TEC&COM / 2020 El mensaje es alfabetización digital

Por José Alfredo Pulido Ponce, especialista en Comunicación Estratégica

Correo: j.a.pp@hotmail.com Twitter: @japponce

Para llegar a ser un buen ciudadano digital, no es suficiente con acceder a exploradores de Internet, navegar, realizar búsquedas o utilizar las redes sociales. Son necesarias otras habilidades que nos permitan, cuando menos tener capacidad para buscar, discernir, analizar, aprender, organizar, trabajar en equipo y solucionar problemas.

En un mundo cada vez más informacional, necesitado de conocer y aprender sobre los procesos de producción de mensajes, es fundamental impulsar la Alfabetización Digital para ser competitivos ante la enorme cantidad de nuevos medios, emisores y mensajes a los que estamos expuestos.

No puede permitirse que la producción del mensaje, por su debilidad, no tenga la calidad, penetración o dispersión suficiente y con cierto nivel de impacto. Que se omita o pase desapercibido.  

Uno de los efectos de la globalización es el aumento notorio de la frecuencia de las interacciones individuales y colectivas, próximas y distantes de los usuarios de la Red.

Las tecnologías de la información y comunicación nos han convertido en receptores de un indeterminado número de mensajes que nos llegan de diversas y variadas fuentes, de escasa calidad, y la mayoría de las veces sin identificar. Analizar la calidad y confianza del emisor, el valor del mensaje y su producción es algo que debe enseñarse y aprenderse mediante la Alfabetización Digital.

Datos

Un estudio de la Universidad Carlos III de Madrid en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) reporta que, “con buen clima, los mensajes de las redes sociales son más alegres”. Los resultados develan también qué “si las condiciones climáticas empeoraran en el futuro, con fenómenos como el cambio climático, nuestro estado de ánimo empeoraría”.

La investigación registró el sentimiento expresado en 3,500 millones de publicaciones en redes sociales por decenas de millones de personas geolocalizadas en 75 áreas metropolitanas de Estados Unidos entre 209 y 2016. 

Es fuerte la conexión entre medio, mensaje y sentimiento o estado de ánimo, tal como lo demuestra el estudio, con lo cual permite especular que también podría ser diferente el impacto si las características del mensaje cambian.

En México, investigaciones recientes de la Asociación de Internet, establecen que los usuarios de la Red la utilizan primordialmente (más del 90% de su tiempo) para el entretenimiento a través de las redes sociales, generar emociones y la banalidad. Prevalecen usos distractivos y disruptivos, más que constructivos y de solidaridad social.     

Alfabetización Digital

Apoyar el aprendizaje de niños y jóvenes, ampliar sus competencias para la vida y apoyar su inserción en la sociedad del conocimiento, es una obligación que debe asumir el Estado.

Poco se sabe de la Estrategia Digital que habrá de seguir este gobierno. Lo que sí es un hecho grave es que, por omisión, dejemos que toda una generación, urbana y rural, no obtenga el conocimiento fundamental y las competencias básicas para ser más competitivos y participativos en un mundo global y cada vez más tecnológico.

La nueva generación de mexicanos está en enorme desventaja frente a sociedades que invierten recursos, capacitan a sus profesores y disponen de programas y equipos para alfabetizar digitalmente a niños adolescentes y adultos.

La sociedad de la información y la comunicación que prevalece está generando profundos cambios en todos los ámbitos de la vida. La producción de información y conocimiento es profundamente inestable, se encuentra en permanente movilidad y por su volatilidad se diluye en el ciberespacio, en prejuicio de quien intenta aprehenderla. 

Todos estos cambios exigen una nueva alfabetización que permita a los ciudadanos, niños, jóvenes, todos, aumentar sus competencias y habilidades digitales, que les permitan asimilar las herramientas para competir en mejores condiciones en el espacio digital.

Sin embargo, una Alfabetización centrada sólo en el acceso a la tecnología y equipos, resultará absolutamente insuficiente. Es necesario un modelo de alfabetización que construya una ciudadanía digital, capaz de reflexionar y desarrollar una conciencia crítica, que combata las desigualdades que el modelo prevaleciente genera en asuntos de género, la exclusión social, la diversidad o la pobreza.

Imagen de portada: Quadratín

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *