¿Comercio electrónico, banca por internet? Dónde están las brechas de seguridad en el sistema financiero mexicano

  • Aún hay instituciones financieras que no están obligadas a identificar a sus clientes con biométricos, lo que abre la puerta al cibercrimen: Biometría Aplicada
  • Es necesario que los bancos expandan el uso de biométricos a todas sus operaciones, para que no sólo combatan el robo de identidad, sino que además den un mejor servicio a sus clientes: Adolfo Loera

El incremento en las interacciones digitales a raíz de la contingencia por covid-19 ha provocado un aumento también en los fraudes cibernético y el robo de identidad, dejando en evidencia que aún hay brechas de seguridad que se deben ir cerrando dentro del sistema financiero mexicano, señaló Adolfo Loera, presidente del Consejo de Administración de Biometría Aplicada.

El experto en identidades digitales recalcó que aunque la normativa para que los bancos identifiquen a sus usuarios a través de sistemas biométricos ya están empezando a dar resultados, principalmente en prevenir el fraude en el otorgamiento de créditos, aún hay operaciones dentro de la banca donde no se están implementando, y dentro del ecosistema financieros hay empresas y comercios que no están obligados por ley a autenticar a sus clientes, por lo que los delincuentes siguen teniendo un margen para vulnerar las transacciones digitales.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de 2019 a 2020 la compra de productos y servicios presentó un crecimiento significativo de 5.6 puntos porcentuales en 2020, al pasar de 22.1% de un año antes a un 27.7% en su participación dentro de las actividades que realizan los usuarios en internet; las ventas en línea también aumentaron, al pasar de un 9.3% a 11.3%; mientras que las operaciones bancarias electrónicas pasaron de 16.8% a 21.7%.

A la par del incremento de estas interacciones digitales también se ha dado un aumento en los fraudes. Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), en el periodo enero a julio de este año se han reportado 8 mil 883 transferencias electrónicas no reconocidas, lo que representa un incremento de 115.7% en comparación con el mismo periodo de 2020. Respecto a los consumos vía internet no reconocidos, tuvieron un alza de 170%, al registrarse 2 mil 541 casos en el mismo periodo.

“Si bien durante el 2020, el fraude cibernético tuvo una reducción marginal del 0.4%, esto se explica, de acuerdo con la misma Condusef, en que la institución tuvo que cerrar sus puertas por la pandemia y tardó un poco de tiempo en implementar una plataforma electrónica de quejas y, una vez instalada, los mismos usuarios tuvieron que pasar por un proceso de aceptación y familiarización. Pero las cifras de 2021 ya muestran la tendencia que se está dando a nivel mundial, con un incremento de entre un 30 y un 35% en el cibercrimen”, indicó Loera.

Como alternativa para reducir el impacto de este delito, que de acuerdo con Cybersecurity Ventures podría tener un costo global de 6 billones de dólares este año, el fundador de Biometría Aplicada señaló que es necesario que los bancos vayan más allá del cumplimiento a la regulación sobre biométricos -cuya última prórroga de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) venció en marzo de este año-, y busquen beneficiarse de manera integral de la tecnología biométrica en la que están invirtiendo.

“Si los bancos ya están haciendo una inversión significativa en este tipo de tecnología, ahora el siguiente paso es que le saquen el mayor provecho posible. La autenticación biométrica debe escalar del otorgamiento de crédito a la disposición de efectivo en cajeros y ventanillas; a la aprobación de transacciones a través de las aplicaciones móviles; al uso de medios de pagos sin contacto; a la validación de compras por internet”, aseveró el experto.

“Y no sólo eso, también pueden convertirse en una herramienta altamente efectiva para el onboarding digital, con el que los clientes pueden concluir trámites y firmar contratos sin tener que acudir a las sucursales, ahorrando tiempo y dinero, y pueden ayudar a identificar las necesidades específicas de cada cliente, por lo que se pueden personalizar las ofertas y promociones. Por eso es importante también que las instituciones financieras que van a hacer una inversión de este tipo busquen soluciones integrales, como Identitum o EMI Plus, de Biometría Aplicada, para que con una sola herramienta obtengan todos los beneficios. Las instituciones financieras que no se modernicen, corren el riesgo de perder hasta el 30% de su cartera de clientes porque hoy más que nunca los usuarios buscan empresas que ofrezcan alternativas digitales”, agregó.

Por su parte, Jesús Chávez, director de Análisis de Servicios y Productos Financieros de la Condusef, coincidió en que para este 2021 se pueden esperar incrementos significativos de quejas en materia de fraudes por transacciones electrónicas no reconocidas y comercio electrónico, debido a que la normativa de uso de biométricos en el sistema financiero es muy nueva y deberá pasar al menos un año para que se observen los primeros resultados.

Reiteró que es prioritario que los bancos expandan sus alcances a aquellas operaciones donde se pone en riesgo el patrimonio directo de los usuarios, como son sus cuentas de ahorro. “Que me roben la identidad y alguien saque un crédito a mi nombre, por supuesto que es injusto y la medida para prevenirlo es muy buena; pero también es necesario poner la atención cuando el robo de identidad está enfocado en sustraer recursos de forma directa de una cuenta de ahorro. Cuando alguien pide un crédito a mi nombre, hay una afectación porque me van a mandar al Buró en lo que se aclara la situación porque no voy a pagar un crédito que no pedí y veré limitadas mis opciones de crédito, pero cuando el impacto es en el patrimonio, en los ahorros de toda tu vida, pues definitivamente es más grave porque son recursos que quizá no pueda recuperar”, advirtió.

Ante la posibilidad de que aún se cometan robos de identidad y fraudes cibernéticos con la identidad biográfica de una persona, es decir, con datos como el nombre completo, fecha y lugar de nacimiento, CURP o clave de elector, los expertos recomendaron a la población en general restringir a quién le proporcionan datos personales y, en caso de que vayan a darlos, verificar que les sea entregado un aviso de privacidad para la protección de datos personales, donde quede bien delimitado el uso que le darán a la información.

“En los últimos días, se han incrementado las estafas en donde te llaman, te dicen que son de tu banco y te solicitan datos como el número de tu tarjeta, el Número de Identificación Personal (NIP) y el código de seguridad (CVV o CVC) bajo el argumento de que han identificado una actividad extraña en tus cuentas. Se aprovechan que estás distraído u ocupado en tu rutina diaria y obtienen información muy valiosa para robar tu dinero. Por ello, la recomendación es colgar y llamar de forma directa al banco para verificar que en verdad exista un problema”, concluyó Chávez.

www.biometriaaplicada.com

Imagen de portada: Tomada de internet.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.