TeC&CoM / 2020 Tecnología-Educación-Progreso

Por José Alfredo Pulido Ponce, especialista en Comunicación Estratégica

Correo: j.a.pp@hotmail.com Twitter: @japponce

La tecnología, la educación, los cambios sociales o el progreso son los conceptos fundamentales, las palabras clave que mejor caracterizan los acontecimientos políticos, económicos y sociales de 2019.

De acuerdo con un balance de la Real Academia Española, se trata de las palabras que definen y explican muchos de los acontecimientos y tendencias del año, ya sea por su búsqueda y consulta frecuente al Diccionario de la lengua española, impacto a los servicios de la RAE y las voces que presentan un uso abundante.

Palabras clave

Tecnología / Inteligencia Artificial: El proceso de avance tecnológico es imparable y es necesaria la adaptación de toda la sociedad para no perder el tren del progreso. Las máquinas ocupan un lugar cada vez más importante en la vida de las personas.

Educación: El Informe PISA revela carencias en educación. La formación sigue siendo clave para ser libres y tener acceso a oportunidades.  

Progreso / Cambio social / Triunfo: De la sociedad en su empeño por seguir generando progreso, ya sea desde la investigación, la cultura, el trabajo o el deporte, o como manifestación social por hacer un mundo más justo: activismo social, demostraciones de solidaridad, compromiso social, etc.

Estos conceptos también podrían leerse como un buen deseo, aspiracional, que define a las sociedades actuales, a las sociedades en evolución que no desean permanecer estáticas: Más tecnología, mejor educación y mayor progreso, una trilogía que marca al mundo moderno y con fuerte impacto en sus sociedades.

Tecnología-progreso

Reconocemos que el cambio tecnológico es la esencia del progreso económico y social que nos ha tocado experimentar desde la revolución industrial. “La tecnología ha sido la fuerza motriz que ha impulsado los prolongados crecimientos de rentas del mundo rico”.

“La renta per cápita media mundial ha aumentado con mayor rapidez, multiplicándose aproximadamente por 9, entre 1820 y 2000. En los países ricos actuales, el crecimiento económico ha sido todavía más asombroso. La renta per cápita de Estados Unidos se ha multiplicado casi por 25 durante ese periodo, y la de Europa occidental, por 15”. (https://bit.ly/37E5xmD)

No obstante, y más allá de la fascinación que provoca, son muchas las adversidades que trae consigo el progreso como la ansiedad, la violencia y el desorden que acarrea inquietud, intranquilidad, desaliento. De ahí que el progreso de los últimos siglos se ha acompañado del surgimiento de instituciones y políticas pública que han podido relativamente gobernar ese desorden. El gran desafío es adaptar dichas instituciones y política a los cambios que están produciendo.

Educación

Uno de los grandes retos para que el cambio tecnológico pueda traer prosperidad, solidaridad, compromiso social, para la inmensa mayoría de la población es el sistema educativo.

Un sistema que más allá de los conocimientos técnicos que transfiere, debe enseñar a aprender, preparar a los estudiantes en el aprendizaje independiente, autónomo, que sepan seleccionar información y emitir su propio punto de vista. Que desarrollen la capacidad de organizar información, interpretarla y darle sentido.

Es verdad, en las primeras décadas del siglo XXI, el crecimiento vertiginoso de la información disponible y del conocimiento teórico y técnico desarrollado en diversas ramas, ha cambiado sustancialmente las concepciones teóricas que se tenía en torno a la función de la escuela y de los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Hoy en día es más relevante el desarrollo de habilidades como el pensamiento crítico, la capacidad de comunicación y el trabajo en equipo. Valores como el esfuerzo, la creatividad, el rigor, la colaboración, la honestidad y la diversidad toman una nueva dimensión.

Sin duda, es positivo que coexistan diversos modelos de enseñanza que se muevan en esa dirección. No obstante, es necesario fortalecer la tendencia, aprender de ellos las mejores prácticas y extenderlos al conjunto del sistema.

Sólo así, seremos capaces de transitar con una nueva visión, mejores herramientas y con mayores capacidades y habilidades en este siglo que apenas inicia y que sin duda traerá más progreso e, idealmente, nos hará mejores personas, más compasivas y felices.

Foto de portada: Quadratín.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *