Políticos prefieren la cancha dispareja y a modo

Todavía nos estamos reponiendo del méndigo susto del sismo del jueves por la noche, de 8.2 grados, con un saldo terrible para nuestros paisanos en Oaxaca, Chiapas y Tabasco; seguimos empapados por el agua de las lluvias del huracán “Katia” y sorprendidos con el apagón en el norte del país y la mayoría coincidimos en que fue un fin de semana del nabo.

A los ciudadanos que tenemos el derecho y la obligación de acudir a las urnas para elegir a nuestros representantes populares, nos preocupa que los jugadores en la contienda se resistan a jugar con reglas de equidad. Se nota que prefieren el juego electoral simulado y con posibilidades de ganar ventaja en una cancha dispareja.

Eso explica por qué los partidos echaron abajo los lineamientos de la “cancha pareja” propuestos por los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), que no tenían otro propósito que corregir las omisiones que existen en las leyes electorales y que en nuestros días enmascaran prácticas para inducir los votos.

El banderazo que el 8 de septiembre dieron las autoridades del INE para las votaciones de 2018 dispondrá de una estructura que por lo avanzada de su diseño es modelo democrático para muchos países en el mundo, pero tendrá como protagonistas a una clase política sumida en el desprestigio.

La desconfianza sigue siendo la piedra angular de nuestras elecciones, pero los políticos prefieren pasarle la factura a las autoridades electorales en un juego de gatopardismo, es decir, simular que cambian para que todo siga igual.

El presupuesto del INE para las elecciones de 2018 es muy elevado, refleja que nos cuesta muy caro mantener a los partidos y los candidatos, pero hay que insistir en que el INE no actúa por capricho para proponer montos a veces insultantes de recursos para financiar a los partidos, sino que son mandatos de ley aprobados por los propios partidos en el Congreso.

El INE chocó otra vez con el muro infranqueable de la partidocracia que se rieron de los lineamientos que propusieron los consejeros en lo que llamaron “cancha pareja” y que no era otra cosa que un esfuerzo para recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones.

Ah, pero los partidos y sus dirigentes, representantes de la Presidencia de la República, gobernadores, aspirantes de todos los partidos se sintieron agredidos por pedirles no simular las campañas anticipadas y el abuso de las pautas de propaganda vía los spots; por pedirles no comprar espacios engañosos en medios de comunicación y en redes sociales y por intentar desvincular los programas sociales del proceso electoral.

Cuando los partidos se sienten presionados recurren a lo más fácil, amagar a la autoridad electoral con la renuncia de los consejeros, comenzando por Lorenzo Córdova, a los que también han etiquetado como parte de la mafia del poder. Luis Carlos Ugalde y Leonardo Valdés Zurita saben de la ira irracional de la partidocracia.

Este es el triste panorama. Unas semanas antes de que se diera el banderazo para iniciar el proceso electoral 2018, el máximo tribunal electoral recibió poco más de 700 recursos de impugnación en contra de los lineamientos de la “cancha pareja”.

Y aunque los consejeros del INE argumentaron de mil maneras que no se excedían en sus atribuciones, casi todos los ministros electorales coincidieron con los pobres quejosos en que el INE se le pasó la mano e intentó modificar los términos del articulo 134 Constitucional con medidas que además transgreden la libertad de expresión. Uf.

Decía la abuela de Melita Peláez (Mela para sus detractores) que al perro más flaco se le suben las pulgas. Y eso lo vemos en el caso del INE al que le regatean todo, menos el presupuesto que en prerrogativas determinó para los partidos en 2018.

Lavaderus est

1.- Precampañas y semi parálisis legislativa.

Es más que obvio que el debate ficticio en torno al fiscal-carnal se llevará muchas horas del tiempo legislativo, todo para aprobar las iniciativas que apuntan a evitar el pase automático del procurador a fiscal.

El problema es que esto contaminará otras iniciativas y por lo que se aprecia lo único que pasará será el Paquete de Ingresos y Gasto para 2018, con algunos ajustes.

Las iniciativas que podrían irse hasta la siguiente legislatura.

*El proceso para elegir al Fiscal Especial para el Sistema Nacional Anticorrupción, ya no tiene para cuando. ¿No que muy comprometidos?

*La Iniciativa de Seguridad Interior. Bien gracias.

*El Mando Policial Mixto, que sustituyó a la iniciativa del Mando Único. Ni como regalo de navidad.

2.- Entre noviembre y diciembre muchos legisladores (verdaderos chapulines) estarán más ocupados en amarrar alguna de las candidaturas que estarán en juego.

3.- Miguel Ángel Mancera se queja amargamente que le recortaron 2 mil millones de pesos al Fondo de Capitalidad. Lo malo es que advierte que eso podría impactar al rubro de seguridad de la CDMX. ¿Y nosotros por qué?, es pregunta.

4.- En el Estado de México aumentaron 2 pesos la tarifa del transporte público, tres meses después de las elecciones y unos días antes del cambio de gobierno. No tienen remedio.

5.- El fin de semana el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, entregó su primer informe de gobierno. Echó la casa por la ventana, se lució con una larga lista de invitados, muchos aplausos, fastuosos despliegues, pero como dice Ramón Zurita fue más de lo mismo.

o.o.o.o.o.o

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *