El país requiere de instituciones de justicia sólidas y juzgadores íntegros e independientes: Luis María Aguilar

Luis María Aguilar, titular de la Suprema Corte, pide a jueces defender la Constitución.

  • En el Día del Juzgador Mexicano, reconocen las trayectorias de las ministras Margarita Luna Ramos y Victoria Adato Green (en retiro).

Certeza y confianza de los ciudadanos en las instituciones que imparten justicia fue el mensaje que dio el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), Luis María Aguilar a los juzgadores mexicanos a los que además advirtió que la situación actual del país requiere de instituciones de justicia sólidas

Por ello, los exhortó a cumplir con su tarea y defender la Constitución, que es el manto protector de los derechos humanos y de los fines del proyecto nacional.

En la ceremonia conmemorativa del Día del Juzgador Mexicano, el presidente de la Corte recordó que una de las tareas más importantes del Poder Judicial de la Federación es regular la actuación de la autoridad para hacer realidad la exigencia que repercute en la protección de los derechos de todas las personas.

“Esta es, sin duda, la responsabilidad más grande que un ser humano puede tener, al erigirse como juzgador de sus semejantes, pero no solo como juzgador de sus conductas, sino como garante de sus derechos. La labor del juez tiene que estar sustentada en la independencia real y absoluta, y en la integridad”, sostuvo.

Y subrayó: “Sin independencia, los impartidores de justicia no podrían ejercer su responsabilidad.”

En la reunión a la que asistieron Constancio Carrasco Daza, presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, e integrantes de ese órgano electoral, así como del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; ministros de la Corte, consejeros de la Judicatura Federal; el magistrado Luis Gerardo de la Peña Gutiérrez, presidente del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje; y el magistrado Armando Maitret Hernández, secretario Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Impartidores de Justicia, A.C, advirtió:

“La independencia de los jueces es su principal patrimonio, su bastión, su escudo contra las adversidades y los ataques.”

También se refirió a elementos vitales de los juzgadores como la dignidad, la integridad y la responsabilidad social, expresiones que además de atesorar deben ponerse en práctica de manera cotidiana.

Y citó algunas de las reflexiones de los ministros en diferentes sesiones solemnes.

  • Que en su tarea cotidiana, nos dice el ministro Alberto Pérez Dayán, será primordial colocar como un eje rector el respeto a la Constitución y al orden jurídico secundario, al Poder Judicial del que forman parte, el respeto a sus pares, a los usuarios de la justicia y más que a nadie, a ustedes mismos.
  • Que actuar leal y patrióticamente significa mucho; no es un ejercicio meramente moral, no es un ejercicio subjetivo, sí es un ejercicio de subordinación a nuestro orden jurídico que tiene como contenido específico, de carácter jurídico, desde luego, guardar y hacer guardar la Constitución, nos ha dicho el ministro José Ramón Cossío Díaz.
  • O lo que nos hace notar la ministra Margarita Luna Ramos, que hoy, como nunca, nuestro país requiere de jueces preparados, prudentes —sobre todo prudentes—, profundamente conocedores del derecho, de las leyes que integran el orden jurídico; honradamente conscientes de los problemas y la realidad por la que México transita.
  • Que el buen juez ama la justicia, con acierto nos dice el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, y busca siempre la verdad y entrega su máximo saber al cuidadoso estudio de cada asunto que debe resolver, pues en ello radica el peso del juramento judicial, que brindará la máxima recompensa cuando haya sido bien cumplido, y el mayor remordimiento cuando se falla al compromiso asumido con la institución que lo ha formado y, sobre todo, con la sociedad a la que debe servir, y
  • Que son los retos los que les ofrecen la invaluable oportunidad de demostrar su temple y tomar sus decisiones, no con la mira de complacer para recibir aplausos o evitar críticas, sino en función de obtener la tranquilidad que se logra al haber actuado con base en el conocimiento del asunto y en atención únicamente a lo que nuestra Constitución mandata, con claridad nos ha dicho la ministra Norma Lucía Piña Hernández.

El ministro Luis María Aguilar recordó una frase de Morelos acuñada hace 200 años y que refleja la tarea a la que se deben los juzgadores:

“Que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario”.

DSC_0654

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *