Tipo de cambio: ¿Cómo vamos? ¿Hasta dónde bajará el dólar?

La coherencia permitió estabilizar al peso… pero también el contexto global; el riesgo es no saber si estamos en el “ojo del huracán”

Antonio Sandoval, experto financiero, para El Rincón del Chamán.

Luego de tres semanas de que se anunciaron las medidas extraordinarias para estabilizar al peso, la pregunta es: ¿sirvieron de algo?

Sí, si fueron positivas porque eran lo que la lógica y la ortodoxia señalaban; dichas medidas, especialmente dos de ellas, eran lo que los mercados pedían a gritos; el incremento de la tasa de interés por parte del banco central mexicano y la abolición del esquema de subasta de dólares.

De hecho, ahora más que nunca se observa con total claridad que la actuación del Banco de México fue lenta.

Así, el balance al cierre de este martes 8 de marzo señala que el peso se ha recuperado 7.87 por ciento en la parte interbancaria, y más o menos lo mismo en la cotización al menudeo (ventanillas bancarias).

La debacle del peso era terrible, estábamos frente a un desplome de la moneda nacional solamente observado en los tiempos de la última gran devaluación, a finales de 1994; consecuentemente, ya se trastocaban algunos otros fundamentos macroeconómicos.

Hoy nos enteramos que efectivamente existió una acción concertada contra la moneda nacional, por parte de agentes especuladores, algo que no es novedoso pero que en este año golpeó con fuerza a la divisa mexicana, como no sucedía en muchos años.

med_1132814335-6349

Entierren el mecanismo de subasta de dólares

En este sentido también fue favorable la eliminación del mecanismo de subasta de dólares, aunque desde mi particular punto de vista dicho esquema se encontraba agotado desde mucho antes, la especulación por este medio se generaba anteriormente, como lo consigné en su momento.

En una opinión personal, lo que sucedió es que el Banco de México se obstinó en mantener el mecanismo porque no obstante que percibía los actos especulativos lo consideraba útil debido a que hasta entonces los ataques contra la divisa nacional no llegaban a los niveles observados en 2016, craso error.

La función de un banco central es procurar el orden en todo momento, si efectivamente Banxico percibió previamente actos especulativos contra la moneda por parte de participantes utilizando el esquema de subasta de dólares, que no llegaron a presionar en exceso al peso, debió evaluar la pertinencia de eliminar este mecanismo, pero es algo que nunca sabremos a ciencia cierta.

Sin embargo, el esquema de subasta de dólares no debería volver a instalarse nunca más en el mercado mexicano, solo que no sabemos las decisiones que pueda tomar Banxico.

¿Estamos en el ojo del huracán?

Es un hecho que las medidas extraordinarias ayudaron a estabilizar al peso, le

dieron apoyo a la moneda en momentos difíciles. Pero, sin ánimo de restarles méritos, también es cierto que el entorno global ayudó a la divisa nacional, por ejemplo:

1) Las bolsas globales empezaron a caer menos, o algunas incluso revirtieron las pérdidas, otras más llevan varias semanas marcando lo que los analistas técnicos denominan “pisos”; es decir, ya no bajan más y reportan ligeros incrementos.

2) Los petroprecios “rebotaron”, al grado de que el Brent subió desde 28.35 dólares a mediados de febrero hasta poco más de 40 dólares en la sesión del martes 8 de marzo, auténtico oxígeno para los mercados financieros de todo el mundo.

– Es prácticamente un hecho que la Fed no hará movimiento de tasa de interés en este mes de marzo, algo que celebran los mercados.

– Las cifras de la economía estadounidense se mantiene favorables, hablan de una modesta pero continua recuperación.

– Otros commodities también se han estabilizado en sus precios.

Lo que no sabemos es si nos encontramos en el “ojo del huracán”, cuando los vientos de tormenta disminuyen momentáneamente, o ya pasó lo peor, será cuestión de unas semanas más para empezar a darnos cuenta.

Dólar, en un promedio de $17.50 pesos

Captura de pantalla 2016-03-08 a las 9.08.19 p.m.

De acuerdo con nuestros análisis, el tipo de cambio se moverá lo que resta del primer semestre del año en un piso de 17.50 pesos, con repuntes hasta 18 unidades o un poco más arriba.

Si es que ha pasado la tormenta, consideramos que incluso se acercaría a 17.20 pesos, nivel desde donde se inició el macroajuste del presente año; precios inferiores no esperamos, y si sucedieran es posible que los agentes interbancarios empiecen a tomar posiciones en dólares (siempre hablamos de cotizaciones en el mercado interbancario).

Un escenario negativo provocaría que por primera ocasión en la historia del país un billete de 20 pesos mexicanos y un dólar estadounidense valgan lo mismo, para lo cual no falta demasiado.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *