Tragedia nacional revertir o cancelar la reforma educativa

Por Alberto Carbot, periodista, director de la revista Gente Sur. 

Café para Todos

Revertir o cancelar la Reforma Educativa –que se ha convertido en uno de los grandes temas de la agenda nacional y gracias al apoyo de la sociedad y los partidos políticos ha comenzado a rendir frutos–, sería una tragedia para el país, advirtió de forma espontánea y franca el secretario de Educación Pública (SEP), Otto Granados Roldán, sobre la desafiante e irreflexiva propuesta de Andrés Manuel López Obrador, candidato a la presidencia de la República, de revocar o anular este fundamental avance.

Porque hay que decirlo también: en esta labor ya están empeñadas las huestes lopezobradoristas, conformadas principalmente por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pertenecientes a los grupos más beligerantes de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán, quienes desde el próximo lunes, a partir de las 10:00 horas, realizarán un “paro nacional” que incluye toma de aeropuertos, bloqueos y plantones y que podría extenderse hasta días antes del proceso electoral federal.

Inicialmente intentarán asfixiar a la capital del país mediante 4 marchas –desde Balbuena, Taxqueña, Auditorio e Indios Verdes–, y bloquearán los principales  accesos de la Ciudad de México, camino a la Secretaría de Gobernación. Es decir, pretenden obtener a través del chantaje y la violencia, lo que según ellos la Reforma Educativa les ha arrebatado.

Obviamente, si no les importa la suerte de millones de niños mexicanos –que por años han sido las víctimas directas de su incultura, impreparación y vandalismo–, menos les interesa el grave daño que ocasionarán a otras tantas millones de personas en las entidades donde se desplieguen.  Lo único que les importa es recobrar sus canonjías y prebendas políticas y apoderarse nuevamente del dinero de las arcas, que supuestamente debiera emplearse en mejorías sustantivas en el área educativa.

No hay que darle más vueltas y hay que llamar a las cosas por su nombre. No se es periodísticamente incorrecto cuando se expone lo aterrador que sería revocar la Reforma Educativa y lo que en realidad subyace en esta aberrante jugada política que cuenta con la dirección y el aval de Andrés Manuel López Obrador.

Ya en días pasados –durante sus giras proselitistas por el sur del país–, el candidato a la presidencia de México de la coalición “Juntos Haremos Historia”, conformada por Movimiento Regeneración Nacional (Morena),Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES), aseguró públicamente que de ganar las próximas elecciones “se va a cancelar la mal llamada Reforma Educativa” a la que calificó de “un mecanismo de sometimiento al magisterio nacional” y “una imposición de los organismos financieros internacionales”. Retórica pura.

López Obrador no ha cesado de estigmatizar el nuevo modelo educativo y en complicidad con las alas más radicales y retrógradas de maestros agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el amparo de ciertos sectores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), ha amenazado con cancelar el derecho de los niños y los jóvenes de todo el país a beneficiarse de una educación de calidad.

Los datos duros –luego de la puesta en marcha de la reforma–, indican que para la modernización de escuelas se ha invertido aproximadamente 139 mil millones de pesos, una de las más importantes del último medio siglo.

La tarde del martes –al presentar su libro “Reforma Educativa” en el Club de Industriales de la Ciudad de México–, Granados Roldán aseguró que el texto de su autoría presenta información teórica y comparativa. Dijo que todos los argumentos permiten afirmar que es una gran reforma y sería una tragedia para el país el intentar revertirla o cancelarla.

Granados Roldán sostuvo que este modelo ha empezado a dar resultados positivos, ya que un millón 279 mil docentes han participado en las cuatro etapas de evaluación educativa y se han otorgado 190 mil plazas por ascenso y promoción, además de que en 2017 fueron capacitados 630 mil maestros.

Sin duda, el comunicólogo, diplomático y exgobernador de Aguascalientes ha sumado toda su capacidad a la implementación de esta trascendental reforma –delineada y puesta en marcha por el primer titular de la SEP, Emilio Chuayffet Chemor y afinada desde el  27 de agosto de 2015 por Nuño Mayer–, cuya primera encomienda fue desactivar con mano firme las barricadas de los grupos más intransigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

En la presentación del libro “Reforma Educativa” conducida por el periodista Leonardo Kourchenko, participaron José Ramón Cossío Díaz, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; Javier Garciadiego, académico e investigador y José Carreño Carlón, director general del Fondo de Cultura Económica (FCE), quienes reconocieron los cambios positivos que contiene la reforma, la cual posee 3 ejes principales: nuevos contenidos, mejores escuelas y mejores maestros–, y ha permitido un recambio generacional en el magisterio.

 “Es un proceso histórico mediante el cual los maestros han recuperado su autoestima y, lo más importante, participan en el sistema de ascensos; ya le perdieron el miedo a ser evaluados y los números son contundentes”, dijo el titular de la SEP.

De acuerdo a cifras recientes, el 79 por ciento de los mexicanos aprueba la evaluación de los maestros; el 71 por ciento avala la ampliación de la jornada educativa; el 79 por ciento da su visto bueno por la atención que se le da a los planteles y el 89 por ciento celebra que haya maestros que hablen inglés.

“Quienes trabajamos en la SEP no podemos ser imparciales; estamos en una causa, en la defensa de un proyecto” es el abierto refrendo del experimentado político y comunicador, quien asumió la titularidad de la dependencia desde el pasado 6 de diciembre, cuando Aurelio Nuño Mayer se convirtió en coordinador de la campaña del priista José Antonio Meade.

GRANOS DE CAFÉ

Hoy 2 de junio, se cumplen 6 años del fallecimiento del entrañable amigo y maestro fotógrafo, Héctor García, colaborador de Gentesur/La Revista de México, en cuyas páginas compartió no solo sus inigualables gráficas, sino su columna “Chiles Verdes”, donde abordaba con ameno y peculiar estilo los más variados tópicos así como muchas de sus vivencias personales.

Héctor García –con quien el autor de esta columna compartió una amistad de más de tres décadas–, fue un hombre vivaz, culto, gran artista, pero sobre todo, amigo generoso.

Fiel seguidor de las enseñanzas de Henri Cartier–Bresson –considerado el padre del fotorreportaje–, sobre atrapar el instante decisivo, sus fotografías transmitieron siempre la intencionalidad con que el ojo experto de Héctor exponía la realidad sin retoque.

Hoy, a 6 años de su partida, su recuerdo y ejemplo ronda de manera permanente en la redacción, donde compartiera su experiencia y bonhomía como un integrante más del equipo editorial.

Humilde en su grandeza, Héctor siempre se consideró un fotorreportero que acataba las órdenes de trabajo sin discutir, aunque tanto yo, como todos quienes lo conocimos, supimos siempre que el maestro fue siempre él.

Hoy, al igual que lo hicimos tantas veces, al calor de una amistad que se volvió familia, brindamos por el eterno “Pata de Perro”, dondequiera que se encuentre.…

Envíe sus comentarios al correo gentesur@hotmail.com

Fotos tomadas de Internet.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *