Recalientan la guerra fría

Por Jesús Sánchez, periodista independiente // @Chucho_Sanchez

De película, pero región 4.

Como si reviviéramos las épocas sombrías de la guerra fría, nos enteramos por despachos (nótese el estilo vintage del término) de las agencias de noticias @SputnikInt y @EFEnoticias que México va a prestar su cielos al gobierno ruso.

Esto encendió las luces de alerta de los malpensados quienes ven el riesgo de que el acuerdo de cooperación espacial no servirá solo para contemplar la luna y las estrellas, sino que además van a poder espiar a los vecinos.

Y que conste, la información no viene del acervo del hoy célebre grupo de hackers #GuacamayaLeaks, surgió de fuentes oficiales rusas.

Aunque como dice el cuento el último en enterarse siempre es el susodicho, la agencia de noticias oficial @SputniInt y la embajada @EmRusiaMexico informaron este fin de semana que el presidente Vladimir Putin firmó el acuerdo que le permitirá a su gobierno instalar en México estaciones del sistema de navegación satelital conocido como #Glonass.

El #Glonass es considerado un sofisticado sistema de vigilancia ruso.

La Cancillería mexicana reaccionó muchas horas después.

En redes sociales la @EmRusiaMexico publicó el miércoles en Facebook la nota; el sábado la agencia @sputnikInt la destacó y divulgó detalles, que reprodujo la Agencia española EFE, todo alrededor de un acuerdo intergubernamental.

Los que saben advierten que el sistema de vigilancia espacial #Glonass ya opera en Nicaragua, Venezuela y Brasil.En su cuenta de Twitter la periodista @DoliaEstevez compartió otros detalles como que el #Glonass incluye un complejo óptico-electrónico que sirve para prevenir situaciones peligrosas desde el espacio. Algo así como pájaros en el alambre pero en el espacio.

La nota de @SputnikInt especifica que Putin firmó una ley que ratifica el acuerdo intergubernamental de cooperación en la exploración y uso del espacio ultraterrestre, de acuerdo con un decreto presidencial publicado en el portal oficial ruso de información legal el 28 de septiembre de 2022.

Sí, pero no.

Cuando en las redes sociales el tema del presunto espionaje ruso se veía no como una vieja película de la guerra fría sino en un conflicto recalentando, la Cancillería salió con un muy breve comunicado que no despejó las muchas dudas.

Según la Cancillería el acuerdo data del 28 de septiembre del 2021 firmado por los representantes de la Agencia Espacial Mexicana, que dicho documento “se encuentra en proceso de aprobación”. Que en el caso ruso requiere de la aprobación de la Cámara Alta, la firma del presidente y su publicación oficial. En México, precisa la SRE, el acuerdo no ha sido enviada al Senado.

Otra inconsistencia es que según la SRE el acuerdo no contempla acciones relacionadas con el sistema #Glonass, pero la agencia @SputnikInt si lo dice con todas sus letras.

Los mal pensados, que son muchos, sospechan que se están creando las condiciones para que México sea parte de una guerra fría reloaded.

Y mientras el señor (Bond)… Marcelo Ebrard Casau(Bond)… pues anda de campaña, en TikTok y tomándose selfies, lo que ocurra más allá pues como dicen los músicos de antaño, ni fu ni fa.

Hay que ver cómo lo justifica Ricardo Monreal y si Alito y sus camaradas también lo van a apoyar.

Mientras se aclara la información, deberían tranquilizar a las cuentas bots que atacan todo lo que se mueve en redes sociales en un afán por desmentir todo lo que luego termina confirmándose.   

Por lo visto los pájaros en el alambre, pero en su versiónmatrushka, seguirán formando parte del paisaje político mexicano.

Columnómetro de Aquiles Baeza

1.- La silla embrujada.

Pues todo apunta a que don Emiliano Zapata, el caudillo del sur, tenía mucha razón en creer que la silla presidencial estaba embrujada y por eso no se quiso sentar cuando lo invitaron a hacerlo.

Algo tiene esa silla pues haciendo cuentas rápidas don Benito Juárez la ocupó como presidente durante cinco periodos (15 años), Santa Anna se aferró tanto a esta que fue 11 veces presidente y Porfirio Díaz le tomó tanto cariño que permaneció 30 años hasta que lo echaron.

La silla produce sueños de grandeza. Solo así se puede explicar que los presidentes aunque no lo reconozcan suspiraran por la reelección y hasta de ser merecedores del Premio Nobel de la Paz.

A Echeverría se le hicieron humo las posibilidades de la reelección y el Nobel, entonces creyó que su popularidad le daría la Secretaría general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero ni sombra le hizo al austriaco Kurt Waldheim.

El embrujo de la famosa silla, también causó estragos con los sueños de Carlos Salinas quien cómo no queriendo exploró la posibilidad despachar otro sexenio, pero como no vio claro optó por buscar liderar la Organización Mundial de Comercio (OMC), antes GATT.

Todos sabemos que Salinas retiró su candidatura a la OMC en marzo de 1995, horas después de que su hermano Raúl fuera detenido, ligado al asesinato de José Francisco Ruiz Massieu.

La silla embrujada forma parte de la mitología del poder político en México. Literatura de este fenómeno hay mucha, además de Si el águila hablara, dense una vuelta por las páginas de La víspera del Trueno de Luis Spota, de la serie La costumbre el poder. A veces la ficción se parece mucho a la realidad.

Qué motiva a un ser Presidente mexicano a sentirse merecedor de todo hasta del Premio Nobel de la Paz, nos preguntamos y caemos en la cuenta de que ni los terapeutas de Catemaco lo saben.

El embrujo de la silla es cíclico.

La semana pasada se conoció la decisión de la Fundación Nobel de otorgarle el premio de la Paz a un activista bielorruso de los derechos humanos y a dos organizaciones defensoras de los derechos humanos, una rusa y otra ucraniana.

Pero lo que llamó mucho la atención fueron los durísimos comentarios planteados en una de las mañaneras, descalificando la propuesta de la candidatura del Parlamento Europeo al presidente de Ucrania.

__¿Qué no hay otros que luchan por la paz? Preguntó AMLO muy enojado.

Por lo que se ve hay quienes le calientan la cabeza al ocupante de la silla presidencial. Y si no así está la anécdota de la empresaria chiapaneca Patricia Armendáriz quien hace un año dijo que el plan mundial propuesto por #YaSabenQuién ante la ONU, era digno de un premio Nobel. Nadie los tomó en cuenta.  

La reciente propuesta de dar una tregua a la guerra Rusia contra Ucrania, cuando se trata de la invasión de un país a otro, tampoco cayó muy bien en el concierto mundial.

Como que hace falta mandar esa silla al museo.

2.- Tuitazo.

__Es necesario que el presidente enfrente con seriedad el hackeo #Guacamayas. Debe asumir y responsabilizarse de su función de comandante supremo de las fuerzas armadas. José Ramón Cossío, ex ministro de la SCJN.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.