La rivalidad Romo y Nahle

El sector energético mexicano sigue en ascuas.

Todavía no hay claridad de cuáles serán los proyectos de inversión del sector público con la IP, que ayudarán al país a salir del atolladero y a recobrar la senda del crecimiento, mucho menos cuanto invertirá la iniciativa privada y dónde. Aunque dicen que ya merito.

Mientras rearman lo que queda de la reforma energética de EPN, y le inyectan todos los recursos que pueden a Pemex y la CFE para revivirlos, el tiempo pasa y no se ve para cuando se cumplirán las promesas de campaña como aquella de que en tres o cuatro años seremos autosuficientes y dejaremos de importar gasolinas.

Lo que nos ofrece el sector energía como en otras áreas de la administración pública cuatrotera -léase la Segob y la cancillería-, es un sector tripulado por dos cabezas.

No es un misterio que entre Alfonso Romo y Rocío Nahle hay cierta rivalidad o falta de coordinación -dirían otros elegantemente- en el manejo del sector.

Aunque Alfonso Romo ya dio una probadita de lo que vendrá respecto a los proyectos de infraestructura, la verdad es que se traen una fiesta de fechas porque el anuncio del programa Nacional de Infraestructura se esperaba desde mayo del año pasado, el cual aterrizó en noviembre pero excluyendo la parte de energía.

Luego se comentó que habría noticias en enero y ahora será hasta finales de febrero y si siguen así mientras se ponen de acuerdo se les irá otro año. Los escépticos dicen que pasarán dos años de gobierno sin ver claro.

La danza de las fechas y las cifras aquí no queda. El sector privado tiene la expectativa es que el gobierno federal apruebe proyectos que les permitirá invertir entre 97 mil y 100 mil millones de dólares.

Aquí hacemos una breve pausa pues los 100 mil millones nada tienes que ver con los 38 mil millones de dólares que el año pasado se calculaba sería el monto de la inversión. Según el portal elCEO.com Romo había dicho en corto que la cifra en realidad era de 50 mil millones de dólares. Ya veremos en cuánto termina.

La verdad es que hay poca claridad de los proyectos que autorizarán y el monto total. Una cosa es lo que dice el Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República y otra lo que piensa Rocío Nahle, la secretaria de Energía, ocupada en las tareas de construir en tiempo récord la refinería de Dos Bocas y de ayudar a que Pemex salga del coma. ¿A ver cómo le queda?

Por lo pronto la asignación de contratos de exploración y producción derivados de las famosas rondas, pues no ha no hay.

Romo le ganó la nota de la inversión privada en energía a la señora Nahle y por él podemos imaginarnos que se trata de algo así como de 137 mega proyectos, con una inversión tres veces mayor a la anunciada hace unos meses.

La verdad es que parece que a la señora Nahle no le impactó en lo más mínimo la declaración de Romo, pues en las redes sociales no hubo comentarios ni por equivocación, nada.

Y mientras unos presumen ser los interlocutores con el sector privado, otros andan en labores de apagafuegos.

Todos recuerdan el muy reciente incidente en el que la secretaria Nahle desmintió al embajador de China en México Zhu Quingquiao quien aseguró que el Banco de China y ICBC daba financiamiento a Dos Bocas. ¿Pues no que lo estaba haciendo solito el gobierno de la 4T?

La cuestión es que no arrancan los proyectos de infraestructura y hoy la única apuesta es a Dos Bocas, como sí con eso bastará para resolver todos los problemas del país.

El reciente nombramiento de Romo al frente del Gabinete para el Crecimiento Económico no cambia muchos las cosas.

La pregunta es quién está al frente del sector energético. ¿Qué no?

2.- Civilidad republicana.

En ocasión del 103 aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, José Luis Romero Hicks presentará su libro La Cantera de Guanajuato.

El evento se realizará este miércoles 5 de febrero en los salones del Hemiciclo del Senado de la República y asistirán Luis Felipe Bravo Mena, representante del Gobierno de Guanajuato y las senadoras de Morena, Martha Lucía Micher Camarena y del PAN, Nohemí Reynoso Sánchez.

3.- Pues no sé ustedes, pero los legisladores siguen haciendo como que trabajan. Arrancaron el periodo ordinario de sesiones el 1 de febrero, pero faltaron 113 diputados y 50 senadores. Y nadie les dijo nada.

Y como si estuvieran muy ocupados, en cinco minutos despacharon el protocolo de inicio del periodo en el Congreso y se fueron volando a cumplir con los encargos de los tamales de la Candelaria. Y se tomaron el lunes.

4.- La UAM conjuró su huelga con un aumento del 3.4 por ciento directo al salario y 1.8 por ciento en prestaciones. Qué bueno que se pusieron de acuerdo y regresan todos a las aulas.

5.- En la UNAM, como diría José Alfredo Jiménez, se percibe un ambiente raro. Los paros en 7 escuelas y facultades en contra de la violencia de género,  acoso y  protocolos médicos está derivando en un movimiento de presión política que nada tiene que ver con la motivación inicial.

6.- Y luego se quejan.

A buena parte de los flamantes CEOs de las empresas modernas no les preocupa la capacitación de sus trabajadores por varias razones. De acuerdo con información de la revista de asesoría fiscal IDC y el portal Factor Capital Humano no hay capacitación por falta de recursos destinados a ese propósito; pero tampoco tienen claridad en cuáles deben ser las habilidades de su personal y lo peor es que tampoco le dan importancia a los elementos que desmotivan a sus trabajadores.

Los directivos de empresas en el mundo se quejan de la falta de competencias de sus colaboradores, pero sólo 18 por ciento de ellos tiene un programa para capacitarlos,  de acuerdo a la 23ª Encuesta Global de Directores Ejecutivos (Global CEO Survey), de la consultoría PwC presentada esta semana en el marco de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos.

En México, la cifra no es alentadora, sin embargo, el gobierno federal ha desarrollado iniciativas en las que involucra la participación del sector privado. Por ejemplo, el programa Jóvenes Construyendo el Futuro está vinculado a empresas privadas de primer nivel como GINgroup que preside Raúl Beyruti Sánchez.

Foto Cuartoscuro, vía SDPnoticias.

0-0-0-0-0-0

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.