TEC&COM / TIC y protección de datos personales

Por José Alfredo Pulido Ponce, especialista en Comunicación Estratégica.

Correo de contacto: j.a.pp@hotmail.com

Internet dio inicio a la formación de un nuevo mundo virtual. En un espacio cada vez más digital y por ende globalizado, la protección de datos personales se ha vuelto una necesidad apremiante para quienes lo comparten.

Debido al alcance que tiene la utilización de medios digitales para la realización de actividades cotidianas y el creciente valor económico de la información, el sistema de comunicación mundial es cada vez más caótico y genera graves daños al patrimonio y a las personas.

En la actualidad, la protección de datos personales busca otorgar a los usuarios de medios digitales mayor control sobre el uso de la información que deposita en organizaciones, instituciones y particulares.

En el marco de la revolución tecnológica actual, el tratamiento y almacenamiento de la información representa un riego, sobre todo si se trata de datos que corresponden a la persona. Es por ello que el usos y control de los datos debe ser reconocido ya no sólo como una garantía, sino además como un derecho fundamental que debe protegerse.

Frente a un mundo digital que nos abruma y atosiga, la única barrera de contención que podría reducir la amenaza son las legislaciones nacionales que deberían ofrecer una protección suficiente ante las tecnologías de la información y su latente impulso en las libertades y derechos de las personas.

Delitos y datos personales

México es uno de los países con más fraudes cibernéticos en América Latina, por su mayor población y el crecimiento exponencial de operaciones en línea.

En el espacio virtual, los usuarios son más susceptibles de vulneraciones a la protección de sus datos personales. El aumento de la actividad digital implica compartir datos personales a usuarios y organizaciones en una situación de vulnerabilidad ante posibles delitos informáticos.

“Los delitos informáticos relacionados con los datos personales aumentan de manera exponencial. En México cerca de un millón y medio de personas se ven afectadas por delitos cibernéticos, con pérdidas por encima de los 100 millones de dólares, lo cual nos ubica como el segundo país en América Latina con más ataques cibernéticos”. (Mer Group)

La actividad delictiva en el espacio virtual se concentra, principalmente, en la piratería ilegal, el robo de identidad, la falsificación de datos, el fraude con tarjetas de crédito, entre otros.

En 2016 sucedió la filtración no consentida de datos de 94 millones de mexicanos que formaban parte del Padrón Electoral 2015, los cuales se ubicaron en el servicio de nube de Amazon. Para 2017, la CNDUSEF reportó 639 mil 857 casos de fraude cibernético en el primer trimestre del año, lo cual representó un aumento de 52% con respecto del mismo periodo en 2016.

En marzo de 2018, los medios internacionales reportaban el uso no consentido de datos de más de 50 millones de usuarios de la red social virtual Facebook, por parte de Cambridge Analítica, con fines electorales.

En mayo de ese año se perpetraron ataques cibernéticos al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios SPEI), y se afectó a tres bancos, una casa de bolsa y una caja de ahorro popular.

En agosto Google fue demandada por infringir la Ley de Invasión de Privacidad de California. De acuerdo con la información, la compañía mantiene activa la ubicación de sus usuarios, aunque éstos hayan deshabilitado el servicio.

El año pasado, se reportaron un promedio de 333 mil casos al mes de delitos cibernéticos, lo que representó un crecimiento de alrededor de 37% con respecto a 2017. Tan sólo en el primer semestre de 2018, las pérdidas sumaron cuatro mil 412 millones de pesos en nuestro país.

Mecanismo de protección de datos

Tanto en el derecho internacional como en la normatividad nacional, se han desarrollado mecanismos jurídicos para garantizar la protección de datos. No obstante, las cifras indican que este y otros ciberdelitos se encuentran en constante y exponencial crecimiento, por lo que se requieren mayores y mejores esfuerzos para combatirlos eficazmente.

La cooperación internacional y la armonización en la legislación aplicable podrían ser áreas de oportunidad que permitan afrontar la problemática con mayores recursos y mejor habilitados para detener los delitos que se comenten en internet. Sólo con estas medidas y campañas de prevención, se podrá alcanzar un ejercicio óptimo de este derecho.

Imagen de portada: Inai

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *