Tec&Com2020|Rezago educativo, rezago que avergüenza

Por José Alfredo Pulido Ponce, especialista en Comunicación Estratégica y Educación

Correo: j.a.pp@hotmail.com Twitter: @japponce

En México, en pleno siglo XXI, alrededor de 21 millones de personas (16.9%) padecen rezago educativo, no obstante, el impactante desarrollo tecnológico, de la información y las comunicaciones de hoy. Algo debemos estar haciendo mal, como sociedad y como generación, para permitir que suceda algo así y hacer tan poco para reparar un rezago que debe avergonzar.

Muchos no saben leer ni escribir

El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) informó que hay más de 3.7 millones de personas de 15 años y más que no saben leer ni escribir, cifra que corresponde a 1.3 millones que hablan alguna lengua indígena, y 2.3 millones de personas de 60 años en adelante.

Respecto a la condición de analfabetismo, ésta se presentaba en 18.4 por ciento de las personas de 65 a 79 años, el porcentaje aumenta a 31.7 por ciento en las personas de 80 años o más.

Si trasladamos esta condición al ámbito de residencia, encontramos que el analfabetismo se presenta en 39.5 por ciento de la población adulta mayor que habita en zonas rurales y en 15.2 por ciento en zonas urbanas.

Brecha digital educativa

El Sistema de Información de Derechos Sociales, que muestran el panorama del acceso efectivo al derecho a la educación en México y las brechas de desigualdad existentes entre grupos de población, se encontró que en el país existen desigualdades en el acceso y disfrute de este derecho.

De acuerdo con estudios del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), a mayor nivel educativo, hay un mayor uso del internet. Mientras que la población de entre 18 y 34 años de edad es la que tiene mayor probabilidad de usar las TCS. Al analizar internet y el uso que tiene a nivel educativo, la probabilidad promedio de que una persona use internet es de 65.8%, mientras que para la población sin nivel educativo esta probabilidad baja hasta casi 23%. La probabilidad de uso en una zona urbana es 32% más alta que la de vivir en una zona rural.

Lo que se confirma es que un menor nivel educativo y vivir en una zona rural disminuye la probabilidad de usar internet, lo cual también confirma la imperiosa necesidad de llevar esta tecnología y todas sus redes de información a zonas olvidadas por el desarrollo. 

Nuevas oportunidades

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han revolucionado muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. No obstante, gran parte de su potencial deberá de comenzar a impactar en ámbitos como el educativo, en donde el rezago es más que evidente.

Con el surgimiento de la inteligencia artificial y la continua expansión de conectividad y la interconectividad en redes, uno de los grandes desafíos para los próximos años será el uso de esa tecnología para cerrar la brecha educativa, aumentar el acceso a la misma y mejorar su calidad.    

Cerrar brecha educativa

Además de dispositivos y conectividad, también deberá brindarse a los profesores las habilidades, las herramientas y la capacitación que se requiere para comprender la importancia de esta tecnología en los procesos de enseñanza aprendizaje y especialmente como usar está tecnología en el aula de manera eficaz y efectiva, que realmente agregue valor para el estudiantado. 

El acceso a la red puede marcar la diferencia entre la exclusión y la igualdad de oportunidades. Para lograr que más personas, específicamente las que se encuentran en comunidades marginadas, obtengan beneficios de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, tanto en el aula como fuera de ella, es necesario que se promueva el acceso a internet a entidades locales y la implementación de conexiones públicas a la Red, tal como lo sugiere Unicef.

Mejorar la calidad

Las tecnologías de información y comunicación podrían ser la gran diferencia para garantizar el acceso a la educación y a elevar el nivel educativo. La incorporación de TIC en el sistema educativo pone a al alcance de estudiantes y docentes herramientas de uso pedagógico para el acceso y generación de conocimientos, para el mejoramiento de los procesos educativos, de la competitividad y productividad. 

Para la ONU, saber leer y escribir es una cuestión de dignidad y de disfrute de derechos humanos. Por eso, saber leer, escribir, acceder y utilizar la tecnología es imprescindible para incrementar las oportunidades económicas, la movilidad social y alcanzar una vida mejor.  

Fotos: Internet, SDPnoticias, Canal10TV

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *