Crisis magisterial en su laberinto

Tan bien que íbamos, dice el pensador universal Aquiles Baeza.

El restablecimiento de las mesas de diálogo entre los representantes magisteriales de la CNTE y la Secretaría de Gobernación se interpretó como una clara señal de que había disposición para analizar la aplicación de la reforma educativa, a fondo y en serio.

Pero una pésima estrategia llevó a este movimiento a su peor momento, el del rechazo social.

La presencia magisterial en la Ciudad de México está por cumplir 50 días y continúa confinada en un campamento que se instaló ya no en la explanada del Monumento a la Revolución, tampoco en el Zócalo sino en la Plaza de la Ciudadela.

Lo que sí sorprendió fue que la dirigencia de la CNTE promovió y aceptó una mesa de diálogo y, al mismo tiempo, decidió bloquear las carreteras en Oaxaca y Chiapas, lo que estranguló la vida de las comunidades y provocó el desabasto de alimentos y combustibles.

Y obvio, contra lo que esperaban los integrantes de la CNTE, el reproche social comenzó a subir de tono y éstos a perder simpatías en su movimiento.

Las movilizaciones de la disidencia magisterial contra la reforma educativa escaló un nivel que se les salió de control. Comenzaron a afectar no sólo al desempeño de los maestros y sus alumnos en las aulas, sino que entraron en una fase de crisis humanitaria. Y aquí no hay aplausos.

Detenido y liberado

Incluso el respaldo que habían obtenido en el Congreso después de las aprehensiones de dirigentes como Rubén Núñez, con gestos como los de Miguel Barbosa, que alentó la liberación condicionada, pronto se diluyó cuando anunciaron que no levantarían los bloqueos hasta no echar abajo la reforma educativa.

En los hechos, oaxaqueños y chiapanecos comenzaron a pagar, sin deberla, los platos rotos.

Y lo peor es que a la prudencia se le califica de otra manera.

cnte 1

En las últimas horas, el gobierno federal con la petición de José Antonio Meade, coordinó la operación de puentes aéreos para llevar los alimentos básicos (leche, maiz y frijol) a las zonas afectadas por los bloqueos. También comenzó a diseñarse con Pemex, mecanismos para surtir de gasolinas a las ciudades y comunidades donde se agotó el combustible.

El mercado negro apareció en algunas comunidades, con el costo adicional para los que no tienen nada que ver en este conflicto.

Los bloqueos han abierto las puertas a que se cometan todo tipo de delitos, sobre todo el saqueo a tiendas y el robo de mercancías a camiones. Campea la impunidad.

El fin de semana también se supo que impidieron que se realizara una reunión de consulta pública en Oaxaca, encabezada por el gobernador Gabino Cué. Nos tienen secuestrados mil 500 personas, pero seguimos en el esquema del diálogo, dijo.

cnte 2

El desgaste de la CNTE

Es en este contexto, que el desgaste del movimiento magisterial ha sido más rápido de lo que esperaban.

Del lado gubernamental las posiciones son claras: La reforma educativa no es negociable; el gobierno federal no caerá en provocaciones; el diálogo se restablecerá siempre y cuando se levanten los bloqueos y, el gobierno está al límite de su tolerancia.

Hay segmentos que quieren que el gobierno se radicalice. El problema es que amplios sectores de la sociedad están resintiendo los efectos de esta crisis a nivel de pérdidas en el comercio, el turismo, el empleo productivo y son los que ahora exigen ponerle punto final.

cnte 4

 

Reconozcamos que hay un compromiso del gobierno federal de que no van a caer en provocaciones. Ni de uno ni de otros. Eso esperamos.

En Chiapas los mentores anunciaron que liberarían 10 de los 18 bloqueos para permitir el abasto de alimentos y combustible, como una muestra de sus disposición al diálogo. En Oaxaca no había respuesta.

Los costos de los bloqueos y el desabasto cada vez son más elevados. Los datos de las pérdidas son reales. Y eso no se puede tapar con un dedo.

cnte 3

Difícil pero no imposible

La situación se ve difícil pero no imposible.

Poco antes de una reunión que sostuvo con representantes de la comunidad de Nochixtlán, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, dejó clara su posición:

“Estamos en el límite, y el límite lo marca la afectación a los derechos de la mayoría de los oaxaqueños y chiapanecos. No hemos agotado el diálogo, nunca lo vamos a agotar. Pero sí tiene que haber circunstancias favorables, a favor de los ciudadanos”.

Hay que decirlo. Hasta ahora no se ha suspendido el diálogo entre las autoridades de Gobernación y la CNTE.

La mayoría de los mexicanos reconocemos las libertades de manifestación y disenso, pero nada justifica que se haga por encima de los derechos de terceros.

Bienvenida la tolerancia y el derecho a alzar la voz en contra de lo injusto.

Pero los bloqueos y el desabasto que ha golpeado a muchas comunidades, son actitudes que no se valen.

El gobierno federal tiene que responder por lo que les toca, pero también a la disidencia magisterial les corresponde ser flexibles, escuchar y asentir cuando la otra parte tenga la razón.

De otra manera, nadie podrá salir de este laberinto.

Fotos: Cortesía de Quadratín.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.