mencionó como una de las 500 personas más influyentes en el mundo. La modificación de los estatutos del PRI realizada durante su XXII Asamblea Nacional Ordinaria, le posibilita acceder a la candidatura rumbo a la Presidencia. Incluso, se asegura que podría ser el catalizador que incorporara los votos de panistas e indecisos con grandes posibilidades de incrementar las expectativas electorales del PRI rumbo al 2018.

Según una encuesta de Consulta Mitofsky -publicada por el diario “El Financiero”, luego de una consulta a 892 ciudadanos considerados líderes en diferentes áreas, cuyas identidades no fueron reveladas, Meade Kuribreña aparece como la persona más capaz para dirigir al país en el 2018, seguido por Andrés Manuel López Obrador y Margarita Zavala, personajes de quienes nos ocuparemos en la próxima columna.

El relevo en Chiapas

Muy atento a lo suyo -sin descuido de sus funciones como secretario general de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES)-, Jaime Valls Esponda, sonríe cuando se le inquiere sobre las menciones que los medios informativos han hecho en los últimos días, al situarlo entre los posibles aspirantes al gobierno de Chiapas, y de su muy cercana relación con José Antonio Meade, titular de la SHyCP.

El relevo de Manuel Velasco Coello está ya también a la vuelta de la esquina y coincide con el del presidente de la República el año próximo, pero ya se ha demostrado hasta la saciedad que pertenecer o encabezar las preferencias en un partido no es garantía de triunfo, sino que hoy son las personas y no las instituciones políticas quienes pesan realmente en el electorado.

Entre los probables contendientes se nombran con insistencia al propio Jaime Valls –de 49 años y con maestría en Economía Política por la Universidad de Essex en Inglaterra-; al experimentado político priista José Antonio Aguilar Bodegas, exsecretario del Campo; a los senadores Luis Armando Melgar (Partido Verde Ecologista de México); Roberto Albores Gleason (Partido Revolucionario Institucional), y a la diputada federal María Elena Orantes (Movimiento Ciudadano).

Se habla también del experredista y hoy morenista Rutilio Cruz Escandón, presidente del Tribunal Judicial chiapaneco y recientemente designado “Coordinador territorial” por Andrés Manuel López Obrador, nombramiento que –de acuerdo a los usos y costumbres del líder de Morena-, lo sitúa en la antesala de la candidatura.

Asimismo, pero sin ninguna posibilidad real -pese a que cuentan con el respaldo moral y financiero de Velasco Coello-, se mencionan al presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor, y al líder del Congreso de Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, ambos militantes del Partido Verde Ecologista, que a lo sumo sólo podrían aspirar a un cargo legislativo en el Congreso federal, aunque todavía el gobernador no ha dicho la última palabra.

Lo cierto es que muy pocos cuentan con verdadero peso específico para aspirar al relevo en Chiapas, sobre todo si no se tejen alianzas de forma similar a lo que el Frente PAN-PRD-MC ha intentado consolidar a nivel nacional.

El propio Aguilar Bodegas -quien contendió ya a la gubernatura en la desigual contienda en la que resultó ganador Juan Sabines Guerrero, actual cónsul de México en Miami-, en reciente entrevista con “El Universal”, aseguró que si dentro de su partido no hay transparencia y condiciones de equidad para seleccionar a su candidato, se irá definitivamente del PRI, el cual sin una alianza auténtica puede perder las elecciones.

Consideró también el político chiapaneco que en la actual coyuntura política que “será sin lugar a dudas un parteaguas en nuestra vida contemporánea”, tiene oportunidad de sumar su bagaje “poniendo todo lo mejor que yo tengo, mi experiencia, mi conocimiento, mi voluntad y mi amor por el estado, para que todos logremos que 2018 sea una fecha que propicie el despegue y el bienestar para todo Chiapas”.

Jaime Valls, en reciente charla con este periodista, reconoce sin inquietarse que en Chiapas ya arrancó el año electoral. “Es un año político y como todos los años electorales –dice-, siempre hay efervescencia y ganas de participar, pero lo más importante es que todo sea por el bien de Chiapas y en general, de todo el país”.

Refiere luego su experiencia como presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez (2008-2010), su gestión como Rector de la Universidad Autónoma de Chiapas (2010–2014) y su actual cargo como Secretario General Ejecutivo de la ANUIES que concluirá en 2019.

“A pesar de mi responsabilidad en el ámbito universitario y de educación superior a nivel nacional, yo estoy muy presente en Chiapas; sigo viviendo allá y, a diferencia de otros personajes, me muevo por todo el estado sin problema alguno. De hecho mi esposa Lorena y mis hijos viven en Tuxtla Gutiérrez, donde está nuestra casa, y prácticamente todos los fines de semana –si los compromisos en la ANUIES no me lo impiden-, estoy con ellos. Me voy los viernes y regreso el lunes; de las 7 noches que tiene la semana 3 las paso en Chiapas, las otras 4 aquí o viajando. Mis hijos estudian ahí su bachillerato y realmente tengo muchos amigos por todo el estado”, señala.

En el aeropuerto de la Ciudad de México, a punto de abordar un avión hacia Colima -donde hoy miércoles tendrá lugar un importante congreso sobre educación media y superior-, Valls Esponda refiere que este martes firmó un convenio con el Procurador General de la República, Raúl Cervantes y la semana pasada, los rectores de todo el país agrupados en la ANUIES, se reunieron con el Secretario de Hacienda José Antonio Meade, para analizar la perspectiva económica nacional, a fin de no afectar el presupuesto para educación media superior y superior. Tenemos una agenda muy activa, sobre todo, en esta etapa próxima al proceso electoral federal –dice y agrega:

“Siempre que existe una campaña presidencial, la ANUIES convoca a todos los aspirantes a una reunión con los rectores, para analizar los temas sensibles de la educación superior. Precisamente estamos afinando esa agenda y coordinando un documento para la renovación de la educación superior, que en su momento presentaremos a todos los candidatos a la Presidencia de la República”.

-¿Le interesaría participar en la próxima contienda como candidato de algún partido para suceder a Manuel Velasco en Chiapas, tal y como se ha comentado estos últimos días en los medios informativos? –le pregunto.

“Lo único que puedo decirte es que en este instante estoy muy comprometido en cumplir con mi encomienda en la ANUIES. Recuerda que el tema de la educación superior en México es toral para nuestro desarrollo. Sin embargo, no te olvides que logré la presidencia de Tuxtla Gutiérrez como representante de una alianza ciudadana de 4 partidos, y que incluso el coordinador de mi campaña fue el actual gobernador. Ese es un tema que allí está, pero no creo que sea razonable adelantar los tiempos. Estoy en lo mío al 100 por ciento, pero para todo hay momento”, señala el titular de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.

Correo de contacto: gentesur@hotmail.com

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *