La #AlianzaFederalista pide al Gobierno Federal retomar el diálogo en materia de seguridad pública

Sólo la coordinación y cooperación entre órdenes de gobierno
detendrá la violencia; Alianza Federalista con voluntad y propuestas
hacia el Consejo Nacional de Seguridad pasa lista de presente
.

*Por resultar de interés general se reproduce íntegro el comunicado de la Alianza Federalista.

En concordancia con nuestro pronunciamiento del pasado jueves 16 de
diciembre en Ciudad Victoria, Tamaulipas, y debido a los recientes y
lamentables acontecimientos ocurridos en el estado de Jalisco, en la
Alianza Federalista consideramos que no basta con expresar nuestra
preocupación por la situación de violencia que padece el país, sino que se
requiere poner en marcha políticas, estrategias y acciones sustanciales,
pues ni el temor, ni la inercia, ni la displicencia rescatarán la tranquilidad
en las calles, hogares y almas mexicanas.
Reiteramos nuestro llamado al Gobierno Federal para reunirse de manera
urgente a trabajar con los gobernadores y realizar un análisis general y
particulares en materia de seguridad pública, así como para replantear
propuestas y ejes de acción. Solicitamos respetuosamente que la
convergencia se dé antes de que terminé el presente año, pues México no
se puede permitir tibieza en un drama de esta escala.
A su vez, requerimos coordinarnos de manera integral con quien ocupe el
cargo como nuevo titular de la Secretaría de Seguridad y Protección
Ciudadana, pues desde la renuncia de Alfonso Durazo, hace casi dos
meses, no hay quien encabece la estrategia de seguridad nacional.
Necesitamos que se retome el diálogo con las autoridades federales para
así poder visualizar la dimensión del problema. Por poner un ejemplo,
acciones como abandonar la coordinación en materia de seguridad en el
Estado de Chihuahua perjudican directamente a la población y desechan
tiempo y trabajo valioso.
Queremos que nuestra voz sea tomada en cuenta en el próximo Consejo
Nacional de Seguridad, pues es necesario que se retome la comunicación
y el diálogo lejos de todo tinte partidista o politización. Reiteramos
nuestro llamado al Gobierno Federal para que la neutralidad política se
mantenga en temas de seguridad; por nuestra parte, garantizamos
nuestro compromiso para que así sea, en congruencia con esta excitativa.
El ataque directo y premeditado en contra del exgobernador Aristóteles
Sandoval pone en evidencia, no sólo un panorama funesto y generalizado,
sino sobre todo que nadie está a salvo, así sean personas públicas o
ciudadanos de a pie. En la Alianza Federalista lamentamos tan terrible
crimen, pero le aseguramos a los familiares de quien alguna vez fue titular
del Gobierno de Jalisco que el actual gobernador, Enrique Alfaro, ha
puesto en marcha la maquinaria de justicia estatal para dar con los
responsables. De este esfuerzo la federación no debe desentenderse.
La violencia es el signo más evidente del deterioro del tejido social. La
población vive en constante alerta; en algunos casos ha tenido que
aprender a sobrevivir desconfiando del prójimo, pues es de conocimiento
público que no sólo se tiene que lidiar con la delincuencia común, la cual
ha proliferado en el seno de un país económicamente roto, sino que
existen zonas enteras bajo el dominio y yugo del crimen organizado y
cuyos poblados viven muy lejos del anhelado Estado de Derecho y la
gobernabilidad soberana.
Es doloroso y cruel hablar de cifras pues se corre el riesgo de
deshumanizar la problemática, pero sin duda el hecho de que en los
últimos dos años se haya rebasado de manera histórica e infame el
número de homicidios dolosos debe ser expresado en alto. No es válido,
en ninguna circunstancia, resignar al país a un destino tan lamentable
como lo es el abandono, la desesperanza, la injusticia y la impunidad.
Reconocemos que, pese a los esfuerzos de los tres órdenes de gobierno,
los estados y municipios no hemos conseguido la tan anhelada paz social
y, mientras avanza el tiempo, nos es cada vez más difícil hacer frente con
nuestras limitados recursos y facultades al fenómeno global de violencia
y, sin embargo, no hemos escatimado en recursos y voluntad, ni lo
haremos, para combatir este mal.
Los gobiernos estatales hacemos nuestra parte, pero necesitamos que el
poder federal nos tome en cuenta, escuche y apoye, no sólo con
declaraciones y buenas intenciones, sino con acciones reales, efectivas y
eficaces.
Lo decimos con el mayor respeto, nuestros ciudadanos no deberían
padecer los estragos de una estrategia sin estrategia y que en su falta de
tecnicismo y carencia de análisis sólo ha difuminado la paz y la confianza
de las y los mexicanos.
Despojémonos de toda indolencia e insensibilidad; coordinémonos.
Unamos los esfuerzos de los tres órdenes de gobierno para poner fin de
una vez por todas a la violencia y la inseguridad. Aseguremos certidumbre
y paz genuina a los mexicanos. Hagamos que vuelvan a confiar en sus
autoridades en esta materia; que ante los atropellos y los crímenes no
teman alzar la voz, y estén ciertos que sus gobiernos los respaldan y
protegen.
Con este mensaje queremos decirle a la ciudadanía que no está sola y que
luchamos desde nuestras respectivas trincheras para atender el
fenómeno de violencia y poner fin a tantos años de terror.
La Alianza Federalista pasa lista de presente por la seguridad.

—00000—

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.