Se les acabó el 20

Jesús Sánchez

 

No es para menos, los panistas tienen un semblante de funeral, a punto de que el PAN cumpla su 73 aniversario.

 

El caso es que todos se acusan de los sinsabores del partido, pero por citar a los filósofos urbanos contemporáneos, nadie se quiere echar la culpa.

“Ya se me acabó el veinte”, declaró el number one de Los Pinos en una escala que hicieron en Alaska funcionarios y reporteros que lo acompañaron a Singapur y antes a Rusia.

Y se lamentó de que el periodo de transición sea tan largo, porque eso le quita al presidente en funciones mucha fuerza a sus decisiones. Y ni cómo rebatirle.

El peregrinar de Calderón se vuelve tortuoso, aunque sea de despedida, porque más de uno lo trae entre ojos. Y si no, pregúntenle a Javier Corral.

El number one de Los Pinos fue el primero en lanzar los dardos sospechosistas dejando entrever que en el equipo de Josefina Vázquez Mota hubo quien le pidió apoyos extra. ¿De dónde? Pues debajo de la mesa, ¿no? El caso es que don Felipe aseguró que no aflojó. Lo malo es que mencionó nombres y la sospecha fue la que se dio vuelo.

Pero eso sí, aseguró que le dio su afecto y su voto a doña Josefina. ¿Qué más quería?, y como dijo el clásico: “Posoye”.
Pero Gustavo Madero, a quien se le reconoce no haber abandonado el barco tras la derrota, tampoco se dejó. Le reclamó al number one lo que siempre exigía don Carlos Monsiváis (que en gloria esté), ¡nombres, nombres, nombres! Pero hasta ahora nada de nada.

El PAN perdió la presidencial (nada más y nada menos); pasó de tener 207 a 141 diputados federales y en el Senado disminuyó sus escaños de 53 a 38.

Madero cargó con los costales de otros, como en el caso de la expulsión de Manuel Espino que, como se le vea, fue producto de la soberbia de you know who.

Por cierto, que se recuerde, la última vez que hubo mariachis en el PAN para conmemorar un aniversario, los llevó Espino.
Hoy lo que está en disputa es el liderazgo del panismo y los codazos y golpes en las espinillas vienen de parte de Margarita Zavala, de Juan Manuel Oliva y de Josefina Vázquez Mota y sus 12 millones de votos.

Expectativas copeteadas

Las expectativas que está generando la administración de Enrique Peña Nieto merecen análisis aparte.

El nombramiento del equipo de transición, combinado con la representación que tiene en el Congreso, así como la propuesta de impulsar una economía de libre mercado pero con sentido social, le imprime certidumbre al futuro del país. Esta perspectiva la comparten desde Agustín Carstens, José Ángel Gurría y José Antonio Meade, a sabiendas de que el andamiaje lo ha construido el equipo de Luis Videgaray.

El sector privado apuesta a que ya se acaben los pretextos y se destraben las reformas en el Congreso.

Y lo más sorprendente fue el encuentro que sostuvieron ayer Peña Nieto nada más y nada menos que con el líder del PAN, Gustavo Madero, quien de manera institucional acompañó a los siete gobernadores panistas en un encuentro en el que se ofreció diálogo.

Se espera que en los días próximos también los gobernadores y dirigentes de las izquierdas se sienten con el presidente electo. A lo mejor lo hacen por protocolo, pero si así ocurre estaremos entrando en una nueva etapa para la construcción de acuerdos.

Ojalá y esta expectativa se traduzca en eso, resultados de un gobierno eficaz, y esperamos que los responsables de esta etapa lo asuman y no pierdan esta oportunidad de oro.

> Lavaderus est

** Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.
1.- La decisión de Andrés Manuel López Obrador de emprender una tercera carrera de seis años rumbo a la candidatura presidencial de 2018, acompañado de Morena, la organización a su imagen y semejanza, permitió que los partidos de izquierda respiraran con cierto alivio.
Cierto que el México de los caudillos quedó para la anécdota, pero nadie dijo nada de predicar en la política.
La mayoría de los votos de las izquierdas son de López Obrador, a quien hay que considerar como uno de los fenómenos políticos de este siglo que se explica simplemente por la existencia de una población de más de 50 millones de mexicanos sumidos en la pobreza y en el resentimiento social.
Pero hoy nadie le aguanta al Peje otro megaplantón. Ha habido incluso mucha condescendencia y no le critican su manejo de masas, la renta de autobuses, los gastos de manutención de los simpatizantes que vienen de provincia, de los viejecitos que se la juegan en cada concentración.
Y llama la atención que los primeros que debieron y no se decidieron a seguirlo fueron los de su círculo más cercano, pero amarrados como diputados y senadores.
Hoy la cuestión es hasta adónde van a avanzar las izquierdas.
Marcelo Ebrard podría confirmarse como una opción muy competitiva, pero desde hoy podemos decir que sus negativos son los mismos que tiene hoy, que no lo deje pasar el Peje.
2.- Por cierto que Marcelo Ebrard rinde el 17 de septiembre su VI y último Informe ante la ALDF, que dirige Manuel Granados Covarrubias. El acto será terso, aunque la principal preocupación (curioso) es que las protestas sean de los grupos no afines, pero de dentro.
3.- La expectativa de que Miguel Ángel Mancera acuda a la toma de posesión de Enrique Peña Nieto se fortalece. También que el mexiquense acuda el 4 de diciembre a la ALDF al pase de estafeta del GDF.
4.- El golpe que dio ayer la Armada de México contra el cártel del Golfo deja muy buena impresión del trabajo realizado por la Marina bajo el mando del almirante Francisco Saynez. Entrega muy buenas cuentas.
5.- El general Moisés Augusto García Ochoa estará al mando del desfile del 16 de septiembre. No lo pierda de vista.

** Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.

– Deja vu. Como cada año, los extrabajadores electricistas levantan su plantón y liberan el Zócalo para los festejos patrios. ¿Y todo por arte de magia?

Twitter.com/@Chucho_Sanchez

Jueves, 13 de septiembre de 2012

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *