El reino de espotilandia en México, campañas gratis para partidos y suspirantes

La reciente resolución del máximo tribunal electoral que ordena sacar del aire un espot de Morena confirma una vez más la conclusión de la politóloga Melita Peláez (Mela para sus detractores), que México se ha convertido en el reino de espotilandia.

Porque deje usted que los partidos, sobre todo Morena, patalee porque les sacaron del aire un espot que anda haciendo ruido desde el 15 de diciembre del año pasado -es decir casi tres meses en el aire-, tenemos en puerta otras campañas que van a saturar de propaganda partidista la vida cotidiana del ciudadano de a pie.

Mitos y usos de los espots

Existen muchos puntos sueltos en el tema de los espots enfocados a la propaganda electoral y partidista que no cuadran. Es una prerrogativa de ley, pero se pasan y la usan como mejor conviene a sus intereses.

Estudios recientes coinciden en que los espots, a pesar de ser muchos y que consumen miles de horas de transmisión, no influyen sobremanera en la decisión final del elector ante la urna. Entonces la pregunta obligada es ¿para qué tantos espots?

La más reciente reforma política le quitó el negocio a las empresas televisoras y de radiodifusión, eso es un hecho. Porque hoy es la autoridad electoral la encargada de administrar los tiempos de campaña en espots en los medios de comunicación, apalancándose en los tiempos a los que tiene derecho el Estado mexicano.

El origen de esta reforma tiene que ver con que los partidos destinaban abundantes recursos -muchos de origen dudoso-, para pagar la propaganda e inducir los votos.

Hoy es gratis para partidos y candidatos porque forma parte de sus prerrogativas. Estos gastos los absorbe el INE y los órganos locales, que son cubiertos con recursos públicos.

Tan sólo en los 90 días que duraron las campañas electorales federales de 2012 se difundieron casi 20 millones de espots y en las intermedias de 2015 más de 16 millones. Y hablamos unicamente de las campañas, porque las precampañas son una historia parecida.

El punto es que en aras de la equidad que señala el artículo 134 constitucional, hay una sobreexposición real de los ciudadanos a la propaganda en forma de espots.

AMLO de por si ha saturado las pantallas y las ondas de radio, pero también se ha criticado recientemente a Ricardo Anaya por difundir su imagen en un cuarto de millón de espots. Los mensajes son diferentes pero ambos jalan agua para su molino.

maxresdefault

El punto de que los espots no son tan efectivos lo muestran algunos datos. En 2006 se contabilizaron alrededor de 6 mil 256 horas dedicadas a las campañas. El personaje con más exposición a los medios fue AMLO con el 24.43 por ciento del total de tiempo y presencia en noticieros; le siguió Roberto Madrazo con el 20.73 por ciento y finalmente Felipe Calderón con 16.57 por ciento. El resultado ya se conoce.

tepjf

Los espots más controvertidos de AMLO

Desde siempre el político tabasqueño ha sido el centro de la propaganda, ya fuera con el PRD o con Morena.

De mandar al diablo a las instituciones, AMLO paso a promover la República del amor, la reconciliación con sus correligionarios del PRD, pero luego rompió con el PRD, creó Morena y ahora su estrategia muy taquillera es prometer que en 2018 venderá el avión presidencial.

Entre los años 2010 y 2011 las autoridades electorales analizaron y resolvieron sancionar al PT por promoción anticipada.

En 2012 fueron dos los espots que metieron ruido.

El más conocido fue el espot en el que participó el actor Jorge Arvisu, el Tata, en el que palabras más o menos dice. “No te apen… vamos con el Peje”.

el tata 2

En junio de 2012 el TEPJF ordenó suspender un espot de AMLO en el que aparece Marcelo Ebrard, entonces jefe de Gobierno, explicando como sería su gestión como secretario de Gobernación en caso de que ganara la Presidencia.

Los creativos de AMLO dieron bandazos, reconocido por ellos mismos. Uno fue el espot “Tengo miedo”, juego de máscaras que asustó incluso a sus seguidores. Otra estrategia fallida la de presentar como pruebas del fraude en 2012 a patos, chivos, cerdos y gallinas que fueron regalados para comprar votos, dijo.

En la campaña intermedia de 2015, AMLO tuvo para poco  más de un millón de espots para él solito. El resto de los partidos no se dieron por mal servidos.

El espot titulado “El camino”, fue señalado por las autoridades del máximo tribunal electoral como una pieza en la que se hacen actos anticipados de campaña.

beltrones

 

A finales del año pasado apareció el espot del avión, que dio pie para que el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones pidiera la revisión de la legislación sobre la propaganda personalizada en los espots y advirtió problemas de tipo “siquiátrico” por el manejo político del Peje.

Los estrategas del señor López, por ejemplo, se curaron en salud porque de entrada el espot dice “me quieren borrar” y aunque fue casi tres meses y varios miles de espots transmitidos por radio y la televisión, finalmente los sacaron del aire. Ya prepararan otro en el que seguramente el mismo personaje dirá: “Se los dije, que me quieren borrar”.amlo yt

El TEPJF resolvió sacar del aire ese espot, que en realidad marca la ruta de campaña presidencial del Peje en su tercera vuelta.

Pero ahí no termina la historia. Y agárrese de donde pueda porque en este año de 2016 se espera la difusión de 16 millones 174 mil espots en las campañas estatales que correrán del 30 marzo al 4 de junio.

Una de esas campañas está enfocada a la integración de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México. Así es que prepárese.

Tiene razón Melita Peláez, el reino de espotilandia es casi un paraíso.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *