Un siglo después, ponen de moda la Reelección

Para que es más que la pura verdad -como dicen las tías-, la clase política mexicana anda muy alborotada pues las elecciones 2018 están a la vuelta de la esquina, y créalo toda su atención está en valorar sus posibilidades para amarrar un cargo de representación popular, aunque para muchos la luz al final del túnel es la reelección.

El lema «Sufragio Efectivo, No Reelección» es cosa del pasado, hoy la Reelección está de moda.

Muchos de nuestros senadores, diputados federales y alcaldes sueñan con repetir en el cargo, pero como se trata de un ejercicio que no se veía desde hace poco más de un siglo, hoy la reforma constitucional que se aprobó en 2014 y que permite lo que pomposamente se ha etiquetada como “elección consecutiva”, tiene muchos asegunes pues ha sido interpretada a modo en cada entidad federativa.

Como usted sabe en Guanajuato 38 de 46 alcaldes pretenden participar en las elecciones para reelegirse. Todos madrugaron, aunque faltan algunos meses para que se formalicen los tiempos marcados por el INE y entregaron sendas cartas de intención para que no los dejen fuera.

En contraste, en entidades como la mexiquense tratan de calmar los ánimos toreros de los alcaldes y les dicen que en lo que termina el año ya se conocerán las reglas locales que acompañarán la reforma política, al fin y al cabo que hasta el 20 de abril es el límite para el registro de candidatos a ayuntamientos y diputados locales.

Pero hay casos extremos como el de Coahuila donde como se sabe en 2017 se eligieron alcaldes por un año. Si alcaldes de un año, de tal manera que en 2018 habrá nuevas votaciones para elegir autoridades en las 38 alcaldías. Pero qué cree, que los ediles que tomarán posesión el 1 de enero tienen la posibilidad de participar en la «elección consecutiva» o reelección y para ello tendrían que pedir licencia antes del 20 de abril. En síntesis, estarían despachando menos de cuatro meses. Aunque usted no lo crea.

En algunas entidades no tienen la menor idea de cómo viene este nuevo ejercicio político, pero si hacemos cuentas, en 25 estados habrá elecciones para renovar un total de mil 809 ayuntamientos y muchos de éstos, por no decir que la mayoría, entrarán en la categoría reeleccionista. Como en la perinola, todos quieren.

La misma película la podremos ver en el caso de los diputados locales pues en 27 estados se renovarán congresos estatales que en total suman 588 curules. Y para felicidad de muchos, podrán reelegirse.

Los tabasqueños andan en las mismas que los guanajuatenses, pues que se sepa 16 de los 17 alcaldes quieren repetir en el cargo. ¿Pues qué regalan?

Todos quieren

Por primera vez en poco más de cien años, la historia política del país cambiará sustancialmente. Para unos constituye un retroceso histórico que anula un principio que costó sangre y una revolución y, para otros representa la fórmula pragmática contra la improvización en el servicio público pues permite ganar experiencia en el gobierno.

Conste que el principio del “Sufragio Efectivo No Reelección”, que fue parte de las banderas revolucionarias a comienzos del siglo XX, respondió al ánimo de ponerle un hasta aquí al general Porfirio Díaz quien curiosamente era partidario de la no reelección –en el discurso- pero se mantuvo tres décadas en el poder. Benito Juárez no cantó mal las rancheras porque se mantuvo 15 años como presidente y buena parte de ese tiempo lo dedicó apagar insurrecciones.

Francisco I Madero propuso en 1908 el principio de la No Reelección y este se convirtió en lema de la Revolución. Por supuesto que la reforma que nos toca ver mantiene el candado al mandato sucesivo del Presidente de la República pero en unos años, quién quita, podrían abrirlo.

En el ámbito federal, los senadores podrán participar por un periodo adicional que les permitiría un total de 12 años en la comodidad de su escaño, y los diputados podrían buscar tres periodos de tres años, para un total de nueve años. Dicen que así harían mejores leyes. Existen dudas justificadas.

En el caso de los alcaldes, la mayoría están apuntados para la reelección, pero hay excepciones como el alcalde de la capital queretana quien ya se vio como senador.

También está el caso del actual alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, a quien los errores de Graco Ramírez lo animan para que juegue por la gubernatura. Ya veremos.

De especial importancia son los tiempos de las campañas pues los candidatos a las gubernaturas dispondrán de 60 días, mientras que las fórmulas a alcaldes y diputados locales, por la vía de la reelección u otra modalidad sólo dispondrán de 30 días para sus campañas. Lo cual se les reconoce, aplaude y agradece.

En general los alcaldes sólo podrán reelegirse por un periodo adicional, para sumar seis años en el gobierno; pero los diputados podrían amarrar 9 años de felicidad en una curul, aunque en Chihuahua podrían estar 12 años.

Correo de contacto: jesama55@gmail.com

Fotos: Portada, fresco en el Palacio de Gobierno de Querétaro.

Interior: Fragmento del Mural, Paseo dominical por la Alameda de Diego Rivera.

Aviso: Por motivos de viaje esta columna reaparecerá hasta el 6 de noviembre.

o.o.o.o.o.o

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *