Tec&Com2020 // Información y salud: la vacuna

Por JoséAlfredoPulidoPonce, especialista en Comunicación Estratégica @japponce

México transita profundas crisis, que se alimentan mutuamente, en salud, economía, seguridad, que afectan la estabilidad y el bienestar de millones de personas, principalmente las más débiles. La pandemia de Covid-19 es una crisis sanitaria de grandes dimensiones, sin precedente y con efectos a largo plazo.

Además de resolver la pandemia, en materia de salud debemos enfrentar desafíos como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y otras enfermedades no transmisibles, entre las que destacan las cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer y las que afectan la salud mental. Padecemos, por decir lo menos, un sistema de salud débil, poco eficaz e ineficiente que nos enferma y con grandes retos.

Estos padecimientos, desde la óptica del sector salud, son resultado, en parte, del cambio demográfico de la población, así como de la adopción de estilos de vida no saludables como los asociados al sedentarismo, deficiente alimentación, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Para reducir los factores de riesgo de contraer estas enfermedades, es necesaria una respuesta integral y articulada, pero sobre todo promover estilos de vida saludables que implican un cambio conductual de la población. Para estos padecimientos no hay vacuna, sólo paliativos que ayudan a los enfermos a sufrir menos y morir lentamente.

Vacunación

Otra de las acciones efectivas de promoción de la salud y prevención de enfermedades es la vacunación. Las campañas de vacunación universal, que datan de 1991, han sido históricamente una herramienta para evitar la propagación de virus y enfermedades que deterioran la salud humana como la tuberculosis, hepatitis B, difteria, tétanos, poliomielitis, sarampión, rubeola y recientemente la influenza, entre otras.

Hoy se habla con insistencia y grandes esperanzas de la vacuna para recudir y evitar los efectos del Covis-19. Hay 190 proyectos en desarrollo para atender la crisis. En la vacuna, sin duda, está la apuesta gubernamental que nos llevará a la solución del problema de salud, a la estabilidad económica y mayor bienestar.

Sin embargo, hay que tener presente que el modelo de vacunación de México se basa en campañas de información y comunicación con la sociedad que al momento han sido poco efectivas y no han cumplido con el objetivo universal y poco al verdadero cuidado de la salud pública.

Estudios recientes concluyen que el Sistema de Vigilancia de Coberturas de Vacunación no ha generado información confiable sobre las coberturas, estos es que “los indicadores utilizados para evaluar la cobertura de vacunación son poco fiables, ya que no permiten estimar el porcentaje de la población que ha sido vacunada en tiempo y forma y con esquema completo”. (Salud Pública de México / vol. 62, no. 2, marzo-abril de 2020)

Vacuna universal y sin lucro

Es de esperarse que la vacuna llegue a los mexicanos lo más pronto posible y se garantice el acceso y tratamientos de manera universal, equitativa y sin fines de lucro.

Es importante no especular sobre la seguridad de las vacunas, en particular la de Covid_10. Debe de confiarse en que los estudios que se están realizando cumplan los estándares éticos internacionales e incluyan la valoración de comités de seguridad y monitoreo de datos.

En este contexto, será determinante que las autoridades proporcionen información precisa acerca de la ciencia que se utilizando para salvar vidas; la solidaridad para promover cooperación a nivel local y global; y las soluciones para abogar por un mayor apoyo a las poblaciones afectadas y con menos recursos.

Infodemia: el reto por venir

Hoy en día, México y el mundo, registran un aumento cuantitativo de la información que confirma avances en el desarrollo de la vacuna que en el futuro impedirá el aumento de los contagios de Covid-19. Debemos estar atentos a confirmar las fuentes y la veracidad de la información, y así aumentar nuestra confianza.

En materia de información y salud, lo mejor es la responsabilidad. El margen entre la vida y la muerte depende de la calidad y transparencia de la narrativa.

Se ha concluido en la ONU, que el covid ha sido un duro recordatorio de que el acceso a una información precisa y fiable puede ser la diferencia entre el miedo y la resilencia, la división y la unidad, e incluso la vida y la muerte,

Así, la cuatrote debe comprometerse en su labor de hacer frente a la desinfodemia de la vacuna, mediante la rápida difusión de información confiable y basada en la ciencia para evitar que aumente la tensión entre la sociedad, proteger a las personas, su economía y a las comunidades del país. Así de fácil.

Ilustración de portada: Quadratín

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.