Tec&Com20|20 Educación de calidad.

Por José Alfredo Pulido Ponce, especialista en Comunicación Estratégica.

Correo: j.a.pp@hotmail.com Twitter: @japponce

La agenda 2030 de la ONU establece como una de sus metas la educación de calidad. La educación es la base para mejorar no sólo la calidad de vida de las personas, sino también fomentar el desarrollo sostenido que satisface las necesidades actuales sin comprometer a las generaciones futuras.

La educación de calidad además de mejorar la vida de las personas, provee de las herramientas necesarias para desarrollar soluciones innovadoras a los problemas que hoy aquejan a gran parte de la humanidad.

En las dos décadas de este siglo que dejamos atrás, hemos sido testigo de la meteórica evolución de la tecnología. Nunca antes en la historia de la humanidad el ser humano había sido expuesto a una gama tan amplia de herramientas para la información y la comunicación.

Internet, la web, la nube, los sistemas operativos, los navegadores de Internet, las aplicaciones y las redes sociales, la realidad aumentada, la inteligencia artificial, el aprendizaje de las máquinas y la realidad virtual son los protagonistas hoy de esta nueva historia que apenas estamos construyendo y que desde ya está cambiando al mundo.

No obstante, navegamos sin rumbo y sin brújula con este sofisticado aparato de la modernidad. Parece que el uso de estos nuevos instrumentos se ha centrado en extraer lo peor del ser humano, dejando que sean las fuerzas del mercado las que determinen lo que hay que decir y hacer. La virtualización nos está dañando más que ayudar al desarrollo intelectual, educativo y social del ser humano.

Es el mercado, en estos nuevos espacios virtuales, donde se determina de qué tenemos que hablar, como debemos ser, a dónde tendremos que ir.

De acuerdo con datos de la Encuesta sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación en los Hogares (INEGI, 2018. https://cutt.ly/2rmMo6L) entre las principales actividades de los usuarios de Internet en 2018 destacan el entretenimiento (90.5%) y la obtención de información (86.9%).

La Asociación de Internet (2018) confirmó que el uso de redes sociales es la actividad preponderante de los mexicanos en Internet. Las compras en línea, revela el estudio, crecieron 17% en el rubro de usos de internet comparado con el año precedente.

No podemos construir y socializar las nuevas Tecnologías, dejando que las fuerzas del mercado sean las que determinen cómo se usan. Seguir como estamos pondría en riesgo a las nuevas generaciones, su estabilidad emocional y los equilibrios necesarios para alcanzar la paz, armonía y felicidad que todos deseamos.

Educación espacio vital

En ningún momento en este mundo virtualizado se habla de la construcción de acuerdos y del consenso para mejorar nuestra habitabilidad social. A pesar ello debemos seguir indagando, buscando los espacios que nos provean de otro mundo posible.

“Lo que predomina es el maniqueísmo, el autismo informativo de periodistas, políticos e influencers y un recuento de asombros sobre la infinita decrepitud e ineficiencia, insolvencia, de la vida pública, de los políticos y de la política”. (Serrano, 2019)

¿Es la educación digital el espacio vital, la alternativa, que habrá de aprovecharse para transformar un modelo que hoy ha dejado de ser funcional para la mayoría de las sociedades? 

Tal vez debamos pasar de ser sólo consumidores a productores de nuestro propio destino en el mundo digital.  Pero eso se debe enseñar y aprender. Para ello requerimos de una educación de calidad, de profesores habilitados y capacitados en nuevas tecnologías, de mejores condiciones materiales y de un sentido de equidad relacionadas con las oportunidades de niñas y niños en zonas rurales. No es poca cosa, pero por algo debemos de empezar.

Foto de portada: Quadratín.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *