Edomex: la alianza frustrada

Por Manuel Ávalos, analista político

Correo de contacto: malvaxxi@gmail.com

El fracaso de la alianza entre el PRD y el PAN para contender en los comicios del estado de México para renovar la gubernatura el próximo mes de junio, es un golpe a las intenciones del dirigente nacional panista, Ricardo Anaya, de consolidar una estrategia que había resultado exitosa en los pasados comicios locales del 2016 y una oportunidad de ganar la entidad con el mayor padrón electoral del país, que reposicionaría a su partido como un serio aspirante a recuperar la Presidencia de la República en el 2018.

chepina

Para el PRD, la expectativa estaba centrada en la posibilidad de que el senador Alejandro Encinas aceptara la candidatura de la coalición con los panistas lo cual no sucedió, y la negativa contundente de la mayoría de las corrientes perredistas en el Edomex de aceptar a la veleidosa panista Josefina Vázquez Mota, como la candidata de la alianza opositora, terminó por sepultar la alianza.

La coalición frustrada PAN-PRD acaba con un escenario electoral que finalmente resultaba una quimera por las implicaciones y la injerencia de grupos políticos muy fuertes en la tierra del Presidente de la República, además de la demostración de fuerza de las corrientes perredistas de Héctor Bautista (ADN) de IDN y de MIZ (Movimiento de Izquierdas) y de Vanguardia Progresista, que dejaron sola a la tribu de “los Chuchos” Nueva Izquierda, quien finalmente se abstuvo de votar.

La negativa de la mayoría de las corrientes perredistas en el estado de México de hacer una coalición con el PAN, da al traste también con las alianzas de estos partidos para los comicios de los estados de Nayarit y Coahuila que ya habían sido acordadas por las dirigencias nacionales de ambos partidos.

En el caso del PAN, la decisión del comité nacional que encabeza Ricardo Anaya de postular a la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota, lo ubica en una situación de alto riesgo pues un fracaso rotundo en los comicios de la entidad sería severamente cuestionado por sus adversarios panistas, principalmente por los calderonistas, que no desaprovecharían la oportunidad para pedir su cabeza al frente de la dirección nacional y con ello tomar por asalto el blanquiazul y la candidatura presidencial del 2018, con Margarita Zavala al frente.

Asimismo, el fracaso de la alianza PAN-PRD en el Estado de México, oxigena fuertemente a la candidata de Morena, Delfina Gómez, quien podría convertirse en la competidora más feroz a la alianza encabezada por los priistas, que seguramente sería la ex alcaldesa de Toluca y senadora con licencia Ana Lilia Herrera.

Fotos: Quadratín

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *