Medios y poder

newspaperimg360.jpgComo cosa tuya, publícalo pero no se lo cuentes a nadie.

Casi el silencio. Ésa fue la respuesta de las principales cadenas nacionales de televisión y de algunas radiodifusoras, timidez de la que se contagiaron también algunos diarios que presumen de circulación nacional al anuncio de los ganadores del Premio Nacional de Periodismo 2008.

El caso es que por primera vez en muchas décadas, el jurado calificador ciudadano, hay que subrayarlo, no otorgó los premios a los mismos de siempre, a los gigantones de la comunicación en México.

El periodismo mexicano ha notado una importante evolución en el último cuarto de siglo, lo cual comenzó con un replanteamiento de su relación con el poder político y con los poderes fácticos.

Era el presidente de la República el tlatoani, dador de todo, hasta de los premios o castigos a los medios de comunicación y a los periodistas.

Por eso cuando se ciudadanizó el premio de periodismo, con todo y los malestares que generó, las expectativas del cambio también llegaron a la encomienda de echarle un vistazo al esmerado trabajo de los comunicadores.

Por primera vez fue posible ir más allá del cerrado círculo que siempre ha coexistido con los encargados en turno del poder.

 

El trompo a la uña

Y por eso, es seguro que Denise Dresser y quienes participaron en la versión VIII de este jurado ciudadano -Adriana Ochoa, Arcelia Becerra, Javier Corral, Jorge A. González, Jorge Zarza, José Carlos Lozano, María Eugenia Valdés, Octavio José Obregón, Ricardo Raphael de la Madrid y Sergio Uzeta Murcio-, sabían del alcance de esta decisión.

Contra la costumbre se galardonó al Canal 22, a TV UNAM, a la tele de la Universidad de Jalisco, a moneros de mucha calidad, pero no los santones, reporteros y analistas de escritura clara y aguda, pero que no son los figurones.

Pues como no les tocó, ni se acordaron, justificarían los tremendistas.

Más allá de los cuates y de que siempre habrá reconocimiento al trabajo del periodismo de oficio, de a deveras (puede haberlo de a mentiras, digo) lo importante es que podamos desarrollar un periodismo que rompa con los centralismo y los atavismos de siempre. El protagonismo acorta la visión de la realidad del mundo, ¿qué no?

El jurado ciudadano de periodismo ha pasado ratos difíciles, lo mejor es que se convierten en retos.

Por eso merecen un reconocimiento los trabajos presentados por los periodistas del interior del país, lo cual pone un acento distinto al pesado y eterno lastre del centralismo.

Caras nuevas, trabajos de calidad todos y un total de 585 trabajos postulados, la mayoría de los estados del país.

También destaca la entrevista de Rogelio Cárdenas Estandía al expresidente Luis Echeverría Álvarez, esfuerzo periodístico que no sólo presenta a un personaje controvertido sino que lo ubica en un momento histórico importante que lo convierte en un documento testimonial.

 

El 21

tvunam1.jpgEl caso de Antonio Navalón, galardonado en la categoría de “Mesa de análisis y debate” se cuece aparte, pues se trata del programa El 21: Barack Obama y los héroes del cambio, transmitido por TV UNAM y que constituye un esfuerzo de alumnos dirigidos por la experiencia del periodista.

Para Toño Navalón “una televisión universitaria sólo sirve si está realizada por los universitarios”.

El 21 tiene un esquema de funcionamiento sin complejos y sin límites -dice Navalón, y añade que hoy la velocidad y el protagonismo de la gente son los caminos a entender.

Los medios alternativos y los de nicho parecen el refresco que nos hace falta ver y leer.

El periodismo mexicano, sostiene un arqueólogo de la política -becario plurinominal del Chamanic Center- aún experimenta las resistencias de un poder público que no acaba de salir del capullo tradicional. Un poder público que es poco o nada tolerante a la crítica.

Éste es el México que nos tocó vivir, y por eso se aprecia que la profesionalización de la actividad periodística, del querido oficio, ha comenzado a romper también sus viejos modelos y modales.

Y aunque las comparaciones son odiosas, cabe decir que a propósito de la difusión de los premios Pulitzer en su versión 2009, Sig Sissler, administrador del Pulitzer, comentó: “El perro guardián todavía lucha, todavía muerde”, refiriéndose a la importancia de la prensa escrita.

El diario New York Times -que pasa por la peor crisis de su historia- obtuvo cinco de las 14 categorías.

Ojalá y la propuesta del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo (PNP) no se diluya en los próximos años, tenemos que reconocernos en esa nueva dinámica, ¿qué no?

 

> Lavaderus est

 

** Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.

 

1) En la Asamblea Legislativa del DF parece que no hay crisis, y por eso se dieron el lujo de batear la petición del gobierno capitalino de ajustar su presupuesto. Es más, ya se sabe, ya se supo que los asambleístas se están autorizando un superbono de 500 mil pesos de despedida. Pero no crea usted que será medio millón de pesos para todos los asambleístas; es por cada uno, o sea que habrá que multiplicar esa cifra por 66.

2) En noviembre -parece lejano, pero no lo es tanto- la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) deberá cambiar de responsable. José Luis Soberanes ya cubrió dos periodos y por ello tendrá que iniciarse un proceso para el relevo. Aunque se pueda elaborar una larga lista de prospectos, quizás el nombre mejor posicionado sea el de Emilio Álvarez Icaza. Ya se sabe que un grupo de abogados promocionó a Genaro Góngora Pimentel, a punto de jubilarse de la Corte, pero también está a la altura Diego Valadés, lo mismo que Ignacio Morales Lechuga. El único problema es que Felipe Calderón, como lo hizo con la Selección Mexicana de Futbol, quiera meter a Luis H. Álvarez como el caballo negro.

3) La familia de nuestro querido amigo Hero Rodríguez Neumann (qepd) ofrecerá una misa en su memoria el miércoles 29 de abril a las 19:30 horas, en la Iglesia San José de la Montaña, ubicada sobre Avenida de las Palmas, casi esquina con Monte Líbano, en Lomas de Chapultepec.

 

** Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.

-Alonso Lujambio y Ernesto Cordero se refirieron ayer a Felipe Calderón no como licenciado sino como maestro. Ya salió el peine, pues la jefa de los maestros es…

 

Jesús Sánchez Martínez / Recuento Político (EL FINANCIERO)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *