Tec&Com 2020 Cifras negras de Internet

Por José Alfredo Pulido Ponce, especialista en Comunicación Estratégica.

Correo: j.a.pp@hotmail.com Twitter: @japponce

En México hay 80.6 millones de usuarios de internet, que representan el 70.1% de la población de 6 años o más. De 2015 a la fecha se registró   un crecimiento de 12.7 puntos porcentuales.

Aunque crece la población usuaria, estamos lejos de nuestros socios comerciales Estados Unidos (87%) y Canadá (91%), lo cual nos resta productividad y oportunidades de desarrollo y crecimiento económico, dado que la economía de hoy se concentra cada vez más en internet.

El aumento progresivo en la sociedad de quienes utilizan esta herramienta de manera sistemática, no está provocando un uso muy productivo de internet y de las Tecnologías de la Información y Comunicación.

De acuerdo con Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019, las principales actividades de los usuarios correspondieron a entretenimiento, el acceso a redes sociales y para comunicarse mediante apps de mensajería instantánea.  

Estamos como sociedad desperdiciando el potencial de una poderosa herramienta en la distracción y en la banalidad. No se está utilizando para el conocimiento, para mejorar la vida ciudadana, la convivencia pública y un mayor consenso social. “Seguimos siendo pobres en los recursos expresivos y en el uso de la información… Vivimos tiempos de una gran opulencia mediática en un océano de sargazo informativo”. (Serrano, 2019).

Jóvenes y urbanos

Al analizar el comportamiento de los distintos grupos de edad de la población total, el grupo de 12 a 24 años concentra la mayor proporción de usuarios de internet, con una participación promedio del 90%. No obstante, “los estudiantes utilizan las redes sociales como medio de comunicación y no con fines académicas”. (González, Valdivieso, León, 2020. http://dx.doi.org/10.5944/ried.23.1.24213 ).

Tampoco en el campo se están recibiendo los beneficios de la conectividad, pues apenas 47.7% de la población rural son usuarios de la red, a pesar de que casi el 60% tiene acceso a un teléfono celular.

En ambos casos, jóvenes y campo, México incumple por omisión, irresponsablemente, con los objetivos de creación de capacidades, como el desarrollo de planes de estudio, directrices y articulación de políticas para el desarrollo de competencias para la Alfabetización Mediática e Informativa de su sociedad.

Carecemos de una Estrategia Digital Nacional integral, que cohesione y de rumbo a los esfuerzos aislados que se realizan al respecto.

El estudio

La encuesta repite esquemas precedentes en su organización y resultados. Aporta una recopilación de datos, pero sin conexión con el diseño de políticas públicas en regiones y/o poblaciones que viven sin acceso a esta tecnología, omitiendo la oferta de servicios públicos digitales como educación, salud o inclusión financiera.

Pero esto es harina de otro costal, dado que no existe, por el momento, una Estrategia Digital Nacional y políticas públicas que incentiven no sólo el acceso, sino también el desarrollo de una estrategia digital integral que incluya infraestructura, servicios de telecomunicaciones, contenidos y aplicaciones, y más usuarios, fundamentalmente en zonas rurales marginadas.

México requiere de directrices para la adopción de tecnología, tomando en consideración que existe demanda ciudadana para mejorar los servicios educativos y de salud, acortar las brechas de desarrollo entre regiones, mejorar la administración pública federal, estatal y municipal (e-gobierno), además de otros objetivos de política pública que las tecnologías de la información y comunicación pueden impulsar.

Es decir, necesitamos una verdadera Estrategia Digital Nacional, que acerque la tecnología a todas las regiones del país, para cerrar brechas y ampliar oportunidades. Una estrategia que mediante el “uso de las TIC promueva la igualdad, el diálogo intercultural, la paz, la libertad de expresión y el acceso a la información” (UNESCO, 2018). Ese sería el camino, ahora sigamos esperando que AMLO y su tribu tomen decisiones.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *