¡Tenía que ser!

DestinoEl destino puede ser tan frágil y delicado como el ala de una mariposa o tan poderoso como una gruesa cadena de acero. Hay leyes en él inevitables para todos los seres humanos, como la muerte, pero otras que pueden ser ignoradas o modificadas. A veces podemos creer que ya hemos encontrado el camino que marca nuestro destino, para darnos cuenta, a la vuelta de la esquina, que no hay nada como una condena definitiva y que si realmente lo queremos, podemos dar un giro de última hora que nos salve o nos sepulte.
Es muss sein! es una expresión alemana que significa “Tenía que ser”, y la leí por primera vez en el libro del escritor checo Milan Kundera, La insoportable levedad del ser. Esta frase significa destino. Tomás, el personaje principal de este libro, se encuentra y reencuentra con su destino, y aunque en repetidas ocasiones se pregunta si realmente “debe ser así”, nada puede hacer para evitarlo, porque en el fondo no quiere hacerlo.
De acuerdo con Jorge Luis Borges, “cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento que el hombre sabe para siempre quién es”.
Aquí y ahora, en este país que a veces puede parecer incomprensible, se decide lo que será el destino de todos. Podemos hacernos a un lado, dejando que los demás decidan lo que tiene que ser; permitir al azar ejercer su poder o entender qué somos y poner nuestro grano de arena para el futuro.
Perla Oropeza

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *