Otros enfoques: Los cisnes negros // Cadenas de suministros después del Covid-19

Por ‎Jacek Olszewski, Director de Miebach Consulting en Polonia.

atam@miebach.com

La economía mundial tiene ciclos naturales de crecimiento y regresión. Algunos de ellos son de naturaleza regional, otros globales. Lamentablemente, además de este sinusoidal auge y estancamiento económico, nos encontramos con fenómenos impredecibles y violentos en la vida económica, con efectos significativos en la realidad que nos rodea. Tales fenómenos fueron llamados por el economista americano N. N. Taleb “cisnes negros”.

Los conocemos de la historia reciente: el estallido de las guerras mundiales, el golpe del 11 de septiembre, el colapso de Lehman Brothers. También los conocemos por las noticias de hoy: es una pandemia mundial de coronavirus. Un enorme tronco ha caído bajo las ruedas de la locomotora económica acelerada y se produce un frenado abrupto.

Mientras luchamos contra los efectos de este frenado, ya estamos pensando en lo que nos espera en el futuro. ¿Cómo serán las cadenas de suministro cuando la economía comience a ganar impulso nuevamente?

Al igual que el cuerpo humano se vuelve más resistente a las enfermedades después de su paso, también los actores individuales toman medidas preventivas, que vemos en una macro escala como tendencias para hacer la economía más resistente a los «cisnes negros».

El estancamiento precederá al crecimiento

Entonces, ¿cómo se verían las cadenas de suministro en un año y cómo en cinco años? Comencemos con el futuro cercano. Los economistas hablan sobre  dos posibles escenarios:

  • escenario “V” (rápida desaceleración y rápido crecimiento después de la crisis)
  • escenario en “U” (crecimiento precedido por el estancamiento)

Utilizando el ejemplo de una locomotora pesada con muchos vagones, es poco probable que arranque inmediatamente a toda velocidad, incluso si lanzamos mucho combustible a la caldera en forma de ayuda y medidas de activación económica.

La ola pandémica se está extendiendo por el mundo, alcanzando su punto máximo en Europa y los Estados Unidos, con China ya en la fase de descenso. Las empresas ya están tomando medidas preventivas. En la industria electrónica, Apple anunció que está empezando a trasladar parte de su producción a la India, Taiwán y Vietnam.

La industria automotriz también se ve particularmente afectada por la epidemia. China es ahora uno de los mayores mercados mundiales de automóviles nuevos y un lugar importante para los fabricantes y proveedores (China es uno de los mayores exportadores de componentes de automóviles). Algunos fabricantes han pospuesto el inicio de la producción en sus fábricas en China debido a la epidemia.

Limitaciones en trasporte

No solo la producción se reduce significativamente, sino que también el transporte está severamente limitado debido a los controles y cierres fronterizos, así como al bloqueo o cuarentena que afectan a las fábricas, aeropuertos y puertos marítimos. La capacidad de transporte aéreo es muy limitada o está disponible solo a un precio superior. La consecuencia de esto ya es una falta parcial de suministro de materias primas y productos semiacabados, lo que provoca paradas de producción en todo el mundo y afecta a las cadenas globales.

Disminución en la demanda

La demanda en Europa y EE.UU. ha disminuido drásticamente, pero hay algunas señales de recuperación en China. Andreas Renschler, director de VW Commercial Vehicles dijo en una entrevista con Wirtschaftswoche:

“Ya hay pedidos de camiones Scania en China que no podemos manejar en este momento porque tuvimos que detener temporalmente la producción”.

¿Conclusión?  En un futuro próximo, todavía tenemos que enfrentarnos a obstáculos en la producción y el transporte que deben tenerse en cuenta en los plazos de entrega, tanto para los contratos nuevos como para los ya firmados.

Las decisiones de hoy te darán una ventaja sobre tus competidores mañana

Independientemente de los problemas actuales, uno ya debería pensar en el futuro. El ciclo de inversión de la nueva instalación logística, desde su concepción hasta su puesta en marcha, es de unos 2 años y, debido a los problemas actuales mencionados anteriormente, puede ser aún más largo.

Esto significa que la instalación diseñada hoy comenzará a funcionar después del peor momento para nosotros. Así que quien tome decisiones de inversión audaces hoy (revisando por supuesto las previsiones de crecimiento para los próximos años) estará un paso por delante de la competencia mañana.

John Allen, presidente de la Institución Brookings, un General retirado del Cuerpo de Marines de EE.UU. y ex comandante de las fuerzas americanas en Afganistán, en su análisis para la Política Exterior dijo brevemente: “La historia después de COVID-19 será escrita por los ganadores”.

Entonces, ¿cómo convertirse en este ganador? Aquí es importante mirar más allá y pensar en las lecciones que las empresas aprenderán de la experiencia de la pandemia y en cómo podrían ser las cadenas de suministro dentro de cinco años. COVID-19 puede socavar los supuestos básicos de la producción mundial. Las cadenas de suministro globales, altamente ramificadas, en las que se transportan millones de componentes alrededor del planeta, pueden no sobrevivir en su forma actual.

El papel de la producción local y las existencias estratégicas almacenadas localmente puede aumentar. El futurólogo alemán Matthias Horx afirma:

“El sistema global se está desplazando hacia la Glocalización”.

Las empresas ahora reconstruirán y reducirán las cadenas de suministro multinacionales y de etapas múltiples que hoy dominan la producción.

Cadenas de suministro pospandémicas

Ya antes de la pandemia, las cadenas de suministro mundiales estaban bajo la presión del cambio debido al aumento de los costos laborales en China, la guerra comercial del presidente Trump, así como los avances en robótica, automatización e impresión 3D. COVID-19 puede acelerar este proceso de cambio al romper prematuramente los eslabones de la cadena de suministro.

En la realidad posterior a la pandemia podemos ser testigos del nacimiento de nuevos modelos de cooperación (por ejemplo, el intercambio de recursos humanos, ya aplicado por Aldi y McDonald’s en Alemania), nuevos requisitos legales (por ejemplo, las reservas nacionales requeridas y los planes de contingencia para las industrias estratégicas). Por consiguiente, la rentabilidad de las cadenas de suministro puede disminuir, pero la estabilidad de la oferta debe aumentar.

¿Qué podemos recomendar? No te congeles, pero continúa con cuidado tus planes de inversión. Aplicar una gestión de riesgos en tres etapas:

  • Identificar los riesgos.
  • Aplicar medidas a corto plazo.
  • Elaborar un plan de minimización de riesgos a largo plazo.

Si está interesado, por favor lea “Gestión de riesgos de la cadena de suministro. ¿Cómo pueden las compañías evitar un drama de la cadena de suministro de un coronavirus?”.

Sobre Miebach Consulting

Establecida en Alemania en 1973, Miebach Consulting es una compañía que presta servicios para toda la cadena de suministro, de extremo a extremo, y que ha desarrollado con éxito casi 10 mil proyectos y soluciones de cadena de suministro. La red global de la compañía y la experiencia multisectorial proporcionan una fuerza y profundidad de conocimiento sin igual para formular soluciones innovadoras a los retos de la cadena de suministro del cliente. Miebach emplea una red mundial de expertos con conocimiento local, tanto sectorial como funcional, para apoyar proyectos. Las 24 oficinas de la compañía incluyen Gliwice, Barcelona, Madrid, Milán, Indianápolis, Shanghái, Sao Paulo, Buenos Aires, Santiago, Bogotá, Lima, Guatemala y México, así como una oficina central en Frankfurt.

Articulista invitado. Fotos: Tomadas de Internet.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *