TIC&COM / Mas educación digital, menos exclusión.

Por José Alfredo Pulido Ponce @japponce

La tecnología digital puede mejorar la vida de las personas, pero es un hecho que también implica un gran riesgo al aumentar la desigualdad social y ser una barrera a quienes no cuentan con las calificaciones y competencias más apropiadas para navegar con seguridad en el espacio virtual. La exclusión de lo que están al margen de esta nueva herramienta de un nuevo mundo.

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (2013) corroboró que México ha perdido lugares en clasificaciones internacionales de la sociedad de la información y diagnosticaba el origen de ello en la ausencia de políticas públicas eficaces en materia de TIC. Políticas públicas diseñadas y dirigidas al beneficio de la gente con menores oportunidades.

Hoy, con una incipiente política, no estrategia, digital se intenta corregir ese déficit, centrado fundamentalmente en el usuario marginado de esta nueva herramienta de información, comunicación y educación.

México adoptó como compromiso de Estado la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Uno de los objetivos de Desarrollo Sostenible es garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Para lograr ese objetivo, se requiere un modelo de escuela participativa que le permita alcanzar una sociedad auténticamente democrática y que posibilite espacios en lo que sean reales la igualdad de oportunidades, la justicia, la paz y la auténtica libertad, en un contexto de ciudadanía crítica y reflexiva.

TICAD

Para avanzar en esa dirección y reducir el atraso en la materia, la educación que imparte el Estado incorporará progresivamente, los avances tecnológicos y aprovechará de mejor manera las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital (TICAD).

De acuerdo con la nueva Ley General de Educación, la SEP deberá de establecer e impulsar una Agenda Digital Educativa (ADE) para dar a conocer y fomentar diversas opciones educativas, como la educación abierta y a distancia, mediante el aprovechamiento de las plataformas digitales, la televisión educativa y las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital.

Según el nuevo modelo, la educación que impartirá el Estado incorporará el avance de las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital, con el propósito de fortalecer los modelos pedagógicos de enseñanza aprendizaje, la innovación educativa, el desarrollo de habilidades y saberes digitales de los estudiantes. Con el establecimiento de programas de educación a distancia y semipresenciales se pretende cerrar la brecha digital y las desigualdades que prevalecen en la población.

La brecha digital se expresa fundamentalmente por la ubicación geográfica. Del total conectado a internet, 73.1% está en zonas urbanas y el resto (26.9%) en zonas rurales y 73.5% de los mexicanos tienen un teléfono inteligente y, con ello, acceso a internet. Otro aspecto sería por los usos que se le da: la población usa internet para entretenimiento (90.5%).

Agenda Digital Educativa y cobertura

La ADE dirigirá los modelos, planes, programas, iniciativas, acciones y proyectos pedagógicos y educativos que permitan el aprovechamiento de las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital, que impulsen las competencias formativas y habilidades digitales; que fomenten su uso responsable en los procesos de la vida cotidiana; su adaptación a los cambios tecnológicos, el trabajo remoto y en entornos digitales; la creatividad e innovación, el diseño y creación de contenidos.

La meta es ambiciosa, y se complementa con otros programas que establecen un rumbo, como el Plan de Cobertura Social que identifica zonas de atención prioritaria para otorgar servicios de telecomunicaciones con criterios de alta o muy alta marginación, presencia de población indígena o distantes de una localidad con conectividad.

Ruta 

Si la 4T cumple con lo dispuesto en el artículo sexto de la Constitución de que el Estado garantice el derecho de acceso de todos los mexicanos a las TIC, los servicios de telecomunicaciones, la banda ancha e Internet, estará impartiendo educación y aprendizaje digital en esas y otras comunidades marginadas, sin necesidad de más instalaciones, personal y con la mayoría de la educación disponible en línea.

De qué tamaño es el reto: Para el actual ciclo escolar 2018-2019, de un total de 136 mil 475 escuelas de educación básica, 54.3% tienen computadoras, pero apenas 37.7% posee conexión a Internet. Asimismo, de 21 mil 010 escuelas de nivel medio superior, 68.8% tiene computadoras, pero sólo 50.3% posee conectividad, según las Principales Cifras del Sistema Educativo Nacional 2018-2019.

Es un hecho que las TIC están transformando la educación y es notable que, aún sin una estrategia definida, la 4T avance, a ritmo lento, en temas digitales, y aún mejor que se utilicen para la comunicación, el conocimiento y los aprendizajes digitales. Aunque siempre falta por hacer, la ADE marca una ruta hacia un acceso a la educación más democrático, sencillo y que puede ser para todos a través de las opciones digitales que hoy se abren con la nueva infraestructura, la conectividad y nuevos contenidos.

Imágenes tomadas de Internet.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.