Ya vienen los ajustes; y las cuentas que no salen

Columnómetro del politólogo Aquiles Baeza.

1.- Aunque el plan de arranque del sexenio estuvo lleno de buenas intenciones, hay que reconocer que las cuentas no han salido como esperaban los estrategas de la 4T.

Los expertos en puntos de vista de El Rincón del Chamán, hicieron un recuento de los datos disponibles y encontraron que no hay ni habrá mucho que presumir al cierre de 2019, y lo más delicado y preocupante es que las expectativas de política económica y del gasto para el 2020 enfrentarán un panorama donde hará falta más que buena fe y voluntad para sortear los efectos perniciosos de la desaceleración.

Y si usted le agrega a la incertidumbre los resbalones y altibajos de los planes estrella de este gobierno, el panorama es para tomárselo muy en serio pues tardarán en aterrizar mucho más del tiempo prometido.

Parece que la fórmula de que un gobierno es 99 por ciento honestidad y 1 por ciento capacidad, no es tan efectiva. No hay milagros.

El crecimiento esperado de la economía estará muy por debajo de las expectativas; tasas de empleo negativas a niveles récord; caída en la inversión productiva; los recursos del turismo por debajo de lo histórico, no como intentó justificarse Miguel Torruco Marqués, echándole la culpa a los amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía.

Las cuentas no salieron como esperaban. Programas como el de Jóvenes Emprendedores se quedaron cortos, no alcanzaron a cubrir el millón de becarios. En realidad no hay dinero que alcance.

¿Qué harán el próximo año?

El primero de septiembre se reeditará el Día del Presidente, lo cual seguramente hará suspirar a muchos de sus fans. Pero el 8 de septiembre cuando llegue al Congreso la propuesta de gasto federal para 2020, veremos ajustes importantes en los Criterios Generales de Política Económica, más apegados a la realidad. Eso esperamos.

En los últimos días comenzó a descartarse la posibilidad del superávit prometido en las finanzas públicas y Mario Delgado anticipó que lo van a recortar en 2020 para reducir las presiones fiscales. Andan desfasados cómo por medio punto. Mucho dinero.

Para las autoridades hacendarias la expectativa del crecimiento del PIB para 2019 está en 1.1 por ciento, 0.9 por debajo de lo que sirvió de base para el diseño del PEF-2019, pero las instituciones financieras y bancarias tienen otras cifras y pronostican un crecimiento por debajo de los 0.6 puntos, o más abajo.

Cómo estará la presión que la SHCP dará a conocer la meta esperada de crecimiento de la economía para 2020 hasta que se entregue el paquete de gasto el 8 de septiembre, la cual estará muy pero muy lejos del 2.4 por ciento anhelado. Ah, por cierto, se espera además que el precio del petróleo seguirá muy deprimido y Pemex en problemas.

Y ojo, seguramente en el PEF-2020 se conocerán ahora sí los montos de los recursos que se destinarán a los proyectos del Aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas  y el Tren Maya, cuyas obras aún no inician y ya cuestan mucho más de lo proyectado inicialmente.

De los otros temas como la inseguridad, las cifras rojas son de escándalo, aunque se conceda que el arranque de estrategias como la Guardia Nacional apenas comienza.

2.- CNDH le echan mal de ojo.

Pues dirán que es política ficción pero todo apunta a que en la 4T están decididos a meterle mano a los organismos que gozan de autonomía constitucional, entre estos a la CNDH,

Aunque Alejandro Encinas juró y perjuró hace unos días que no existen intenciones y mucho menos iniciativas que apunten a desaparecer a la CNDH, en las redes hay mucho ruido –antes se decía que en los desayunaderos políticos- que dan por hecho que una de las iniciativas preferentes marca Palacio Nacional, es la de convertir a la CNDH en una Defensoría del Pueblo.

Está visto que la CNDH como opera actualmente no es santo de la devoción de #YaSabenQuién, tanto que ni siquiera se molestó en participar en la presentación de su más reciente informe anual. Los bateó, dirían.

Pues anda por ahí una iniciativa cuya autoría le cuelgan al PT en la que en efecto, plantean transformar a la CNDH, pero implica dejarla irreconocible.

Con esa iniciativa o con otra, los cambios que podrían proponerse al Congreso, como reforma constitucional son las siguientes.

*La designación del ombudsperson será atribución del Presidente de la República de manera directa. Ya no más la propuesta de ternas y el debate en el Congreso.

*Desaparecerán las Comisiones de Derechos Humanos Estatales. Todo se concentrará en un solo organismo.

*Esto significaría que Luis Raúl González Pérez no tendría la posibilidad de reelegirse.

Cómo estarán las cosas que hace poco se realizó una mesa de análisis para examinar la CNDH y la 4T. En esa mesa las conclusiones fueron aclaraciones: que la CNDH defiende derechos no privilegios y que en la defensa de la dignidad de las personas no hay adversarios aunque cambien gobiernos o regímenes.

La pregunta es si el Congreso pasará o no una reforma constitucional de esta dimensión.

3.- Y espérese a que se conozca la iniciativa de reforma política que busca reducir a su mínima expresión al INE.

4.- Los ´zapatos´ y el Tren Maya.

Como usted seguramente se enteró, el movimiento insurgente del EZLN retomó sus mensajes en las redes sociales, desde algún lugar de la Selva Lacandona. Y con su estilo muy particular lo que anuncian estos grupos de representación de comunidades indígenas, que se convirtieron en un ícono de la lucha indígena hace unas décadas, es que no colaborarán con la construcción del Tren Maya y otras obras en las regiones consideradas territorios zapatistas. Complicado panorama.

0.0.0.0.0

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *